Motor, competición y nuevos lanzamientos

Google nos muestra su coche autónomo: El futuro ya está aquí

0

Google lleva ya años desarrollando sistemas de conducción autónoma, y sabiendo de la ambición que tiene en todos los campos en los que está presente, no era descabellado pensar que únicamente se quedaran con la tecnología para comercializársela a otros fabricantes de coches. Quieren ir más allá: contar con su propio coche.

Y es que, como bien recordarás, hasta la fecha todos los coches de Google que eran aunténticos ordenadores con ruedas como conejillos de indias del desarrollo de esta tecnología bajo el nombre de la compañía Google X no estaban fabricados por ellos, sino que eran modelos ya existentes producidos por otros fabricantes. Finalmente, han optado por lanzarse a la piscina con un modelo de coche desarrollado por ellos.

 

Choca que hayan prescindido de la posibilidad de acción manual

 

Como puedes ver en el vídeo, se trata de un coche de dimensiones muy compactas (debido a que está pensado principalmente para entornos urbanos, ya que entre otras cosas su velocidad máxima es de 40 km/h) y con capacidad para transportar a dos personas. Pero no es esa su principal cualidad, sino muchas otras.

Para empezar, se trata de un coche eléctrico en el que además se ha prescindido tanto del volante como de los pedales. Es decir, que únicamente puede realizar conducción autónoma, a diferencia de otros vehículos sobre los que se está desarrollando dicha tecnología por parte de las marcas que sí que dan opción al usuario a poder tomar ellos el control, algo especialmente útil en casos de emergencia. Y precisamente, también para situaciones de emergencia, cuenta con dos sistemas de frenado y dos sistemas de dirección para contar con un respaldo en caso de que alguno de ellos falle.

Los planes de Google a corto plazo pasan por la construcción de 100 unidades del modelo a fin de poder continuar afianzando su desarrollo por las calles de California (especialmente a partir del mes de Septiembre donde se expendirán licencias para poder emplear estos coches en carreteras abiertas al tráfico del estado). Y aunque aún se ha avanzado mucho en esta tecnología estos últimos años, aún queda un largo camino por recorrer, tanto por parte de los fabricantes como en materia legislativa.

 

Si te interesa esta noticia...