Prueba Peugeot 308CC 1.6 THP automático de 156 caballos (parte 2)

4

Tras descubrir todos los entresijos que guarda en su interior la nueva versión del Peugeot 308CC, un interior lleno de calidad y que puede competir en igualdad de condiciones, con ventaja diría yo gracias a las formas y extras como el Airwave, respecto a sus rivales toca el turno de centrarnos en otro tipo de elementos.

Concretamente estamos hablando del rendimiento de su nuevo motor 1.6 THP de 156 caballos, una versión algo limitada del motor desarrollado conjuntamente por BMW y el Grupo PSA, unido a una caja de cambios de doble embrague de la que hablaremos largo y tendido.

Prueba Peugeot 308CC 1.6 THP automático de 156 caballos (parte 2)

Mecánica y comportamiento

 

Tal y como hemos hablado en la introducción de esta parte de la prueba el vehículo que ves en pantalla se ha caracterizado por montar el bloque de 1.6 THP capaz de desarrollar 156 caballos, un bloque desarrollado recientemente conjuntamente por el Grupo PSA con BMW y que destaca no solo por su rendimiento, sino por una entrega de potencia realmente lineal.

Por otro lado, tenemos la caja de cambios automática de doble embrague, encargada de transmitir la potencia del motor hacia las ruedas delanteras, una caja de cambios automática que verdaderamente nos ha gustado, sobre todo gracias a su funcionamiento más que suave. Como curiosidad, destacar que en caso de que quieras si o si, bien por necesidad o por funcionalidad, el cambio automático tendrás que decantarte por este motor ya que es la única versión que lo monta.

Centrándonos en la caja de cambios tenemos que destacar que puede funcionar en tres modos muy distintos, un modo normal, modo que hemos utilizado durante la práctica totalidad de la prueba y que puede ser válido para todo tipo de circunstancias, un modo invernal en el que la propia caja de cambios seleccionará en todo momento la marcha más larga posible o un modo deportivo que se caracteriza por todo lo contrario, es decir, circular en todo momento con la marcha más corta, preparado para ofrecer todo el rendimiento de este peculiar bloque.

Prueba Peugeot 308CC 1.6 THP automático de 156 caballos (parte 2)

Finalmente toca el turno de hablar de sus cualidades dinámicas por lo que es hora de coger las llaves de este estupendo descapotable y arrancar su mecánica para ver de qué es capaz. Como es lógico, comenzamos la prueba con el techo cerrado, nada que reseñar ya que su comportamiento es verdaderamente suave y silencioso por lo que decidimos ver qué tal se comporta en un día más o menos frío, 12 grados, con el techo plegado.

Para esto, detenemos el vehículo en un aparcamiento antes de adentrarnos en la monotonía de la autovía y procedemos a quitar el techo, maniobra para la que este vehículo tan sólo necesita 20 segundos y que, de equipar el navegador, podrás ver en unos curiosos dibujos desde la propia pantalla escamoteable del mismo. Una vez plegado el techo subimos las ventanas y procedemos con nuestro viaje.

En primer lugar y tras recorridos unos kilómetros lo primero de lo que nos damos cuenta es que prácticamente no necesitamos instalar el deflector de viento para contrarrestar las turbulencias ya que con los cristales subidos entre muy poco aire a las plazas delanteras y con la calefacción del climatizador, de los asientos y el airwave la temperatura es más que perfecta.

Prueba Peugeot 308CC 1.6 THP automático de 156 caballos (parte 2)

Después de 20 km por autovía tomamos la primera salida que vimos e instalamos el deflector. Decir que tras instalarlo no podrán viajar pasajeros en las plazas traseras. Una vez en su posición, comprobamos cómo se consigue eliminar todo tipo de turbulencias, algo que seguro agradecerán tanto el conductor como el copiloto ya que, aunque eran pocas tras un buen rato de conducción se vuelven molestas.

