¿Por qué Tesla ya no promociona en su web la conducción autónoma?

0

Si entras en el configurador online de Tesla, lo que se conoce como el ‘Full Self-Driving Capability‘, que es la conducción 100% autónoma en forma de paquete ha dejado de ofertarse, cuando ha sido precisamente uno de los bastiones de la marca hasta la fecha. Entonces… ¿por qué Tesla ha reculado de esa manera renunciando a dicha tecnología? La razón la ha explicado el propio Elon Musk en un Tweet.

Según afirma Musk, esta opción estaba causando mucha confusión entre los clientes, ya que esta opción lo que hacía era proveer al vehículo de todo el hardware necesario para que cuando el marco legislativo lo permitiese y el software estuviera 100% listo, poderlo desplegar para su uso en la vía pública a través de una OTA que el usuario final recibiría de forma transparente.

Ahora bien, este paquete tenía un precio que rondaba entre los 3.000 y 5.000 dólares americanos adicionales, todo ello para obtener algo que en la práctica no podríamos usar y únicamente tendríamos los dispositivos en standby a la espera. Es por ello que muchos clientes pusieron el grito en el cielo por vender algo que ni tan siquiera podía emplearse a modo de prueba, e incluso, algunos todavía ven muy lejos en el horizonte que la conducción autónoma de nivel 5 pueda ser una realidad a corto o medio plazo.

¿Por qué Tesla ya no promociona en su web la conducción autónoma?

Actualmente ya sólo ofertan el ‘Autopilot mejorado’ que no brinda la conducción autónoma, sino que se trata de un asistente de conducción mejorado y que permite servir como apoyo al conductor, pero en cualquier caso, teniendo este último la responsabilidad al volante. Este paquete también tiene un coste, que en nuestro país asciende a los 5.300 euros.

Pero… ¿por qué dos años después en Tesla deciden ahora suprimirlo? Podría atender a dos razones: la primera, las demandas que están teniendo que afrontar por un software que no acaba de entrar en producción con el que poder hacer uso de ese ‘hardware’. Por otra, la polémica suscitada por la Euro NCAP tras la valoración de los sistemas de conducción autónoma y el haber cifrado que el 70% de conductores europeos creen que ya hay coches a la venta con conducción autónoma en el mercado.