Nuevo BMW X5: mucho más de lo que ves

0

Tarde o temprano tenía que llegar, ¿no crees? Le echamos un vistazo en esta fotografía principal. ¿Qué piensas? Muchas cosas se nos pasan por la cabeza, pero la obviedad más profunda de todas la pasamos por alto: ¡es casi igual que el de hace más de 10 años!

No nos engañemos, en BMW saben muy bien lo que hacen. Han creado una máquina tan orientada al éxito y al triunfo que más de una década después sólo necesita unos retoques estéticos y aerodinámicos para seguir como el primer día. Sorprendiendo, causando impresión y dejando claro que gran parte del segmento es suyo.

Seguramente ya lo has adivinado: se trata del renovado BMW X5, el lavado de cara de la segunda generación, y que viene cuatro años después de la presentación del actual SUV alemán. En 2006 fue fácil: un rediseño del original, renovación completa y un producto de éxito derivado del propio éxito. Pero lo de hoy, parecía un poco más difícil.

Nuevo BMW X5: mucho más de lo que ves

La pregunta es, ¿cómo mejorar lo que es casi inmejorable? el X5 es considerado por muchos como el mejor SUV de alto nivel del mercado actual, y razones no les faltan. Dejando a un lado la opinión de cada uno, es innegable que el SUV bávaro marcó un antes y un después en todo el segmento, con todo lo que eso conlleva. Mejorarlo no es tarea fácil, pero una vez más y sin llegar a decepcionarnos, BMW lo ha vuelto a hacer.

Casi sin modificar la aerodinámica, este nuevo y renovado X5 tiene los cambios más profundos en la mecánica y especialmente en los propulsores. Y por primera vez en su historia -y esto sí que es importante-, el X5 se convierte en un modelo que únicamente ofrece motores turboalimentados, no ofrece opción atmosférica.

El que hasta ahora era la variante base, el 3 litros atmosférico, es sustituido por el nuevo y ya famoso N55, el propulsor de 3 litros turboalimentado y 302 caballos, que da paso a un escalón muy importante, estando en la cima el xDrive50i, con el ya de sobra conocido 4.4 litros twin-turbo de 408 caballos, y que cómo no sustituye al V8 atmosférico que hasta ahora predominaba.

A pesar de la alta potencia, el xDrive50i tiene un consumo mixto de 12.5 litros a los 100 kilómetros, con una aceleración de 0 a 100 kilómetros por hora en 5.5 segundos y una velocidad máxima de 250km/h.

En el apartado diésel BMW ofrece dos propulsores, ambos 3 litros diésel y que se corresponden al xDrive40d y xDrive 30d. Respectivamente, ofrecen 302 y 245 caballos. Suficientes para ofrecer versiones más o menos económicas del X5. Y cómo no, todos los propulsores -y esto también es importante- llevan acoplada la nueva transmisión automática de 8 velocidades y que BMW ya usaba en el nuevo Serie 7.

Nuevo BMW X5: mucho más de lo que ves

Nuevo BMW X5: mucho más de lo que ves

Otros cambios mecánicos son, por ejemplo, una nueva maquinaria de dirección asistida Servotronic, o una suspensión revisada en algunas variantes y una tracción total xDrive algo más equilibrada. Por el resto, en el interior encontramos lo que esperábamos: segunda generación del iDrive, más equipamiento opcional, un nuevo techo panorámico…

¿Qué más decir? En pocas palabras, el nuevo X5 es la perfección de BMW hecha en SUV, es el resumen de más de una década de perfección día tras día. En definitiva, un modelo que no necesita evolucionar drásticamente para seguir estando a la cabeza, y eso después de tantos años dice más que suficiente, ¿no crees?

Nuevo BMW X5: mucho más de lo que ves

Vía: BMW

Si te interesa esta noticia...