Prueba: Citroën C4 e-HDI 115 CV (equipamiento, comportamiento, conclusión)

0

Seguimos adelante con la prueba que en MotorAdictos hemos realizado a uno de los compactos más vendidos en nuestro país, el Citroën C4. A modo de recordatorio, destacar que la versión probada es la diésel e-HDI de 115 caballos y acabado Exclusive. Si te perdiste la primera parte de la prueba, puedes leerla aquí.

En esa primera entrega nos centramos en aspectos como el diseño, el habitáculo y la mecánica, dejando para esta segunda parte cuestiones como los diferentes niveles de equipamiento con sus respectivos precios.

No faltará nuestra parte favorita, en la que nos ponemos al volante del C4 durante unos cuantos días para contarte de primera mano cómo se comporta el compacto francés en las distintas situaciones en las que los hemos puesto a prueba.

Equipamiento

Prueba: Citroën C4 e-HDI 115 CV (equipamiento, comportamiento, conclusión) 2

Citroën ofrece en la actualidad tres mecánicas diésel para el C4, que son las de 90, 115 y 150 CV. La versión probada -115 CV- parte de los 17.850 euros de su versión más básica -Tonic-, que da paso a tres más equipadas, Seduction, Collection y Exclusive.

Ya en la versión Tonic -17.850 euros-, el C4 ofrece elementos de equipamiento como los tiradores de las puertas en el color de la carrocería, ESP, ASR, asistente de arranque en pendiente, radio CD con bluetooth, tomas de USB y AUX, aire acondicionado, llantas de aleación de 16 pulgadas, regulador y limitador de velocidad, elevalunas eléctricos delanteros, retrovisores exteriores eléctricos y térmicos, fijaciones ISOFIX de tres puntos en los asientos traseros, etcétera.

El siguiente escalón está ocupado por el acabado Seduction -18.500 euros-, que añade a lo anterior elevalunas eléctricos traseros, climatizador bizona, apoyabrazos central delantero y pack de funciones automáticas. Justo por encima está el acabado Collection -19.150 euros-, que añade retrovisores exteriores abatibles eléctricamente, llantas de 17 pulgadas y sensores de aparcamiento traseros.

Prueba: Citroën C4 e-HDI 115 CV (equipamiento, comportamiento, conclusión) 5

Como tope de gama -21.050 euros- tenemos la versión Exclusive –montada en nuestra unidad de pruebas-, que suma a lo anterior el freno de estacionamiento eléctrico, sistema de vigilancia del ángulo muerto, sistema de asistencia Citroën eTouch, sensores de aparcamiento delanteros, medidor automático de espacios para el estacionamiento y alerta de cambio involuntario de carril.

Nuestra unidad contaba además con el color gris aluminio metalizado -465 euros-, tapicería de cuero -1.335 euros-, techo panorámico -670 euros- y Pack exclusive -2.770 euros-, que incluye las llantas de 18 pulgadas “Newport”, Faros Bi-Xenón autodireccionables, y sistema de navegación eMyWay, que arrojaba un precio total –promociones aplicadas- de 26.290 euros.

Prueba: Citroën C4 e-HDI 115 CV (equipamiento, comportamiento, conclusión) 6

Como puedes ver, el Citroën C4 cuenta con un equipamiento bastante completo –en lo esencial- desde su versión de acceso, y su sistema de acabados bastante escalonado permite completar la dotación a gusto del comprador atendiendo a sus necesidades.

Como dato relevante, destacar que el Citroën C4 superó con la máxima catalogación –5 estrellas– los test de seguridad de EuroNCAP.

Comportamiento

Prueba: Citroën C4 e-HDI 115 CV (equipamiento, comportamiento, conclusión) 3

A los mandos del C4, destaca su suavidad de marcha, y una insonorización muy lograda, que evita que el sonido del propulsor se cuele en el habitáculo en circunstancias normales de conducción. El tacto de la dirección es muy bueno, con la única pega de que el volante tiene un diámetro demasiado elevado para mi gusto.

