Motor, competición y nuevos lanzamientos

Land Rover Defender eléctrico, él también es capaz

0

El tener un propulsor eléctrico no está reñido con las capacidades off-road, o al menos, así pretende demostrarlo Land Rover. Para ello, ¿qué mejor que elegir a su modelo más campero para demostrarlo? Sí, por supuesto, estamos hablando del Defender. Pero no te hagas ilusiones, porque de momento se trata un prototipo del que se fabricarán siete unidades para exponerlas.

Está dotado de un propulsor eléctrico con una potencia de 70 kW (94 CV) y un par motor de 330 Nm, con una transmisión que consta de una única velocidad, debio a la entrega de par que ofrece. El peso del conjunto es un poco más alto respecto a los Defender convencionales, concretamente, 100 kg adicionales, oscilando entre los 2.055 a los 2.162 kg, en función de la carrocería del Defender (porque recordemos, las siete unidades se fabricarán con tres carrocerías diferentes: pick-up, hard-top o station wagon). El aumento de peso se debe principalmente a su batería de iones de litio de 300 voltios, cuyo peso es de 410 kg. Con un cargador rápido de 7 kW, podemos cargar la batería en cuatro horas, mientras que si optamos por un cargador portátil de 3 kW necesita de 10 horas para cargarse.

LR ha optado por refrigerar los componentes del sistema de propulsión eléctrico a través de refrigeración por aire, en lugar de líquida que suele ser algo más habitual para este menester. Por su parte, la autonomía suele rondar entre los 60-80 km, aunque hay que destacar que cuenta con una frenada regenerativa optimizada que en descenso de pendientes puede llegar a generar hasta 30 kW de electricidad.

Como no podía ser de otra forma, se han hecho una serie de duras pruebas off-road para certificar que el sistema es fiable en condiciones duras. Pruebas como vadear charcos donde el agua superaba los 80 cm de profundidad o circular por pendientes con un 13% de desnivel tirando de un remolque han sido superadas con éxito.

Land Rover Defender eléctrico

 

Relacionado