Motor, competición y nuevos lanzamientos

La progresiva desaparición de los coches descapotables: ¿Cuestión de modas?

0

Vamos a hacer un pequeño viaje en el tiempo. La década de los 2000. Algunos fabricantes generalistas como Peugeot o Renault lanzaron en muchos mercados variantes descapotables de algunos de sus modelos, como el 206 CC, Mégane CC, 307 CC, entre otros.

Modelos que gracias a su peculiar configuración de techo rígido retráctil que eliminaba las principales pegas de la capota de lona (vulnerabilidad y ruidos aerodinámicos), supusieron un claro aliciente para que muchos acudieran en masa a la compra de uno de estos vehículos. E incluso, hizo que muchos fabricantes de modelos de gamas más altas que acostumbraban a emplear lona en sus coches, optaran también por el uso de los techos retráctiles.

Las modas dictan las necesidades del mercado

Sin embargo, como bien sabes, las modas son siempre pasajeras. En aquella época eran los descapotables de techo duro retráctil, y hoy en día todo el mundo quiere un crossover del segmento B o un SUV. Hemos llegado a una situación en la que se intenta ‘camperizar’ cualquier modelo a toda costa, pero las marcas son empresas, y como tales, las empresas están hechas para ganar dinero. Y ahora mismo, lo que da dinero  son los crossovers y SUV.

Eso ha tenido efectos paulatinos e inmediatos sobre los descapotables. Podríamos afirmar con rotundidad que la moda de los crossover y SUV ha sido la que ha relevado a la de los descapotables. Hasta el punto de que por ejemplo, Peugeot, no se plantee un sucesor del 207CC sobre la base del 208. El 308CC que se vende en la actualidad, tampoco parece tener un sucesor dentro del nuevo marco estratégico del grupo PSA, donde se están centrando en la rentabilidad ante todo.

https://www.motoradictos.com/images/2014/06/prueba-opel-cabrio-1-4-140-cv-equipamiento-comportamiento-conclusion-01.jpg

Para ponerte en situación con cifras sobre la mesa, te vamos a hacer partícipe de un par de cifras. Mientras que en el año 2007 se fabricaron 827.000 descapotables en Norteamérica y Europa, en 2013, esa cifra es de sólo 444.000 unidades. Una caída muy acusada, de prácticamente la mitad y que ha supuesto un duro revés para los fabricantes de techos descapotables, y también para las marcas de coches, que han tenido que reducir su gama o contar con modelos mucho menos rentables. Te resultará curioso no leer el mercado asiático (Singapur o China) en este párrafo, unos mercados que han supuesto un balón de oxígeno en tiempos de crisis para muchas marcas europeas, pero es sencillamente porque allí los descapotables son una rara avis, ya que suelen tener una demanda prácticamente testimonial.

Webasto es en la actualidad el mayor proveedor a nivel mundial de sistemas de techo descapotables, con una cuota del 49%, es de los que más ha notado dicha crisis, teniendo que reducir su actividad industrial para adaptarse a la demanda. El segundo es Magna CTS con un 34% de cuota seguido de Valmet con un 15% de cuota. Pinta negro el futuro para estos fabricantes, puesto que la demanda de descapotables no para de bajar y bajar, y no es una cuestión de avances en el desarrollo de las capotas, sino que se resume a algo más sencillo como las tendencias actuales del mercado. Así que para sobrevivir ante esta contracción de demanda, tendrán que seguir cerrando fábricas, ampliar sus vías de negocio y buscar otro tipo de especializaciones.

Por lo pronto sabemos de palabras del CEO de Volkswagen que de cara a futuros modelos, harán un importante recorte en la gama de descapotables de todo el grupo VAG para adecuarse a la realidad del mercado. Y ante este panorama, más fabricantes seguirán esta tendencia, dando como resultado que aquel que busque un coche descapotable tendrá muy pocas opciones disponibles en el mercado, resultando más difícil que se ajuste a su bolsillo y necesidades.

Vía: Autonews

Relacionado