Motor, competición y nuevos lanzamientos

Prueba BMW M135i (parte 1)

3

Desde septiembre del año pasado está disponible el modelo que ves en pantalla, un vehículo que quizás pase un poco desapercibido dentro de la gama del actual BMW Serie 1 debido a que en pocos, muy pocos detalles estéticos o presentes en el habitáculo se diferencie del resto de la gama, algo muy triste ya que si a día de hoy hay un vehículo que me ha parecido bastante rápido y sobre todo divertido es precisamente el BMW M135i

No adelantemos conclusiones precipitadas ya que todavía tendrás que esperar a la segunda parte de nuestra prueba para que hablemos largo y tendido sobre la mecánica y las prestaciones que es capaz de ofrecer un enorme seis cilindros en línea de 3.0 litros en un vehículo tan pequeño como este. Imagina hasta este momento la cara que se te queda a ti y a todos los que rodean el Serie 1 cuando pulsas el botón Start y un sonido ronco te llega a los oídos. Una bestia con piel de cordero.

Estética

Pongámonos en situación, acudimos a la sede de BMW España en Madrid y ante nosotros nos dejan un bonito BMW Serie 1 de color blanco equipado con el paquete deportivo M, un compacto de 4.324 mm de largo, 1.765 de ancho por 1.421 de alto, es decir, un compacto relativamente grande del que no te esperas unas sensaciones al volante tan apasionadas, más aún si tenemos en cuenta que su peso se eleva hasta los 1.515 kg.

Si nos detenemos en el frontal encontramos precisamente, al menos así lo pienso, la causa por la que BMW ha querido hacer un restyling antes de tiempo de este modelo, los grandes faros delanteros que en conjunto hacen que este pequeño BMW tenga una mirada un tanto “extraña” y “diferente“. Personalmente creo que no le quedan nada bien aunque también he de reconocer que pueden pasar un tanto desapercibidos cuando se unen a las formas deportivas y grandes entradas inferiores de paragolpes incluido en el paquete deportivo M

En el lateral es donde verdaderamente nos daremos cuenta de las diferencias de este modelo respecto al resto de la gama ya que, entre otras cosas, encontramos unas preciosas llantas de aleación ligera de gran tamaño exclusivas del BMW M135i, llantas de aleación en color titanio que dejan ver tras de si un equipo de frenos bastante potente con pinzas en color azul celeste, algo que deja entrever que no estamos precisamente ante un modelo “normal“. A su vez aparecen carcasas para los espejos en aluminio

Finalmente llegamos a la trasera, zona para mi gusto mejor resuelta que el resto gracias a unos faros traseros que si bien no cambian notablemente de forma si que se muestran mucho más actuales y atractivos. Como seguro te habrás dado cuenta lo más llamativo de la zaga vuelve a ser el enorme difusor posterior que a su vez alberga dos salidas de escape capaces de emanar un sonido tan ronco y atractivo que llamará la atención de todo ser viviente que ose pasear cerca de tu pequeño BMW

Interior

Quizás sea en el interior del modelo donde podemos entender la verdadera evolución que han tenido los actuales modelos de BMW. Un ejemplo de lo que digo es precisamente el simple hecho de que el actual BMW Serie 1, en cuanto a calidad y acabados, está mucho más cerca por ejemplo de un BMW Serie 3 que de verdaderos rivales como el Audi A3.

Sobre todo esto me gustaría destacar la comodidad de los asientos, ni blandos ni demasiado duros con un ajuste lateral bastante interesante. Lo mejor de todo es que en BMW no se han olvidado de que los asientos se puedan bajar en altura todo lo posible, prácticamente hasta poner tu trasero a poca altura del suelo, sin lugar a dudas mucho más que en sus rivales, lo que se agradece sobre todo si eres bastante alto.

Por el contrario, quizás las plazas traseras, aunque bastante cómodas y aptas para dos adultos, me han parecido un tanto justas en cuanto altura para dos adultos. Si atendemos al resto de elementos que conforman el habitáculo he de reconocer que quizá sea de lo mejor del segmento, volante tapizado en cuero con levas para el cambio, salpicadero en materiales blandos…

Todos los mandos, indicadores y testigos del vehículo tienen un tacto y disposición casi perfectos, muy en el nivel de los mejores productos de la casa alemana. Más que interesante me ha parecido la opción de instalar una pantalla TFT a color situada en la parte baja del ordenador de a bordo donde poder ver información tan interesante como indicaciones sobre distancias y consumos, modo de funcionamiento de la caja de cambios, eventos de alerta, sistema EfficientDynamics, marcha seleccionada…

Finalmente tan sólo me queda hablar del maletero del BMW Serie 1, un maletero que homologa 360 litros ampliables hasta los 1.200 litros si reclinamos los respaldos de los asientos posteriores.

Enlaces: Prueba BMW M135i (parte 2)
Fotos: SMJ

Relacionado