Motor, competición y nuevos lanzamientos

Prueba: BMW 116d Urban (diseño, habitáculo, mecánica)

0

Esta semana en la sección de pruebas de MotorAdictos volvemos a atacar al segmento de los compactos, con la prueba de un ahorrador alemán que presume de buen comportamiento, el BMW 116d.

Esta mecánica de 116 CV supone el primer escalón de la familia diésel del Serie 1, por encima del 114d de 95 CV. Con un consumo medio homologado de sólo 4,3 litros a los 100, y un precio de partida de 25.450 euros, este 116d se ha convertido en una de las opciones más demandadas entre los compradores de este modelo.

La cuidada puesta a punto del chasis, unida a la tracción trasera que ofrece el Serie 1, da como resultado un modelo con identidad propia, ágil, seguro y con grandes cualidades dinámicas que lo hacen distanciarse del resto de alternativas del segmento.

Su lista de rivales no se podría contar con los dedos de las manos, pero lo que sí es cierto es que sus competidores directos, por posicionamiento y precio, son las alternativas compactas de sus rivales alemanes, el Audi A3, el Volkswagen Golf y el Mercedes-Benz Clase A.

A lo largo de esta prueba, dividida en dos partes, os haremos llegar todos los detalles de este popular compacto, desde el diseño hasta el comportamiento, pasando por el análisis de una mecánica que ha sido afinada para satisfacer a los usuarios más exigentes. Comenzamos con el diseño, el habitáculo y la mecánica.

Diseño

Prueba: BMW 116d Urban (diseño, habitáculo, mecánica) 3

Tras el lanzamiento de la segunda y actual generación, el diseño fue uno de los aspectos más controvertidos, sobre todo en lo que al frontal se refiere. Sus peculiares ópticas delanteras no terminaron de convencer a todo el mundo, pero lo cierto es que con el paso del tiempo se han convertido en una de sus señas de identidad, aunque no tengan el aspecto dinámico que presenta el resto de la carrocería.

En el caso de nuestra unidad se salvan gracias a la incorporación de los faros de xenón -741 euros-, que incluyen las luces diurnas LED en forma de óvalo, que cambian por completo la estructura interna del faro y le dan un aspecto mucho más tecnológico.

Prueba: BMW 116d Urban (diseño, habitáculo, mecánica) 5

Su largo capó y proporciones afiladas lo convierten en uno de los compactos más atractivos del mercado, aunque sus formas tengan su inevitable penalización en el espacio interior. Nuestra unidad estaba pintada en el color Midnight blue -759 euros-, y contaba con el acabado Urban -1.300 euros- que incluye llantas de aleación específicas de 16 pulgadas y diferentes detalles en contraste de color blanco.

Sus dimensiones son de 4,32 metros de largo, 1,76 metros de ancho y 1,42 metros de alto. La distancia entre ejes queda fijada en 2,69 metros.

Uno de los lugares donde más se aprecia el contraste del acabado Urban es en el frontal, donde la clásica parrilla doble alterna el blanco con el cromado en un diseño vertical. En la parte baja de un paragolpes bastante discreto también se encuentra un añadido horizontal de color blanco.

Prueba: BMW 116d Urban (diseño, habitáculo, mecánica) 6

En la vista lateral, su línea afilada y cortos voladizos le dan un aspecto de cuña que le sienta bastante bien, en conjunción con las llantas de aleación de múltiples radios, que calzan neumáticos Michelin Energy Saver en medida 205/55/16, que con su amplio perfil, ayudan a aumentar su confort de rodadura.

Dos nervaduras son las que lo recorren; una que comienza en la aleta delantera y fluye hasta el piloto trasero, y un más baja que toma una línea ascendente antes de llegar al eje trasero, aumentando su apariencia deportiva. Otro detalle que lo distingue de su competencia es el hecho de contar con puertas sin marco, algo que le otorga un atractivo especial al más puro estilo coupé.

La trasera presenta un diseño limpio y sencillo, con unos pilotos a ambos extremos que cuentan con tecnología LED y un paragolpes rematado por una línea baja horizontal en color negro que da paso a una discreta salida de escape redonda en el lado izquierdo.

Habitáculo

Prueba: BMW 116d Urban (diseño, habitáculo, mecánica) 4

Aunque su configuración exterior no permita un habitáculo especialmente amplio, lo cierto es que tiene la suficiente capacidad como para albergar sin problemas a 4 adultos, con la inevitable incomodidad de acceso a las plazas traseras que presentan todos los tres puertas y el túnel de transmisión, que impedirá que el ocupante de la plaza central pueda apoyar los pies con comodidad.

