Prueba: Peugeot 208 GTI (equipamiento, comportamiento, conclusión)

1

La segunda entrega de la prueba al felino francés llega a su fin. Un modelo que como ya te comentamos en la primera parte de la prueba, nos ha sorprendido por la gran cantidad de detalles con los que cuenta tanto en su habitáculo como en su exterior. Ahora toca el turno de abordar otros aspectos como su dotación, el comportamiento en carretera (que sirve como eje de la conclusión de que se trata de un vehículo polivalente, más que por otros apartados) y la conclusión acerca de si merece la pena respecto a otros de sus rivales más directos del mercado.

Equipamiento

 

El 208 GTI se compone de un único acabado, por así llamarlo, el «base», si bien, resulta muy completo. No es un acabado cerrado, aunque tampoco tiene una amplia personalización, si bien, esto en parte se debe a su amplia dotación. Si que encontramos algunos paquetes que conjugna algunos elementos a un precio ajustado.

Prueba: Peugeot 208 GTI (equipamiento, comportamiento, conclusión)

Uno de los pocos paquetes que encontramos es uno que conforma el sistema de aparcamiento asistido ‘Park Assist’ + cornering light + sensor de aparcamiento delantero. El sistema de aparcamiento asistido está también disponible en otros 208 más bajos de gama, de hecho, pudimos probar dicha tecnología en otro 208 más bajo de gama y quedamos muy satisfechos con su efectividad y sencillez. El coste del mencionado paquete es de 468 euros.

El techo panorámico de cristal que has podido ver en algunas de las imágenes del habitáculo, también es opcional. No es practicable, y la cortinilla con la que cuenta para protegernos del sol es de accionamiento manual, algo que posiblemente sea uno de los motivos por el cual se oferta a un precio ajustado, pero que no es tan cómodo como una cortinilla de accionamiento eléctrico, ni tan seguro si lo vamos a hacer en carretera, al tener que despistar nuestra vista. A su favor, hay que decir que dadas las dimensiones del coche y que el techo panorámico no se prolonga hasta la zaga, no requiere un gran esfuerzo el accionamiento de la misma. El coste de este elemento opcional es de 416 euros.

Aunque el display de siete pulgadas es de serie, no ocurre así con la función de navegador del mismo. Es por ello, que existe un pequeño paquete formado por una toma de USB adicional y el navegador (que omo te comentamos, nos parecía un precio ciertamente desorbitado dado que un chip GPS con su instalación de antenas, además del software no era tan caro teniendo ya una base preinstalada), todo ello junto con una toma USB adicional, para poder emplear por ejemplo con el Peugeot Connect Apps.

El reposabrazos central Mi-TEP con pespuntes y embellecedor cromado es también un extra opcional, por el que hay que abonar 104 euros. También se nos ofertan dos llantas de aleación del mismo diámetro (17 pulgadas, no existe 18 en opción), por un pequeño sobrecoste de 104 euros. La alarma es también un opcional a un precio de 270 euros.

Comportamiento

Prueba: Peugeot 208 GTI (equipamiento, comportamiento, conclusión)

 

En primer lugar, encontramos un punto no poco polémico, heredado de otros 208: la sobreasistencia de la dirección. Una sobreasistencia que es una delicia en su manejo urbano (a nosotros, al menos, así nos lo parece), pero que quizá no se agradece tanto cuando queremos exprimir sus características en carretera, y se agradece una dirección más ruda y menos filtrada, en un coche de este tipo.

Por su parte, la amortiguación me ha parecido más bien tirando a firme, pero no es nada radical en este sentido. Por su firmeza, nos permite circular por carreteras en mal estado sin que se nos caigan los empastes, porque no es especialmente seca. Todo ello, sin que la carrocería balancee más que lo deseado a la hora de afrontar una curva fuerte. Y es que, se han modificado muchos elementos comunes al resto de 208, tales como amortiguadores, muelles, estabilizadoras, además de sendos puentes con un extra de rigidez. El ancho de vías también se ha incrementado en 10mm en el eje delantero y 20 mm en el eje posterior.

El equipo de frenos formado por unos discos delanteros de 302 mm delante y 249 detrás no nos han presentado signos de fatiga en las pruebas que les hemos realizado, además, tienen una buena mordiente y capacidad de frenado. Quizá, lo que se eche en falta, sea una mayor capacidad en la dosificación del pedal de frenado.

Como te comentamos en la prueba de la presentación en Francia, otra de las claras señas de coche polivalente, es que su comportamiento perdona muchos errores, no es de reacciones bruscas ni de ‘PSA Reaction’. La zaga va muy bien asentada, y no exige mucha pericia para poder llevarlo al límite, o al menos, no más pericia que algunos de sus rivales más directos. Como detalle, el control de estabilidad se permite desconectar completamente (esto quiere decir que no se activa a la hora de pasar ciertas velocidades)

 

Conclusión

El 208 GTI tiene muchos rivales de diferentes nacionalidades. Además, existe un abanico de precio bastante amplio entre estos, y el 208 podríamos decir que se sitúa en un término medio, no es de los más baratos, pero ni mucho menos de los más caros. La elección del 208 GTI vendrá condicionada por si valoramos factores como equipamiento, acabados en relación a su precio (el 208 es uno de los coches con mejor terminación de su categoría), además de un manejo polivalente en todo tipo de situaciones. Si queremos algo más radical, tenemos varias opciones, incluso más baratas, pero quizá no tan equilibradas por norma general. Depende del tipo de equilibrio que busquemos condicionará nuestra compra o no.

Dentro de su categoría, la opción más asequible es el Fabia RS 1.4 TSI de 180 CV, que tenemos a un precio de 19.209 euros y con una dotación también interesante, siendo el más barato de su categoría pero que inexplicablemente, no han acabado de despegar sus ventas, es por ello que su sucesor no tendrá variante deportiva. Por encima, nos encontramos el Punto SuperSport con el 1.4 MultiAir de 180 CV, un modelo de los más veteranos, aunque de vez en cuando sacan promociones por las cuales se pueden sacar a precios muy asequibles.

El siguiente de la lista es el Fiesta ST, un modelo de mayor radicalidad y pretensiones deportivas que el 208 GTI, gracias en gran parte a la viveza de sus reacciones, si bien, ni su dotación es tan completa, ni su propulsor tan potente (1.6 EcoBoost de 180 CV): su precio 20.750 euros.

Por encima, tenemos también otro veterano del sector, el Corsa OPC dotado con el 1.6 Turbo de 192 CV, a un precio de 21.605 euros. Sin embargo, también tenemos una variante más radical y de mejores prestaciones denominada Nürburgring Edition con el 1.6 Turbo de 210 CV, si bien, su precio se dispara hasta los 25.436 euros.

En la franja de los 22.000 euros, encontramos también los hermanos Ibiza SC con el 1.4 TSI de 180 CV (22.600 euros), así como el Polo 3p GTI con el mismo motor y cambio por 40 euros más. En el Ibiza la dotación es similar al 208, pero en el Polo toca más tirar de extras. Después tenemos el 208 GTI, cuyo precio actual es de 22.900 euros.

Por encima, los rivales más directos son el Clio Sport 200 EDC a un precio de 24.650 euros y el Clubman Cooper S por 27.100 euros.

Prueba: Peugeot 208 GTI (equipamiento, comportamiento, conclusión)

Nos gusta

Detalles de acabado
Equipamiento muy completo
Prestaciones

No nos gusta

Imposibilidad de equipar xenon
Comportamiento demasiado noble
Se echa en falta algo más de ruido en el escape

Prueba: Peugeot 208 GTI

Si te interesa esta noticia...