Hasta el momento el Peugeot 308CC se ha comportado tal y como esperábamos, su aplomo y estabilidad eran más que llamativos, algo que es de agradecer ya que ofrece una gran confianza a la hora de tomar una curva. Recordemos que estamos hablando de su comportamiento en autovía o carretera abierta pero ¿qué tal lo hará en carretera de curvas? ¿Será tan permisivo como esperamos?

Entrando en este escabroso tema tan solo podemos decir que nada más lejos de la realidad, concretamente me refiero a que estamos ante un vehículo cuyo motor y caja de cambios se comportan de maravilla, hasta aquí todo bien, pero debemos de contar con el elevado peso de su carrocería por lo que sinceramente “no podemos pedir peras al olmo”.

Con esto me refiero a que en una carretera sinuosa de curvas cerradas el vehículo se comporta francamente bien siempre que no quieras circular con él como por ejemplo como en un Abarth 500 (parte 1, parte 2), o un Punto Evo (parte 1, parte 2) es decir, de forma rápida y divertida. Ahora bien, mientras las velocidades sean correctas quizás notes la inercia de su peso, nada que no pueda solucionar un chasis francamente bien diseñado y reforzado

Prueba Peugeot 308CC 1.6 THP automático de 156 caballos (parte 2)

Equipamiento

 

Como es lógico en un vehículo de este precio el equipamiento incluido de serie es más que extenso, precisamente entre los elementos más destacados podemos mencionar el control de estabilidad ESP, climatizador bizona, ABS, sistema de ayuda al frenado de emergencia, dirección asistida, limitador de velocidad, control de crucero, asientos con apoyacabezas integrados, multitud de airbags de todo tipo…

Como curiosidad destacar un sistema incluido por el que con tan sólo pulsar el bloqueo de las puertas desde el mando se cierran todo tipo de huecos en los que pudieras tener cosas guardados, es decir, tanto guantera como el apoyabrazos quedan cerrados. Algo muy útil si un día quieres dejar el coche en la calle descapotado ya que no te robarán nada que esté guardado en estos huecos.

Como extras, por ejemplo nuestra unidad montaba sistema de navegación, pack cuero ampliado (cuero no solo en asientos y puertas sino que se amplía para estar presente hasta en el salpicadero), faros bixenón, asientos regulables eléctricamente con memoria en el asiento del conductor, sistema Airwave, retrovisores abatibles eléctricamente, retrovisor interior electrocrómico, equipo de sonido de alta fidelidad JVC

Prueba Peugeot 308CC 1.6 THP automático de 156 caballos (parte 2)

Precios y Conclusiones

 

Como conclusión final, he de decir que si hoy por hoy estuviese dispuesto a hacerme con un descapotable puedo asegurarte que este sería uno de mis preferidos sino el elegido de antemano por estética, calidad y precio.

Precisamente entre los argumentos de este vehículo destacan elementos tan llamativos como el sistema Airwave y su increíble funcionamiento, su enorme maletero con el coche descapotado o directamente tanto el diseño exterior como el interior y sus acabados.

Por otro lado hay que tener en cuenta a la hora de hacerte con un vehículo de estas características que por ejemplo al poner el difusor de aire tras los asientos delanteros no está permitido que nadie viaje en los asientos posteriores, aun así, los mismos a parte de un respaldo muy vertical vienen algo justos, con la capota puesta, para personas cuya talla sea superior a los 1.80 metros.

Prueba Peugeot 308CC 1.6 THP automático de 156 caballos

Fotos: SMJ

También podría gustarte
4 Comentarios
  1. Lancoste dice

    muchísimas gracias por el aporte y sobre todo por estar de acuerdo en casi todo. Es un orgullo que la prueba sirva para que puedas hacerte una idea de cómo es y funciona el modelo, sobre todo si eres propietario de uno y coincides en lo expuesto.

    Un saludo y gracias por el aporte