Al abrir la puerta –haciendo uso de los botones de la llave, aunque para el arranque no sea necesaria-, nos encontramos con que el diseño general del interior sigue la línea habitual de los últimos lanzamientos de la casa alemana. Prescinde de la mayoría de los botones del salpicadero, para aglutinarlos en la pantalla que lo preside, y que se maneja de una forma bastante sencilla e intuitiva desde el sistema iDrive situado junto a la palanca de cambios.

Prueba: BMW 116d Urban (diseño, habitáculo, mecánica) 8

El puesto de conducción es bastante cómodo, y permite realizar largos desplazamientos sin fatigarse. El tacto del volante deportivo es bueno, y allí encontramos los mandos para el control del sistema de audio, el teléfono y el control de crucero. El cuadro de instrumentos cuenta con dos esferas analógicas para revoluciones y velocidad, y una pantalla a color en su parte baja que ofrece la información relativa al ordenador de a bordo. Un fallo de esta zona es que el hueco del volante por el que se visualiza el cuadro de instrumentos no es lo suficientemente alto como para ver al mismo tiempo las esferas y la pantalla digital.

Bajo la pantalla en lo alto del salpicadero nos encontramos las salidas de aire de la climatización, los mandos de la radio y el climatizador bi-zona. Más abajo, en la consola, disponemos de un pequeño cenicero, dos posavasos y el mando para seleccionar entre los distintos modos de conducción –lo veremos en la segunda parte de la prueba-.

Prueba: BMW 116d Urban (diseño, habitáculo, mecánica) 7

El maletero cuenta con una capacidad de 360 litros, ampliables hasta los 1.200 litros si abatimos la segunda fila de asientos, que tiene una configuración de 60/40. El maletero es profundo, y sus formas regulares hacen que su espacio sea muy aprovechable. Bajo la tablilla se encuentra la batería –esto hace una pequeña contribución al reparto de pesos- y el kit reparador de pinchazos.

La calidad general percibida es bastante alta, aunque si queremos disponer de un equipamiento medianamente completo deberemos acudir al caro catálogo de extras, en el que están incluidos la mayoría de elementos que hoy en día se hacen imprescindibles en el segmento de los compactos. Las llamadas marcas Premium, han escudado tradicionalmente sus precios y carencia de equipamiento de serie en la calidad de su fabricación y materiales, pero hoy en día, con el avance en ese aspecto del resto de marcas, ese argumento va perdiendo cada vez más peso.

Mecánica

Prueba: BMW 116d Urban (diseño, habitáculo, mecánica) 2

Como he dicho antes, el 116d con sus 116 CV se posiciona por encima del 114d de 95 CV y por debajo del 118d de 143 CV. Entrega su máxima potencia a las 4000 RPM y cuanta con un Par motor de 260 Nm entre las 1.750 y las 2.500 RPM.

Cuenta con un bloque de aluminio de 4 cilindros en línea, ubicados de forma longitudinal con tecnología Twin Power Turbo de geometría variable, que manda la potencia a las ruedas traseras a través de una transmisión manual de seis velocidades.

El ruido del motor no se transmite al habitáculo, pero las vibraciones son más que evidentes hasta que alcanza la temperatura de servicio, sobre todo en la palanca de cambios, que tiene un movimiento impropio de un vehículo de su precio. Vibraciones aparte, el tacto de la palanca de cambios es realmente bueno, con unos recorridos cortos y precisos que resaltan su carácter deportivo.

Prueba: BMW 116d Urban (diseño, habitáculo, mecánica) 9

El conjunto mecánico, hace que los 1.380 Kg del 116d aceleren de 0 a 100 en 10,3 segundos, alcanzando una velocidad máxima de 200 km/h, todo ello homologando una cifra media de consumo de 4,3 litros por cada 10 km. El eje trasero cuenta con sistema de suspensión independiente.

En la segunda parte de la prueba veremos cómo se traduce todo este cóctel mecánico en un comportamiento que ya te adelanto que es excelente. También analizaremos sus consumos en un uso realista y haremos un recorrido por su equipamiento, tanto de serie como opcional.

Enlace: segunda parte de la prueba (equipamiento, comportamiento, conclusión)

Relacionado