Viendo la categoría

Rolls Royce

El Rolls-Royce Cullinan, a revisión en los Estados Unidos

Ni después de haberte gastado casi 300.000 euros en un lujoso SUV estás exento de tener un modelo libre de fallos. Es justamente lo que les ha pasado a los propietarios del Rolls-Royce Cullinan, ya que la NHTSA (Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras??) de los Estados unidos ha anunciado una llamada a revisión para el Cullinan debido a un problema existente en el sistema de iluminación. De acuerdo a la documentación publicada sobre el problema por parte de la NHTSA, aproximadamente 403 unidades del Cullinan 2019 han sido llamadas a revisión. Pero... ¿cuál es el problema en cuestión? Nada muy preocupante, a priori. Se ha identificado un problema en algunas luces traseras, concretamente en las de freno, que no cumplirían con las especificaciones legales necesarias al no iluminar de forma correcta al ilumarse, pudiendo generar accidentes por alcance debido a la limitada visibilidad que ofrecen en la carretera. Este defecto se debería a variaciones en el proceso de producción por parte del proveedor de las mismas, y esto podría afectar a las unidades en uno de los lados o incluso en ambos. Por el momento no se ha registrado ningún accidente derivado de este problema, si bien, la firma ya está poniéndose en contacto con los propietarios del modelo para proceder a concertar una cita con su concesionario oficial Rolls-Royce y solventar el problema detectado mediante la sustitución de dichas luces de freno de manera completamente gratuita para el cliente.

Rolls-Royce no lanzará un SUV por debajo del Cullinan, al menos de momento

Pese al éxito logrado en el mercado por parte de Rolls-Royce con el Cullinan -superando todas las expectativas de ventas de la compañía-, la firma no tiene en su roadmap ampliar con nuevos modelos, y eso implica que se descarta también un SUV de dimensiones más compactas que el CUllinan. Recordemos que el Cullinan es el quinto modelo de la gama formada por el Ghost, Phantom, Wraith y Dawn. Y mientras son varias marcas relativamente cercanas por posicionamiento que siguen ampliando su gama de SUVs por la parte más alta (véase Audi con el Q8, Mercedes que también podría estar cocinando un modelo por encima del GLS o los rumores de lanzamiento de un X8 por parte de BMW), a RR no parece interesarle de momento ampliar su gama. Así lo ha dejado patente el jefe de Rolls-Royce, Mu?ller-O?tvo?s, en una entrevista con Autocar. Ha argumentado que no encuentran una oportunidad comercial en términos de demanda para continuar incrementando su catálogo de SUV, si bien, no se trata de un rechazo rotundo, ya que dependerán también de los movimientos y demanda que se vaya estableciendo en el mercado, pero al menos, por el momento, no es algo que tengan en mente. En la entrevista se aprovechó también para preguntar acerca de la resurrección de Lagonda por parte de Aston Martin y el lanzamiento de un SUV 100% eléctrico para el año 2021 del que de momento se ha publicado un boceto, a lo que contestó Mu?ller-O?tvo?s que por el momento sólo han publicado un boceto y que ellos ya tienen el Cullinan en la calle. Vía: Autocar

¿Por qué a Rolls-Royce no le interesa la conducción semiautónoma?

El mercado demanda coches con capacidades de conducción autónoma cada vez mayores: es una forma de reducir cada vez más la siniestralidad y permitir que el conductor y ocupantes puedan disfrutar de una conducción más segura y relajada. La carrera entre fabricantes ofreciendo este tipo de sistemas está servida, pero hay un fabricante que ha dicho que no le interesa lo más mínimo ser partícipe en ella. ¿Quién es? ¿por qué? Se trata de Rolls-Royce y el motivo no es otro que el hecho de que la mayoría de sus clientes tienen chófer privado. Y lo ha dicho el propio CEO de Rolls-Royce, Torsten Müller-?tvös, en una entrevista concedida a Car and Driver, quien confirmó que únicamente están interesados en implementar este tipo de tecnología cuando sea totalmente autónoma y no requiera de la intervención del conductor. El mismo CEO, además justifica su decisión alegando que para sus clientes no tendría sentido una solución intermedia en la cual paguen a un chófer en el que la mitad de su trabajo lo realice el propio vehículo, justificando que sus clientes no tendrían paciencia para eso. Por tanto, esto no es aplicable a otras marcas de lujo que sí que están adoptando estos sistemas pero en los que el conductor es precisamente el protagonista y no dependen de chóferes que conduzcan sus vehículos. En cualquier caso, no te preocupes porque cuando la tecnología de conducción autónoma esté más avanzada y además la legislación permita su implementación a niveles más elevados de control, pese a no haber coquetado con ella anteriormente, en Rolls-Royce no le faltará tecnología para implementarla en sus vehículos. Bastará, en ese caso, para que tiren del baúl de I+D de BMW Group al que pertenece para llevar a cabo su implementación.