Motor, competición y nuevos lanzamientos

Primer anticipo oficial del Audi Q6, tendrá variante e-tron

0

Con esta imagen preliminar la marca alemana con sede en Ingolstadt presenta el Audi Q6 de manera escasa y sencilla. Audi expandirá la gama de crossovers y todoterrenos urbanos con más de tres modelos totalmente nuevos y uno de ellos, el modelo intermedio, será el Audi Q6. Un SUV de tamaño grande muy importante para la marca alemana ya que no sólo será una pieza necesaria para competir con los principales rivales alemanes, sino también se construirá mirando directamente al mercado estadunidense.

Bajo la necesidad imperiosa de que Estados Unidos plantea que el 15% de los coches nuevos que se vendan en el nuevo continente sean eléctricos, el Audi Q6 se construirá por y para ese miramiento. Es interesante recalcar que aunque en un principio se baraja que el Audi Q6 será un competidor directo del Tesla Model X y por ello prescindirá de cualquier tipo de motor de combustión interna, con casi toda seguridad que en Europa lo veremos con una guisa de motores tanto gasolina, como diésel. Pero mirando hacia el futuro próximo, está claro que el Audi Q6 e-tron, la variante eléctrica, será la que más atención capte. Más aún si confirmamos que el pack de baterías será superior a los 100 kWh de capacidad, frente a los 90 kWh del Audi R8 e-tron. 

Autonomía de 300 kilómetros

El Audi Q6 será rival por naturaleza del BMW X6 y del Mercedes GLE Coupé. Será más grande que el Q5 y como podemos ver en la imagen preliminar las líneas son muy estilizadas y concuerdan con las de un auténtico SUV coupé. Se puede apreciar que es un prototipo como mínimo pre-producción y no un modelo definitivo. Echando la vista hacia adelante, la marca alemana no presentará este modelo en guisa definitiva hasta mínimo el próximo año 2016. Siendo así, la producción y comercialización se producirá a finales del 2016 y será a principios del 2017 cuando lo veamos rodar por las calles.

Un dato a recalcar es la autonomía del Q6 e-tron, que estará situada en torno a los 300 kilómetros. La plataforma que se utilizará será la MLB Evo que ya vimos en el Q7 de segunda generación, lo que adelanta un peso contenido y unas capacidades dinámicas brutales. La principal diferencia con el Q7 será la construcción desde cero para adaptar el kit de baterías, lo que siendo así podría dejar caer que si Audi se plantea muy en serio competir con el Tesla Model X en Estados Unidos, sí que podría ser eléctrico de serie. Pero viendo la escasez de estos crossovers estilizados en el fabricante alemán, que llegue a Europa con una gama de motores similar al Q5 o Q7 es más plausible. Como mínimo, una variante que sea similar al Q7 e-tron quattro que debutó en el Salón de Ginebra y que combina un sistema híbrido con un bloque motor turbodiésel TDI.

Si te interesa esta noticia...