Mercedes SLK 55 AMG Black Series

Si crees que no podía haber nada más rápido que el SLK 55 AMG, si creías que nada podría competir con él o proporcionarte mejores sensaciones… replantéatelo, porque ya está aquí el Mercedes SLK 55 AMG Black Series.

Mercedes lo ha vuelto a hacer, ha incrementado la potencia hasta los 400 caballos (frente a los 360cv originales), y el peso se queda en 1495kg, 45kg menos que el SLK 55 AMG. Uno de los principales ajustes que se le ha realizado al coche ha sido la sustitución del techo retráctil original por uno con la parte central en fibra de carbono, proporcionándole un centro de gravedad mucho más bajo, y por ende, más agilidad y más rapidez.

El coche ha sido modificado exteriormente con nuevos añadidos aerodinámicos y entradas de aire para refrigerar el V8 de 5.5 litros alemán. El SLK 55 BS acelera de 0 a 100km/h en 4.2 segundos y es capaz de conseguir una velocidad máxima de 278km/h, gracias a la eliminación del limitador de velocidad. Desarrolla los 400cv a las 5750rpm, y los 520nm de par a las 3750. En la transmisión cuenta con la caja de cambios 7G-Tronic que cuenta con un programa manual en caso de que el piloto lo quisiese.

Mercedes SLK 55 AMG Black Series

Dentro encontramos todo un ambiente de competición, principalmente con dos asientos deportivos desarrollados exclusivamente por AMG y con un volante de cuero recortado. Las llantas son de 19 pulgadas en ambos ejes, y con una suspensión y frenos mejorada y optimizada de cara al circuito nada le impide usarlo para diario, ya que la firma germana ha querido realzar su imagen y darle la máxima fiabilidad posible, la misma que cualquier vehículo de calle, pero a su vez con la misma rabia y fuerza que cualquier deportivo de las pistas.

Si lo quieres, se compra por encargo especial a Mercedes con un precio inicial de 92.500 euros en Europa.

 

Mercedes SLK 55 AMG Black Series

Si te interesa esta noticia...
Comentarios