Motor, competición y nuevos lanzamientos

Los coches de menos de 1.000 euros, los nuevos anti-crisis en España

1

Algunas marcas ofrecen últimamente suculentos descuentos ofertándolos como descuentos “anti-crisis”. La realidad es más bien otra, o al menos, eso dice el estudio elaborado por la conocida web de compra-venta de vehículos en internet Autoscout24.

A raíz de la actual crisis económica, en España muchos optan por la adquisición de vehículos cuyo coste no supera los 1.000 euros. Dentro de este presupuesto, la mayoría de vehículos que podemos encontrar (y que han sido adquiridos, según el estudio) son vehículos de marcas generalistas y de un tamaño reducido. Evidentemente, son vehículos con muchos años encima (la media está en 15) y con unas medidas de seguridad ridículas si las comparamos con las de hoy en día. A eso, hay que añadir la contaminación que emiten, que es bastante más alta que en un vehículo equivalente de hoy en día, con las consecuencias para el medio ambiente y para las personas que acarrea.

Entrando a analizar un poco mejor las adquisiciones realizadas por menos de 1.000 euros, elementos tan básicos como ABS o airbag para el conductor sólo están disponibles en un 14% de las unidades. Así mismo, un 33% posee aire acondicionado, un 28% dirección asistida y un 40% elevalunas eléctricos.

Entre los vehículos más populares por el citado presupuesto, destacan: Volkswagen Golf  (el más demandado), seguido del Ford Fiesta, del Renault Twingo, SEAT Ibiza, Renault Clio, SEAT Toledo, Ford Escort y Opel Corsa.

Vía: Autoscout24

Relacionado
  • Juan

    ¿Dónde está la noticia? Los “coches de menos de 1000 euros” son coches de segunda mano, no se fabrican a propósito para la ocasión, ya estaban en el mercado. Pero, lo importante, es que cada vez que se vende uno de esos coches es porque quien lo vende adquiere un coche nuevo, por lo que la venta de un “coche de menos de 1000 euros” va siempre aparejada a la venta de un coche nuevo (y quien diga que el vendedor del “coche de menos de 1000 euros” quizás compre un coche de segunda mano, a su vez se lo estará comprando a alguien que con más probabilidad esté adquiriendo un coche nuevo). La noticia es absurda, los vendedores de coches de segunda mano estarían encantados con que los coches cambiaran de manos con mucha más frecuencia, ellos se forrarrían con sus comisiones. Pero el mercado de segunda mano languidece al igual que el de vehículos nuevos. Lo que en realidad ocurre es que la gente “aguanta” con el coche que tiene mucho más que antes. Lo que en realidad ocurre no es que la gente compre “coches de menos de 1000 euros”, sino que simplemente aguantan con un coche que funciona, aunque valga “menos de 1000 euros”.