Motor, competición y nuevos lanzamientos

Pillan a Daimler (Mercedes) desmontando un Tesla Model X alquilado para investigar

0

Desde tiempos préteritos, es bastante habitual en la industria automovilística la adquisición de modelos de la competencia para desmontarlos por completo y poder conocer las tecnologías con las que cuentan, soluciones y acabados en detalle. En otras ocasiones, simplemente compran una serie de unidades para usarlas como rivales a batir en circuito, y además, les pillan, como fue el caso de Honda con los Porsche 911.

Y prácticamente ninguna se libra. Para batir a tu rival, para ser mejor de él, tienes que conocerlo en profundidad. Lo que ya no resulta tan cómodo es cuando les pillan con las manos en la masa realizando este tipo de operaciones, como ha sido el caso de Daimler, que a través de su marca Mercedes alquiló durante un periodo de siete semanas un Tesla Model X para desmontarlo -obviamente, sin conocimiento de la parte contraria- y poder analizarlo en detalle.

Concretamente, el alquiler se habría realizado a la compañía Sixt, pero para añadir todavía más acción a la trama, resulta que además el vehículo pertenecía a un particular. Pero… ¿por qué alquilarlo y no comprarlo, pudiendo así analizarlo de manera mucho más pormenorizada? Muy sencillo. Hay largas listas de espera por hacerse con un Tesla Model X, y además, las fechas de entrega son bastante dilatadas en el tiempo. Y en el caso concreto de Daimler, están a poco más de un año del lanzamiento de su marca de eléctricos, por lo que el tiempo es crucial para ellos.

Y ahora te preguntarás… ¿cómo es posible que el coche fuese de una alquiladora pero a su vez su propietario fuese un particular? Nos encontramos un problema similar por el cual ha tenido que lidiar Daimler en este caso: debido a la imposibilidad de conseguir una unidad que poder poner en su flota, pero a su vez, lo atractivo que resulta poder ofrecer este vehículo a sus clientes, hace que optaran por alquilarlo a su propietario, y de forma paralela, realquilarlo a un tercero.

Cuando lo devolvió Daimler, descubrieron que el coche tenía algunos daños de consideración fruto de haberlo desmontado por completo y luego vuelto a montar, y además, haberlo testeado en condiciones extremas en el circuito de Idiada, cerca de Barcelona y en Sindelfingen (algo por cierto, prohibido a nivel contractual y que se pudo cotejar gracias al rastreador del vehículo). Se estima que los daños rondan los 15.600 euros, si bien, los propietarios afirman que los daños están más cerca de los 100.000 euros.

Posiblemente, después de esto, los propietarios del Model X en cuestión se lo pensarán dos veces antes de volver a realquilarlo…

Vía: Der Spiegel

Si te interesa esta noticia...