Motor, competición y nuevos lanzamientos

Prueba: Opel Meriva 2011

1

El nuevo Opel Meriva ha sido una de las bazas más importantes del fabricante alemán durante los últimos meses, ya que la nueva generación es toda una pieza clave en el éxito de Opel como marca.

Al igual que el nuevo Astra, la nueva generación del Meriva llega con todo lo necesario para ser uno de los mejores monovolúmenes del mercado generalista, y nosotros tuvimos la oportunidad de hacerle una gran revisión.

La unidad que hemos probado es el 1.4 Turbo gasolina de 120 caballos, orientado a los que buscan un motor gasolina y un equilibrio entre consumo, potencia y suavidad realmente bueno. Cuando entramos lo primero que más nos llama la atención es una calidad de materiales digna de un premium, y salvo pequeños detalles, es todo un placer sentarse sobre los asientos calefactables de cuero, con los que cuenta nuestra unidad.

De cara al habitáculo, Opel ha centrado todos sus esfuerzos en hacer publicidad al sistema de puertas FlexDoor, y desde luego no es para menos. Gracias a la apertura opuesta de las puertas delanteras y traseras, el acceso a los asientos traseros es realmente fácil y cómoda. El sistema FlexDoor también facilita mucho la limpieza o en combinación con el techo panorámico, otorgar una enorme iluminación interior para un día de cámping.

Hablando del techo panorámico, su uso es intuitivo, muy fácil y de grandes resultados. Puede abrirse o cerrarse en pocas decenas de segundos, y el resultado es todo el cielo al descubierto, con la debida protección para mantener una buena temperatura en el interior. Viajar con él es especialmente atractivo de día, ya que todo el techo del Meriva es prácticamente un cielo al descubierto. Sin embargo, viajar de noche es lo más parecido a tener un espejo en el mismo techo.

A la hora de rodar con el motor, las impresiones que tuvimos fueron positivas y neutrales al mismo tiempo. Nos sorprendió en un primer momento la suavidad con la que el Meriva se mueve. La aceleración es muy progresiva, tanto que durante algunos instantes parece tener falta de potencia, pero gracias al turbo basta con acelerar con soltura para tener una recuperación muy digna.

En marcha, el Meriva nos muestra también sus aptitudes en tráfico abierto, como las luces auto direccionales que giran automáticamente y con gran precisión respecto al volante, siendo un movimiento casi instantáneo. La iluminación se ve notablemente mejorada especialmente una vez llegan curvas cerradas.

Una vez tenemos al Opel Meriva en autovía, las marchas se hacen cortas y el ordenador digital recomienda engranar la sexta marcha nada más llegar a 90 kilómetros por hora, para tener un consumo de gasolina y emisiones contaminantes óptimas.

A la hora de exigirle un poco más al Meriva, en diversas condiciones se comporta notablemente bien, sin importar que su suspensión es muy confortable. Mucho más suave que la de cualquier compacto de tintes deportivos, y a la altura del mejor monovolumen del mercado generalista.

Otro punto importante que llama la atención cuando estás sentado en el habitáculo del Meriva, es la enorme cantidad de lugares concebidos para el almacenamiento de objetos. Dado que el freno de mano es eléctrico, Opel ha usado todo el espacio central para desarrollar una gran capacidad para guardar objetos, incluso de gran tamaño.

A grandes rasgos, las sensaciones que recibimos del Opel Meriva fueron en todo momento muy positivas. También los consumos, ya que entre el control de crucero activado y las propias velocidades de crucero que puede tener el monovolumen alemán sin ninguna dificultad, las medias en ningún momento pasaron de los 7.5 litros.  No deberíamos sorprendernos, al fin y al cabo, si consideramos que el Meriva pesa sólo 1.364 kilos.

Relacionado
  • isaias

    Buen dia:
    Podrían informarme si se tiene proyectado traer la Meriva 2011 a México???? y de ser asi para cuando??