El propulsor de 115 CV se muestra muy capaz para mover a este compacto en el día a día, sin que se eche en falta uno más potente. La relación peso-potencia es correcta para el tipo de cliente para el que está enfocado, y su fiabilidad está más que contrastada. No obstante, siempre está la opción del 2 litros diésel de 150 CV, si estamos dispuestos a aceptar que el consumo homologado suba de 3,7 a 5 litros cada 100 kilómetros.

El paso por curva es bueno, sin reacciones extrañas y muy equilibrado. Las asistencias electrónicas entran en juego a su debido tiempo y sin sobresaltos, lo que nos permite una conducción tranquila y una buena sensación de seguridad. En curvas enlazadas a cierta velocidad, la carrocería muestra un evidente balanceo que nos pone en aviso de cuáles son los límites, pero no hay que olvidar que este coche ha sido construido con otra finalidad.

Prueba: Citroën C4 e-HDI 115 CV (equipamiento, comportamiento, conclusión) 7

El sistema de frenado actúa de forma contundente desde el primer tramo del recorrido del pedal, lo que se traduce en unas distancias de frenado más que aceptables, aunque eso significa que el tacto del pedal hace muy difícil dosificar la potencia a nuestra voluntad.

En ciudad se muestra ágil, y sus dimensiones le permiten desenvolverse en ese escenario sin ningún problema. Los sensores delantero y trasero ayudan mucho para realizar las maniobras de aparcamiento, aunque tratándose de la versión exclusive, he echado de menos la incorporación de cámara trasera. Como ya adelanté en la primera parte de la prueba, el recorrido de la palanca de cambios es preciso, aunque demasiado duro, lo que le resta atractivo en la ciudad.

Prueba: Citroën C4 e-HDI 115 CV (equipamiento, comportamiento, conclusión) 8

Los consumos en la urbe se mantienen en cifras cercanas a los 6 litros, unas mediciones bastante buenas, que se consiguen gracias al depurado sistema de start&stop, que hace su trabajo sin vibraciones ni ruidos molestos.

En carretera tiene muy buenas maneras, con aplomo y mucha comodidad. Las suspensiones tienen un tarado neutro que compaginan bien la capacidades dinámicas con la comodidad. En autovías, a ritmos de 100-120 KM/H se consiguen unos consumos excelentes, por debajo de los 5 litros, que han fijado el consumo mixto de toda nuestra prueba en 5,4 litros a los 100.

Gracias a la mejora de las calidades interiores, Citroën ha conseguido acabar con los “grillos” que muchas de las piezas tenían en la anterior generación, y que le hacían perder parte de su atractivo.

Conclusión

Prueba: Citroën C4 e-HDI 115 CV (equipamiento, comportamiento, conclusión) 4

En líneas generales es un coche bastante redondo, su diseño es atractivo, y el habitáculo ha dado un gran salto cualitativo con respecto al primer C4. El motor 1.6 de 115 CV tiene un rendimiento y consumos que me han dejado un gran sabor de boca.

El equipamiento guarda una buena relación con los precios de venta, apartado en el que cuenta con una buena arma para atacar a sus rivales, casi todos más caros que el C4.

Aún quedan por pulir ciertos aspectos del interior, empezando por simplificar unos mandos demasiado recargados de botones. Para conseguirlo puede fijarse, por ejemplo, en el sistema propuesto por su primo, el Peugeot 308.

Todas las virtudes enumeradas son la receta del éxito que ha cosechado el modelo a lo largo de su historia, sobre todo su buena relación equipamiento-precio, que en esta nueva generación también cuenta con la calidad para convencer a los indecisos.

Lo mejor:
– Consumo
– Suavidad de marcha
– Equipamiento

Lo peor:
– Demasiados botones
– Espacio en las plazas traseras
– Tacto del pedal de freno

Citroën C4 e-HDI 115 CV

Fotos: |Catt|

Si te interesa esta noticia...