SsangYong XLV e-XDi160 115 CV Limited automático: Probamos el hermano pequeño del Rodius

0

La última incorporación a la gama de SsangYong es el nuevo XLV, un modelo que podemos catalogarlo como una opción más reducida en dimensiones que el Rodius pero a su vez más grande que un Tivoli. Por tanto, el target es fundamentalmente modelos como el Fiat 500L, Ford C-Max, Kia Carens, Toyota Verso o Citroën C4 Picasso, todos ellos gozan de unas ventas considerables y un asentamiento maduro en el mercado, pero la firma surcoreana está haciendo muy bien los deberes estos últimos años, tal y como deja patente su crecimiento en Europa y la renovación de su gama.

Las aspiraciones iniciales son conservadoras: optan por hacerse con un 1% de cuota de mercado, que se traduciría en 850 unidades anuales. El Tivoli por el momento está siendo un éxito para la marca en Europa.

El XLV, aún pese a lo que pueda sugerir su tamaño, cuenta con un habitáculo para cinco ocupantes. Y cierto es que analizándolo, podríamos dilucidar que le entrarían dos plazas más en la zaga, pero eso quizá implicaría también canibalizar ventas del Rodius, así que en este caso la decisión nos parece correcta porque siempre tendremos una alternativa en caso de buscar esto último sin necesidad de salir de la propia marca.

En cualquier caso, desde la propia marca no descartan que en el futuro pueda llegarse a ofertar como opción, aunque naturalmente, esas plazas quedarían relegadas a su uso por parte de niños de baja estatura ya que son muy justas en altura y su demanda en España no es especialmente elevada.

Diseño exterior

Una apariencia que nos recuerda a la de un crossover, y con muchas reminiscencias o guiños al Tivoli. Su frontal luce una calandra de color negro brillante con el logotipo de la firma ubicado en posición central y que sirve también de puente para interconectar los pilotos delanteros halógenos con luces LED diurnas.

La parte inferior cuenta con una serie de aditamientos para que destaque más la presencia de los faros antiniebla: para ello, hace uso de una entrada de aire rodeada por un embellecedor cuyo aspecto es similar al del vinilado en fibra de carbono mate y que va envuelto en un marco con el bordeado en una tonalidad de aluminio mate.

SsangYong XLV e-XDi160 115 CV Limited automático: Probamos el hermano pequeño del Rodius 64

Para lograr la sensación de ‘techo flotante’, el pilar A y D son de color negro, mientras que en su techo también nos encontramos unas barras instaladas. Los pasos de rueda tienen un tamaño considerable tanto delante como detrás, aunque en el caso de nuestra unidad, al ir dotada de unas llantas de 18 pulgadas con neumáticos NEXEN Npriz AH8 en 215/45, quedan aceptablemente rellenos y no se aprecia una falta de diámetro plausible. En otros acabados más accesibles, las llantas son de 16 pulgadas, y es donde sí acusa de la necesidad de unas llantas de más diámetro.

Sus pilotos traseros son con tecnología LED, y enlazan con la línea de la cintura que decrece lentamente hasta abarcar el paso de rueda por completo.

Habitáculo

Su habitáculo te resultará muy familiar: es muy similar al del Tivoli. Al ponernos al volante, nos encontramos unos acabados de unas calidades más que correctas, aunque eso sí, de materiales duros al tacto, aunque la vistosidad del conjunto es buena así como las calidades de los mismos por la combinación de materiales y texturas. El volante está ligeramente achatado en la parte inferior y cuenta con tres radios, además su aero es grueso y agradable al tacto, contando con diversos controles en su parte central.

SsangYong XLV e-XDi160 115 CV Limited automático: Probamos el hermano pequeño del Rodius 60

La consola central es de color negro brillante y cuenta con una pantalla de 8 pulgadas con conexión USB, Bluetooth y HDMI (esto no suele ser algo habitual en muchos modelos), además de navegador opcional, algo que corresponde a nuestro acabado. En la parte inferior de la consola, están disponibles las tomas de audio AUX y USB, además de un hueco portaobjetos y los controles de los asientos calefactables.

El pomo de cambio es bastante conservador, y nos permite cambiar las marchas en modo manual a través de un botón integrado en él, y el freno de mano es la carraca de toda la vida mecánica, a la que acompañan un hueco portaobjetos y el reposabrazos central. Los asientos traseros cuentan con la opción de poder variar la inclinación del respaldo en 5 grados, y su túnel central sólo cuenta con una altura de cinco centímetros, por lo que no lastra en exceso al pasajero central.

Destacar los 720 litros de capacidad hasta la bandeja del cubremaletero con la bandeja del piso en posición inferior, si la colocamos a la altura de la boca de entrada se reduce su capacidad hasta los 574 litros. En caso de abatir los asientos de la segunda fila, ampliaremos la capacidad hasta los 1.440 litros, y en él, encontraremos también ganchos para sujetar mejor los objetos que vayamos a transportar.

Comportamiento

Nuestra prueba dinámica fue muy corta y no pudimos sacar conclusiones muy extensas, pero a grandes rasgos podemos destacar la firmeza de su suspensión (en parte, por su McPherson delantera y eje torsional detrás) sin resultar incómoda en el trayecto diario. La carrocería tampoco muestra excesivos balanceos, aunque la dirección no me pareció especialmente comunicativa, algo que no me pareció que mejorara mucho con los tres ajustes disponibles de la dirección a través del programa ‘Flex Steer’.

Motor

La gama inicial de motores está formada por dos opciones, ambas de cuatro cilindros y 1.6 litros. El diésel es el que hemos probado es el automático (con la caja fabricada por AISIN) y cuenta con 115 CV y un par máximo de 300 Nm entre las 1.500 y 2.500 vueltas, homologando un consumo medio de 5,9l/100 km con unas emisiones de 154 g/km. Eso sí, si buscamos eficiencia por encima de comodidad, posiblemente nos interese más la opción con caja manual, que homologa un consumo mucho más moderado de 4,5l/100 km y unas emisiones de 117 g/km. Ambos, por cierto, cuentan con sistema Stop&Start.

SsangYong XLV e-XDi160 115 CV Limited automático: Probamos el hermano pequeño del Rodius 63

El motor gasolina es un 1.6 de 128 CV y 160 Nm de par a 4.600 vueltas, casado con una caja de cambios manual de seis velocidades en exclusiva. Su consumo en este caso es de 6,8l/100 km con unas emisiones de 159 g/km.

Aún pese a los casi 17 centímetros de altura libre respecto al suelo que nos facilitan la conducción en terrenos abruptos, amén de un ángulo de ataque de 20 grados, un ángulo de salida de 20,8 y un ángulo ventral de 17 grados, no habrá opción en España de optar a la tracción total, limitándose exclusivamente a la tracción delantera, aunque ciertamente, en este segmento, la tracción total suele tener una demanda más bien reducida.

Precios para España SsangYong XLV 2016

SsangYong XLV XLV D16T Premium 22.000 euros

SsangYong XLV XLV D16T Premium Aut. 24.000 euros

SsangYong XLV XLV D16T Limited 24.000 euros

SsangYong XLV XLV D16T Limited Aut. 26.000 euros

SsangYong XLV XLV G16 Line 18.900 euros

SsangYong XLV XLV G16 Premium 20.500 euros

Prueba SsangYong XLV e-XDi160 115 CV LIMITED automático

 

Si te interesa esta noticia...