Motor, competición y nuevos lanzamientos

El nuevo Toyota GT86 podría emplear la plataforma del Mazda MX-5: Alianzas para optimizar recursos

0

Si ya de por sí resulta muy habitual -especialmente en ciertos grupos automovilísticos- que en modelos de gran tirada compartan plataforma y componentes entre numerosos modelos, en modelos de tiradas mucho más pequeñas y con nichos de mercado mucho más específicos como el Toyota GT86, esa necesidad se hace aún más palpable de cara a optimizar los costes y recursos de la compañía. La estrategia que decidieron adoptar en su día con el GT86 fue de desarrollarlo conjuntamente con Subaru, dando como resultado que en el mercado encontremos el Subaru BRZ, Toyota GT86 y Scion FR-S.

En el caso de Mazda, con el nuevo MX-5, de cara a lograr reducir sus costes de desarrollo, optaron por desarrollar su plataforma de forma conjunta con el grupo Fiat. La nipona ya tiene el resultado de dicho desarrollo en la calle, sin embargo, desde Italia aún no ha llegado a la calle todo ese trabajo de I+D, pero llegará más tarde que temprano materializado finalmente como la vuelta al ruedo del Fiat 124 Spyder.

Aunque aún queda bastante para que veamos en la calle la segunda generación del GT86 (aún ni ha llegado el lavado de cara, que llegará el próximo año), desde los cuarteles generales de Toyota ya tienen sobre la mesa su desarrollo en mente (de hecho, fue el año pasado cuando nos confirmaron que contaría con un relevo). Y en esta ocasión, para optimizar los costes, apostarían por el empleo de la plataforma del nuevo Mazda MX-5, según fuentes citadas por Motoring.

¿Qué deberíamos esperar como resultado de este cóctel? A priori, un modelo ligeramente más pequeño pero más ligero si cabe (tan sólo hay que ver el excelente trabajo que han hecho desde Hiroshima para lograr reducir el peso de la nueva generación del MX-5). Es posible que veamos también una apuesta por un propulsor de cilindrada más pequeña pero sobrealimentado. Sobre si habrá relevo del Subaru BRZ debido a que en esta ocasión parece que Toyota se apoyará más en Mazda que en Subaru, aún es pronto para saber, pero a priori tampoco vemos ningún impedimento para que planeen una estrategia similar a la actual en la que tengan un modelo muy similar en el mercado con sutiles diferencias, pero aún más amortizado si cabe desde su base al haber más participación de terceros en su desarrollo.

Relacionado