Motor, competición y nuevos lanzamientos

Prueba: BMW M6 Gran Coupé (equipamiento, comportamiento, conclusión)

1

Prueba: BMW M6 Gran Coupé (equipamiento, comportamiento, conclusión) 1

Llegamos a la ansiada segunda parte de la prueba que en MotorAdictos estamos realizando nada menos que sobre una de las berlinas más especiales, potentes y sobre todo atractivas del mercado, un vehículo de la talla del BMW M6 Gran Coupé que, a diferencia de ediciones anteriores se vuelve no solo más potente e interesante, sino mucho más versátil gracias precisamente pasar de ser un deportivo puro con sus tres puertas a una versión mucho de cinco puertas que seguro a muchos gustará.

Como bien decía, estamos en la segunda parte de la prueba donde trataremos temas tan variados como el equipamiento incluido de serie por el vehículo así como ciertos “extras” que muestra la unidad cedida para la prueba, comportamiento del vehículo en distintos tipos de vías así como la conclusión final a la que hemos llegado tras tener la oportunidad de disfrutar de una bestia como esta durante toda una semana. Si estás interesado en temas como la estética, interior o mecánica date una vuelta por la primera parte de la prueba. ¿Comenzamos?


Prueba: BMW M6 Gran Coupé (equipamiento, comportamiento, conclusión) 2

Equipamiento

Personalmente, sobre todo en esta prueba, he de reconocer que este apartado podría incluso llegar a saltármelo, básicamente porque en el modelo que ves en pantalla parece que BMW ha querido que descubramos de qué es capaz la compañía alemana, digo esto ya que a prestaciones de infarto se une un arsenal tecnológico que parece no tener fin, prácticamente todo el catálogo de opcionales de BMW está instalado en este peculiar a la vez que atractivo BMW M6 Gran Coupé.

A nivel de seguridad nos encontramos con múltiples airbags de todo tipo, frontales, de cabeza delanteros y traseros, laterales delanteros… anclajes ISOFIX, amortiguadores controlados eléctricamente, control de estabilidad, frenos ABS, reposacabezas activos, asistente de frenada, control de crucero, asistente para el aparcamiento, diferencial activo, faros adaptativos LED, indicador de baja presión de los neumáticos, levas para el cambio automático, ordenador de viaje…

En cuanto a confort no faltan elementos como climatizador de doble zona, asientos tanto para el conductor como para el acompañante con múltiples ajustes, cierre centralizado, elevalunas eléctricos en todas las puertas, espejos exteriores abatibles y regulables de forma eléctrica, función Start-Stop, luces automáticas, memoria para los asientos delanteros, paquete de luz ambiental, bluetooth, sistema de navegación profesional con pantalla a color de 9.2 pulgadas y equipo de audio con 9 altavoces, alarma antirrobo, botiquín, molduras en carbono…

Finalmente pasamos al catálogo de opcionales donde encontramos verdaderos alardes tecnológicos como el equipo de sonido Bang & Olufsen valorado en 6.400 euros, tapizado interior en cuero BMW Individual (8.500 euros), asientos delanteros de contorno variable (2.900 euros), acceso a confort (1.200 euros), cámaras de visión periférica (900 euros), frenos M de carburo de silicio reforzado con fibra de carbono por nada menos que 11.140 euros. La lista literalmente es interminable.

Prueba: BMW M6 Gran Coupé (equipamiento, comportamiento, conclusión) 3

Comportamiento

Día de lluvia y nieve, una oscura mañana madrileña la que nos acompaña mientras caminamos hacia BMW, quizá un día poco propicio para subirnos a todo un BMW M6 Gran Coupé, un vehículo que sabemos nos cederán desde hace unas semanas y por el que el tiempo literalmente parece nos pasar, los días se atascan… Finalmente llega el momento de encontrarnos con el vehículo que ves en pantalla, verlo cruzar las cristaleras moviéndose suavemente mientras, incluso estando dentro de la estancia, oyes el suave ronroneo, literalmente he de reconocer que se me puso el bello del punta.

Tras los trámites pertinentes para la cesión y una breve charla bastante animada llega el momento que llevaba esperando desde hace varias semanas, me aproximo al vehículo, fácilmente diferenciable no solo por estética, sino por sus medidas (literalmente no cabía en el aparcamiento), abro su puerta delantera, me acomodo y, aquí es donde viene lo mejor, entre configurar los modos para ponerlos en la forma de conducción más suave para recorrer los más de 300 km que nos separan de nuestro destino, ajustar los asientos, volante, navegador… literalmente 15 minutos de reloj.

