Motor, competición y nuevos lanzamientos

Fiat no vende la historia de Alfa Romeo, y menos al enemigo (Audi)

0

Durante estos días, ha saltado a la red las serias intenciones por parte de Audi en adquirir los nombres Q2 y Q4, una decisión que viene a raíz de la expansión de la gama de todoterrenos urbanos y crossovers de la marca alemana, y que se situarían entre el Q1, Q3 y Q5, respectivamente. Pero haciendo un poco de memoria (y en la actualidad), estos nombres tienen dueño… y dentro del sector.

El Grupo FIAT (más bien FCA) es la propietaria legítima de ambos nombres, en el caso del Q4 desde hace varias décadas. Audi propuso comprar ambos nombres, pero según informaciones que llegan desde Italia, Fiat y Alfa Romeo se niegan a venderlo. Lo quieren para ellos, porque no deja de ser un pedazo de historia de la marca por mucho que nos vendan la moto con que todo comenzó con el 156 Sportwagon Q4 (y 159 Q4 en el caso de los que no buscan más de cinco minutos), y porque en el futuro inmediato ambos nombres continuarán usándose, tal y como ocurre en la actualidad en Maserati, más concretamente en el Ghibli. 

Que no nos engañen

Fiat no vende la historia de Alfa Romeo, y menos al enemigo (Audi) 2

Es curioso que a raíz de estas informaciones, diferentes medios nacionales e internacionales han expresado una opinión muy personal y han calificado incluso que Fiat nunca ha necesitado el uso de estos nombres. Algo curioso y obviamente fruto de la desinformación, si recordamos que en el caso de Alfa Romeo, el término Q4 supuso la introducción de las versiones tope de gama tanto del 155, como del 164, ambos modelos fueron pieza clave para la marca italiana, otorgando unas prestaciones muy altas gracias al uso de la tracción total permanente. En el caso del 155 Q4, portaba el mismo motor que el Lancia Delta Integrale (y ahí es nada) y en el 164 Q4, supuso el aterrizaje de una berlina V6 de 3.0 litros y 231 caballos de potencia, que se equiparó en prestaciones en circuito y tramos de montaña con rivales de alta categoría como el mismísimo BMW M5 E34 de la época, con una potencia muy por encima… pero con tracción trasera.

Visto así, que no nos engañen. Quizás hubiese sido mejor que en Audi hubiesen optado por un nombre menos obtuso que Q7 para iniciar la comercialización de su gama de mastodontes urbanos, ¿no?

Relacionado