Mitsubishi Outlander PHEV: Desde 46.500 euros con el Plan Movele

0

Mitsubishi ha puesto a la venta en el mercado español el Outlander PHEV, la variante híbrida y enchufable del Outlander que pretende servir como una alternativa a los pocos rivales de similares características que podemos encontrar en esta configuración. Llega con bastante retraso respecto a su mercado natal (Japón), donde lleva disponible aproximadamente un año, antes de que comenzara su expansión por el viejo continente.

Mecánicamente está propulsado por un propulsor MIVEC de 2 litros y una potencia de 121 CV acoplado a dos propulsores eléctricos situados en ambos ejes cuya potencia es de 82 CV. De esta forma, se consigue contar en él con un sistema de tracción integral y mejorar así el reparto de pesos (algo que en determinadas configuraciones híbridas, se ve mermado por la instalación de la batería que desecompensa mucho ambos ejes).

Se requieren de ciertos sacrificios técnicos para optar al PHEV

Según Mitsubishi, el Outlander PHEV es capaz de recorrer hasta 52 km sin emplear el motor de combustión, teniendo una velocidad máxima de 120 km/h en este caso antes de que entre el motor de combustión en marcha. Luego hay otros dos modos de funcionamiento, uno de ellos híbrido en paralelo que el motor gasolina toma el protagonismo y los eléctricos a modo de asistencia, consumiendo en ese caso una media de 5,9l/100 km, y en el híbrido en serie predominan los propulsores eléctricos y el propulsor gasolina está de asistencia (para cargar las baterias, entre otros).

Mitsubishi Outlander PHEV: Desde 46.500 con el Plan Movele 2

Sin embargo, en el Outlander PHEV se añaden múltiples limitaciones técnicas debido al espacio adicional ocupado por el sistema híbrido. La primera es que mientras que este modelo en sus variantes convencionales puede optar a siete plazas, en el PHEV debido a la altura que gana el piso no es posible. Así mismo, la capacidad de su maletero se reduce desde los 477 hasta los 463 litros, con un depósito de combustible de 45 litros (en las variantes convencionales es de 63 litros).

Su precio es de 50.000 euros, que con las ayudas estatales (Plan Movele) se queda en 46.500 euros. Un precio de partida muy elevado, que se compensa al estar asociado en exclusiva al acabado más alto de gama, el Kaiteki, cuya dotación contempla elementos como tapicería en cuero, navegador, control de crucero, llantas de aleación de 18 pulgadas, techo solar, faros de xenón, portón trasero de apertura eléctrica, sistema de aviso de cambio de carril, entre otros.

Si te interesa esta noticia...

Usamos cookies para personalizar su experiencia. Si sigue navegando estará aceptando su uso. AceptarLeer más