Después de todos los ajustes, piso el freno y el botón de Start. En este punto comentarte que dentro del coche no se oye ni de lejos el brutal ronquido que emanan los escapes, aun así, un leve ronroneo se filtra al interior. Tras varios kilómetros de M30 finalmente conseguimos salir a autovía donde la combinación de motor V8 de 560 caballos, cambio automático de siete velocidades y un control de crucero a 120 km/h hace que el cuentarrevoluciones se sitúe incluso por debajo de las 2.000 vueltas. Sin lugar a dudas viajar por carretera abierta es todo un placer en un vehículo como este, pocos son los que saben qué clase de automóvil están adelantando por lo que las miradas y “cosas raras” se reducen bastante mientras que, para el conductor, todo se vuelve repentinamente mucho más fácil gracias al tacto de todos los elementos y sobre todo a un Head Up Display que muestra en la luna delantera la velocidad, velocidad marcada en el control de crucero y sobre todo las indicaciones del sistema de navegación a todo color.

Prueba: BMW M6 Gran Coupé (equipamiento, comportamiento, conclusión) 4

Circulando por ciudad es donde las miradas se vuelven mucho más acusadas, no solo por ser un vehículo tremendamente atractivo y diferente a todo lo visto, sino por el sonido, algo que llama muchísimo la atención a todo transeúnte. En cuanto al conductor he de confesarte que ha de pasar unos cuantos días hasta que te acostumbras a tanta potencia y a la suavidad con la que debes tratar el acelerador, cualquier insinuación se convierte en un acelerón que puede darte más de un susto, sobre todo, como fue el caso durante toda la prueba, el asfalto está constantemente húmedo o mojado.

Debido precisamente a las condiciones del asfalto no me atreví a intentar pedir más a un vehículo de semejantes características, si que fui a algún puerto de montaña a intentar trazar curvas y demás, puse el modo M, modo que puedes poner bien configurando botón a botón (situados junto al selector del cambio) o directamente pulsando uno de los modos localizados en el brazo izquierdo del volante. Lamentablemente al acelerar y debido al estado mojado del asfalto el vehículo (control de crucero siempre puesto) se mostraba incontrolable.

En cuanto a consumos hemos de entender que estamos ante una berlina que pesa mucho y sobre todo se mueve gracias a un motor de 560 caballos, algo que se traduce en consumos urbanos que se acercan a los 14.5 litros/100 km mientras que en carretera bajan hasta rozar los 10 litros/100 km. Personalmente creo que son consumos muy a tener en cuenta precisamente por lo bajos e interesantes, hace tan sólo unos años un vehículo cuya potencia estuviera cerca de los 600 caballos era impensable que homologase un consumo inferior a los 20 litros/100 km.

Prueba: BMW M6 Gran Coupé (equipamiento, comportamiento, conclusión) 5

Conclusión

Llegamos a la conclusión, un apartado final donde debemos valorar nada menos que a un vehículo como el BMW M6 Gran Coupé, una berlina que de serie y en su formato más “básico” tiene un precio de algo más de 150.000 euros mientras que, si la equipamos como es el caso de la unidad probada el precio puede llegar a superar incluso los 200.000 euros.

Personalmente he de confesar que me ha encantado este modelo, un vehículo lujoso, potente, muy equipado… Por otro lado, hablamos de 150.000 euros, un precio donde nos encontramos con vehículos rivales que pueden hacer que te pienses mucho las cosas. Por ejemplo el Audi RS7 parte de los 138.500 euros o un Mercedes CLS63 AMG en su versión de 585 caballos está disponible por 156.000 euros mientras que la versión más básica, tracción trasera y 560 caballos puede ser tuyo por 138.400 euros.

Ahora bien, el equipamiento tanto del modelo de Audi o el de Mercedes en su versión más básica es muy inferior al incluido de serie en este vehículo e incluso las posibilidades de dotación pueden llegar a ser inferiores. En segundo lugar, nos encontramos con el BMW M5, cuyo precio está en 120.000 euros, un vehículo que aún equipado con todo es 30.000 euros más económico que un M6 Gran Coupé aunque la comodidad, apariencia y sobre todo el sector en el que estamos seguramente que muchos podrán gastar más dinero y hacerse con la versión protagonista de la prueba.

Finalmente hemos de mirar cómo está el mercado un escalón por encima donde por 168.000 euros nos encontramos con un Porsche Panamera Turbo. Como puedes ver, las opciones son muchas y variadas aunque he de reconocer que, al menos personalmente, mi decisión quizá iría encaminada hacia el BMW M6 Gran Coupé, motivos, si tuviese dinero para comprarlo seguro que varios de mis vecinos ya tendrían un Panamera por lo que me serviría como diferenciación, a su vez, al menos estéticamente, el modelo de Porsche no me parece todo lo atractivo que debería.

Prueba: BMW M6 Gran Coupé (equipamiento, comportamiento, conclusión) 6

Prueba BMW M6 Gran Coupe


Fotos: SMJ

Si te interesa esta noticia...