Motor, competición y nuevos lanzamientos

Prueba: Peugeot 508 BlueHDI 150 CV (diseño, habitáculo, mecánica)

0

Esta semana ponemos a prueba la versión 2015 de la popular berlina de Peugeot, el 508. Tras su reciente lavado de cara, el 508 cuenta en la actualidad con una imagen mucho más moderna y estilizada, y también ha aprovechado la ocasión para poner al día su gama de motorizaciones y equipamiento.

En venta desde el año 2011, este modelo ha conseguido vender cerca de 400.000 unidades, por lo que pese al descenso en la venta de berlinas, sigue siendo una carrocería importante para la marca francesa.

Para la prueba hemos contado con la versión diésel BlueHDI de 2 litros y 150  CV, un propulsor equilibrado y ahorrador que se convierte en una de las alternativas más interesantes para este modelo. A lo largo de la prueba, dividida en dos partes, profundizaremos en todos los aspectos del 508 para comprobar que es lo que puede ofrecer para combatir con la extensa lista de rivales existentes en el segmento.

Diseño

Prueba: Peugeot 508 BlueHDI 150 CV  (diseño, habitáculo, mecánica) 2

El diseño es una de las principales novedades del renovado 508, mostrando ahora una línea mucho más moderna y de aspecto tecnológico, siguiendo el lenguaje de diseño que la marca francesa ha escogido para sus últimos lanzamientos. Sus medidas son 4,83 metros de largo, 1,82 metros de ancho y 1,45 de alto. La distancia entre ejes queda fijada en unos generosos 2,81 metros.

El frontal es el lugar donde se aprecian los cambios más evidentes, donde ahora muestra unas ópticas totalmente renovadas que pueden incorporar la tecnología Full LED para su iluminación. La calandra nuestra un diseño vertical que dota de protagonismo al logotipo de la marca y al conjunto de un aspecto que ha ganado muchos enteros con respecto a su predecesor.

Prueba: Peugeot 508 BlueHDI 150 CV  (diseño, habitáculo, mecánica) 5

En la zona baja del paragolpes se ubican las luces de circulación diurna –también de LED-, y los faros antiniebla. El frontal es el inicio de unas marcadas nervaduras que recorren los extremos del capó y acaban encontrándose con el primero de los pilares. La vista lateral nos muestra una carrocería clásica de tres cuerpos, de trazos largos y una suave caída de techo que termina en una tapa de maletero horizontal.

Tal y como pasaba en la versión previa al lavado de cara, no me gusta como está resulta la unión del paragolpes trasero con el piloto y con la tapa del maletero. La forma en que las distintas partes de la carrocería se juntan da la sensación de que la zaga es un “añadido” que hace perder continuidad a su línea lateral.

Prueba: Peugeot 508 BlueHDI 150 CV  (diseño, habitáculo, mecánica) 6

La trasera también se ha renovado, y ahora cuenta con unos nuevos pilotos que gracias a la tecnología LED simula las ya habituales “garras” de la marca del león. Esta zona logra un trazo limpio gracias a la ausencia del tirador y a que la matrícula se ubica en una zona baja a la altura de un difusor negro con detalles cromados a los lados.

Habitáculo

Prueba: Peugeot 508 BlueHDI 150 CV  (diseño, habitáculo, mecánica) 4

El interior también ha sido objeto de modificaciones, enfocadas a simplificar su diseño y manejo. Lo han conseguido suprimiendo buena parte de los botones sustituyéndolos por una pantalla táctil de 7” de manejo más sencillo. Los menús de esa pantalla son claros y atractivos, pero tiene la pega de que su ubicación obliga al conductor a separar la espalda del asiento para poder llegar a manejarla.

Nuestra unidad contaba con unos completos asientos tapizados en cuero, calefactados y con reglajes eléctricos que recogen el cuerpo a la perfección y resultan muy cómodos en trayectos largos. El volante, forrado en cuero, dispone de multitud de botones para el manejo del equipo de audio, el control de crucero o el ordenador de a bordo. Sobre el volante vemos el sistema HUD –Head Up Display- que nos ofrece de una forma clara y de fácil lectura a mayoría de datos relevantes para el conductor.

Prueba: Peugeot 508 BlueHDI 150 CV  (diseño, habitáculo, mecánica) 9

En el cuadro de instrumentos se encuentran las clásicas agujas para velocidad y revoluciones del motor acompañadas de otras más pequeñas para el nivel de combustible, la temperatura del agua y la del aceite. Entre todas ellas una pantalla monocromo y de un tamaño demasiado pequeño que ofrece información variada.

En general el interior transmite una buena sensación de calidad y está bien diseñado, aunque se echan en falta huecos donde poder dejar nuestros objetos personales y la forma en que se abre la tapa del reposabrazos hacia la derecha hace que solo sea cómodo para el conductor. Tampoco me ha gustado la ubicación de los botones que regulan el HUD, en el interior de una tapa de plástico duro que al abrirla deja a la vista varios cables.

Prueba: Peugeot 508 BlueHDI 150 CV  (diseño, habitáculo, mecánica) 8

Las plazas traseras son uno de los puntos fuertes del 508, en parte gracias a su buena distancia entre ejes que permite un amplio hueco para las rodillas, pero también por la altura hasta el techo, que permite acomodar sin problema a personas de gran estatura. Los ocupantes de estas plazas cuentan con mandos individuales para sus salidas de climatización -433 euros-, cortinillas plegables, y un hueco muy bien pensado para que el ocupante de la plaza central coloque los pies sin problemas.

Prueba: Peugeot 508 BlueHDI 150 CV  (diseño, habitáculo, mecánica) 7

El maletero tiene una capacidad de 473 litros repartidos en un espacio bastante regular y aprovechable. Queda lejos de la capacidad que ofrecen algunos de sus competidores –el Volkswagen Passat tiene 586 litros- pero aun así es suficiente para albergar sin problema el equipaje de sus cinco ocupantes.

Mecánica

Prueba: Peugeot 508 BlueHDI 150 CV  (diseño, habitáculo, mecánica) 3

La versión que hemos probado contaba con el bloque diésel turboalimentado de 2 litros y cuatro cilindros en línea que rinde una potencia de 150 CV a 4.000 RPM y un Par de 370 Nm a 2.000 RPM. Cuenta con sistema automático de parada y arranque start&stop y consigue homologar un consumo mixto de 3,9 litros para cada 100 Km.

Acelera de 0 a 100 Km/h en 9,8 segundos y consigue alcanzar una velocidad máxima de 210 Km/h, unas cifras adecuadas para una berlina de algo menos de 1.600 Kg. La potencia es transmitida al eje delantero a través de una caja de cambios manual de seis velocidades cuyo tacto me ha parecido correcto y sus recorridos bien definidos y no excesivamente largos.

Prueba: Peugeot 508 BlueHDI 150 CV  (diseño, habitáculo, mecánica) 10

El 508 lleva instalada suspensión independiente en ambos ejes, cuatro frenos de disco en todas sus versiones y una dirección de asistencia electrohidráulica que consigue un perfecto equilibrio entre comodidad y precisión en las maniobras. En las segunda parte de la prueba podremos comprobar como se comportan todos estos elementos mecánicos en nuestra prueba de conducción, sin olvidarnos del repaso a su listado de equipamiento y precios.

Enlace: segunda parte de la prueba (equipamiento, comportamiento, conclusión)

Relacionado