Motor, competición y nuevos lanzamientos

Kovalainen gana un Gran Premio de Hungría con sabor a “Brassa”.

0

Kovalainen celebrando su primera victoria

Perdonadme el chiste malo, pero es que si no lo suelto, reviento. A sólo tres vueltas del final, Felipe Massa veía cómo una fantástica carrera (que sirva de toque de atención a los McLaren, que Ferrari sigue ahí), que comenzaba con una salida “de libro”, se quedaba en nada cuando rompía el motor de su Ferrari. Esta rotura de motor ha descabalado por completo los esquemas que se tenían de cómo iba a terminar la cosa, y es que tampoco ha sido del todo hoy el día de Lewis Hamilton, que tras perder la primera posición con Massa en la salida, ha visto cómo no servía de nada su estrategia de ir algo más largo que Felipe para intentar pasarlo cuando se le ha pinchado la rueda delantera izquierda. Massa apuntaba a ser el nuevo líder del mundial (de nuevo) y Hamilton tenía que intentar acercarse todo lo posible a Kimi Räikkönen para minimizar la pérdida de puntos con éste.

Pero la Fórmula 1 es así, hay carrera hasta la última vuelta, y lo que parecía una cómoda victoria de Massa de pronto ha terminado con el primer triunfo del piloto finlandés Heikki Kovalainen y con Hamilton, que no sólo no pierde el liderato, sino que aumenta su ventaja en un puntito respecto al segundo clasificado, que ahora es Kimi Räikkönen, que por cierto, anda en horas bajas.

Kimi Räikkönen hoy ha sido adelantado al comienzo de la carrera por un espectacular Fernando Alonso, al que no ha sido capaz de adelantar hasta el segundo y último pit stop. Un ritmo increíble el de Fernando, que ha exprimido su Renault como tal vez hiciera hace ya 5 años, cuando consiguió aquí su primera victoria. Ha sido un verdadero carrerón del piloto español (que ha terminado en una “deliciosa” cuarta posición, aunque bien merecida habría tenido la tercera), y una muestra más de que Kimi Räikkönen tiene que reaccionar cuanto antes, porque lleva desde el mes de abril sin ganar, y cada vez parece que va a peor. Y en cuanto a Ferrari, deberían de mimar su mecánica si es que la han forzado para superar a McLaren.

Hoy no hemos tenido muchos abandonos (aquí la media son unos 7), sólo han sido 3 (Sebastian Vettel, Adrian Sutil y Felipe Massa), pero donde sí se han cumplido las tendencias de este Gran Premio es en el Safety Car. Bernd Mayländer hoy no ha tenido ocasión de liderar la carrera.

Decepcionante actuación aquí la de los BMW Sauber, que sigo sorprendiéndome de la línea descendente que está tomando la escudería casi desde la victoria de Kubica en Canadá. Vuelvo a decir que hace unas carreras se hablaba de que BMW estaba por encima de McLaren, y de hecho, McLaren ha tenido que esperar hasta Hungría para adelantar al equipo de la hélice en el mundial de constructores. Robert Kubica, que salía cuarto, sólo ha podido ser octavo, y Nick Heidfeld, que partía desde la decimoséptima posición, ha ascendido hasta la 11ª. No, no ha sido una buena carrera para BMW.

En la otra cara de la moneda está Toyota. Timo Glock ha conseguido una fantástica segunda posición (la mejor de su carrera deportiva en F1), muestra de que en el equipo Toyota las cosas puede que estén empezando a ir por el buen camino que abandonaron en 2005, y que está haciendo que se murmure, todavía por “lo bajini” que quizá Toyota acabe cogiendo el testigo de tercer equipo frente a BMW Sauber. Así que también hoy Glock estará de enhorabuena. Trulli, por su parte, ha sido séptimo.

En Renault las cosas tampoco han ido mal: Fernando Alonso se ha mostrado, como ya he comentado antes, muy rápido toda la carrera, y ha terminado en una muy buena cuarta posición, pero Nelson Piquet parece que por fin se ha adaptado al monoplaza y ha finalizado nada menos que sexto, por detrás de Lewis Hamilton. Un día con final feliz también para el equipo Renault.

Como detalle del Gran Premio, me han llamado la atención las tres llamaradas en los repostajes, siendo la más “llamativa” la de Bourdais, al que han “duchado” con el extintor, pero que ha podido salir. También ha sido muy llamativa la de Rubens Barrichello, en la que el hombre de la manguera ha tenido que desconectarla muy rápido porque el combustible estaba empezando a arder. Quizá las altas temperaturas tengan que ver en todo esto.

Bueno, con esta carrera que no se ha decidido hasta el mismo final nos despedimos de la F1 hasta dentro de tres semanas, cuando la F1 volverá a España, esta vez para correr en el nuevo circuito urbano de Valencia. Os hablaremos de él posteriormente, pero las sensaciones de muchos de los pilotos que han corrido distan mucho de las de Mónaco, pues las velocidades son mucho mayores, hay más escapatorias… en definitiva, es un trazado urbano totalmente diferente. Y no podemos olvidar el reto de que aquí todos los pilotos parten en  igualdad de condiciones, en cuanto a experiencia (tienen tres semanas para “quemar” los simuladores) e incertidumbre ante quién será el que se lleve el gato al agua aquí. De todos modos, también tendremos un Gran Premio en una situación similar y de unas características similares en Singapur, pero esta vez con el añadido… bueno, mejor dicho, con la falta de la luz solar.

Así va el mundial:


Campeonato de pilotos
: Lewis Hamilton (62), Kimi Räikkönen (57), Felipe Massa (54), Robert Kubica (49), Nick Heidfeld (41), Heikki Kovalainen (38) … 8º Fernando Alonso (18)

Campeonato de constructores
: Ferrari (111), McLaren Mercedes (100), BMW Sauber (90), Toyota (35), Renault (31)

Próxima carrera: Gran Premio de Europa, del 22 al 24 de agosto de 2008, circuito urbano de Valencia.

Si te interesa esta noticia...