Prueba: Mitsubishi Outlander 220 DI-D 150 CV 2WD (equipamiento, comportamiento, conclusión)

0
Review 0
7.9 Puntuación total
Pros
- Insonorización - Consumo - Amplitud interior
Contras
- Diseño interior - Sistema multimedia - Incompatibilidades entre mecánicas y acabados
Habitáculo6
Motor8.5
Comportamiento8
Equipamiento9
Diseño8

Continuamos con el análisis del Mitsubishi Outlander, que tras su última renovación ha conseguido convertirse en un vehículo de aspecto mucho más dinámico sin perder las líneas robustas que lo caracterizan. Tiene la difícil misión de competir en un segmento con gran competitividad, y lo hace dando su versión particular de lo que debe ser un SUV en la actualidad.

En la primera parte de la prueba pudimos conocer en detalle su diseño exterior, su habitáculo y la mecánica diésel de 150 CV, que en el caso de la versión que hemos probado solo envía la potencia al eje delantero. En esta segunda entrega conoceremos sus niveles de equipamiento, y nos adentraremos en nuestra habitual prueba de conducción.

Equipamiento

Prueba: Mitsubishi Outlander 220 DI-D 150 CV 2WD (diseño, habitáculo, mecánica) 9

El Mitsubishi Outlander 2016 se comercializa en los acabados Motion y Kaiteki -este último reservado para la versión de tracción total y cambio automático-. El acabado Motion asociado a la mecánica 220 DI-D 150 CV 2WD de 5 plazas tiene un precio de partida de 25.395 euros.

Por ese precio incluye de serie cámara de visión trasera, faros antiniebla, luces diurnas LED, retrovisor interior fotosensible, climatizador bizona, acceso y arranque sin llave, llantas de aleación de 18 pulgadas, sensores de lluvia y luz, control de velocidad de crucero, retrovisores exteriores abatibles eléctricamente, volante y pomo en cuero, bluetooth, puerto USB y sistema de navegación con pantalla táctil de 7 pulgadas.

Prueba: Mitsubishi Outlander 220 DI-D 150 CV 2WD (diseño, habitáculo, mecánica) 25

En el apartado de seguridad viene equipado con 7 airbags -incluido el de rodillas para el conductor-, asistente para frenada de emergencia, asistente de arranque en pendiente, control de presión de los neumáticos, control de estabilidad, etc.

Las motorizaciones que incluyen el acabado Kaiteki añaden la alerta de salida de carril, control de crucero adaptativo, faros LED, volante con levas para el cambio, ajuste eléctrico en el asiento del conductor, tapicería de cuero, portón de maletero eléctrico, techo solar y sistema de sonido premium Rockford Fosgate.

Comportamiento

Prueba: Mitsubishi Outlander 220 DI-D 150 CV 2WD (diseño, habitáculo, mecánica) 30

El Mitsubishi Outlander es un coche ágil dentro de la lógica que permite una carrocería de sus dimensiones. La caja de cambios manual es eficaz gracias a unos desarrollos bien estructurados que aprovechan al máximo sus generosas cifras de Par.

No da la sensación de ser un coche especialmente potente, pero sus 150 CV cumplen sin problemas en todas las circunstancias y evitan tener que estar manipulando constantemente la palanca de cambios para lograr una buena respuesta del propulsor.

Uno de los cambios más anunciados tras la última renovación del modelo es el de la baja sonoridad, y he de decir que han acertado de pleno. Los cambios en el grosor de las ventanillas, las planchas de insonorización y otros elementos consiguen que tanto el ruido del motor como el aerodinámico penetren de forma casi imperceptible interior, algo que habitualmente está reservado para modelos de mucho mayor precio.

Prueba: Mitsubishi Outlander 220 DI-D 150 CV 2WD (diseño, habitáculo, mecánica) 23

La circulación por ciudad no es el plato fuerte de este coche, pero los inconvenientes de su envergadura se salvan en buena parte gracias a una dirección suave y a la cámara de marcha atrás que equipa de serie en todas las versiones. En la urbe hemos medido consumos de 7,4 litros a los 100.

En carretera se desenvuelve con una agilidad próxima a la de vehículos de menor tamaño, y las mejoras en la suspensión y en la rigidez del chasis hacen que la carrocería no tenga inercias acusadas.

Prueba: Mitsubishi Outlander 220 DI-D 150 CV 2WD (diseño, habitáculo, mecánica) 12

En vías rápidas a ritmos contenidos se pueden lograr cifras por debajo de los cinco litros si somos cuidadosos con el pie derecho. El consumo medio que ha arrojado tras una semana de pruebas en las que se han alternado toda clase de situaciones ha sido de 6,7 litros a los 100, una cifra muy por encima del consumo homologado por la marca pero que sigue siendo muy bueno para un coche de sus características.

Mis incursiones fuera del asfalto se han limitado a un breve trayecto por pistas en buen estado, ya que no es la pretensión de esta versión de tracción delantera. Si se puede apreciar un buen trabajo de las suspensiones que absorben de forma eficaz las irregularidades, incluso a “alta” velocidad.

Conclusión

Prueba: Mitsubishi Outlander 220 DI-D 150 CV 2WD (diseño, habitáculo, mecánica) 3

Es un coche que cumple con las expectativas, y que ha sido capaz de encontrar su hueco dentro de un segmento repleto de alternativas. Su diseño ha mejorado bastante tras su lavado de cara y cuenta con un porte robusto y moderno.

El habitáculo hubiera agradecido una mayor renovación, tanto en diseño de sus elementos que se han quedado algo atrás en el mercado actual como en su sistema multimedia, un elemento al que los usuarios cada vez dan más valor a la hora de escoger su próximo coche.

La mecánica diésel de 150 CV cumple con nota en un coche que ha sabido contener bastante su peso. Es agradable en la conducción y cuenta con potencia suficiente para la inmensa mayoría de circunstancias, todo ello con un bajo consumo.

Tiene un precio competitivo, sobre todo si tenemos en cuenta su extenso equipamiento de serie. No me han gustado las incompatibilidades para los distintos acabados; un usuario puede querer la dotación del acabado Kaiteki o el cambio de marchas automático y no necesitar la tracción a las cuatro ruedas, por ejemplo.

Mitsubishi Outlander 2016

Relacionado