Motor, competición y nuevos lanzamientos

Prueba: Toyota Auris HSD híbrido (diseño, habitáculo, mecánica)

2

Esta semana ponemos a prueba uno de los compactos más interesantes del mercado, el Toyota Auris Híbrido. Con la segunda generación de este modelo, la japonesa Toyota ha querido poner toda la carne en el asador, con la intención de mejorarlo en todos los aspectos.

Aparte de los evidentes cambios estéticos, la nueva generación es más aerodinámica, ligera y ahorradora que la anterior, y demuestra que en su desarrollo se ha pensado específicamente en la adaptación de la tecnología híbrida de la versión que nos ocupa.

Toyota es una marca pionera en el desarrollo de híbridos, y esa madurez se aprecia desde el primer kilómetro recorrido a sus mandos. A lo largo de la prueba intentaremos desgranar todas las cualidades del Auris, con la intención de dar respuesta a la difícil pregunta de si compensa a día de hoy, el sobrecoste de la variante híbrida.

Diseño

Prueba: Toyota Auris HSD híbrido (diseño, habitáculo, mecánica) 10

Para el nuevo Auris, se han querido dejar de lado las líneas suaves y redondeadas de la anterior generación, para dar paso a una estética moderna, contundente y angulosa. Ésta alcanza su mayor expresión en el frontal, donde queda perfectamente integrada la nueva imagen de la marca, ya vista en otros lanzamientos recientes.

En ese frontal, se integran unas ópticas afiladas, dispuestas a ambos lados de una calandra dividida por el logo azulado de Toyota, que nos adelanta que estamos ante uno de los integrantes de su extensa gama de híbridos.

Prueba: Toyota Auris HSD híbrido (diseño, habitáculo, mecánica) 1

El paragolpes tiene un diseño muy limpio, con una parrilla de forma trapezoidal y láminas horizontales. Los faros antiniebla están situados en la parte más externa del frontal, y ayudan a lograr una sensación de anchura y deportividad que le sienta muy bien.

En la vista lateral, se aprecia la pérdida de altura que ha sufrido el nuevo diseño –55 mm menos-, que ayudan a mantener bajo el centro de gravedad, a la vez que aportan un mayor dinamismo. Las llantas de aleación tienen un tono oscurecido, que en la versión Advance -que equipa la unidad de pruebas- son de 17 pulgadas.

Prueba: Toyota Auris HSD híbrido (diseño, habitáculo, mecánica) 3

La zaga quizá sea la parte menos agraciada del conjunto, con un diseño opuesto al del frontal, donde predominan unos pilotos de grandes dimensiones, cuya combinación de colores interior no le hace ningún favor. El portón, de diseño vertical, está hundido en el interior de un paragolpes que toma una línea bien distinta, y el resultado final es algo extraño.

En la versión híbrida, la salida de escape queda oculta tras el difusor de color gris, que es rodeado por una tira cromada.

Las dimensiones de este compacto son de 4,27 metros de largo, 1,76 metros de ancho y 1,46 metros de alto, La distancia entre ejes es de 2,60 metros.

Habitáculo

Prueba: Toyota Auris HSD híbrido (diseño, habitáculo, mecánica) 6

Las cinco puertas del Auris, dan paso a un interior amplio y agradable, que en líneas generales transmite una buena calidad, aunque se abuse en el uso de los plásticos duros.

El puesto de conducción es muy cómodo, y todos los mandos están a mano y tienen buen tacto. La consola central incluye dos posavasos, y un reposabrazos ajustable que se abre en dos alturas para guardar objetos.

Prueba: Toyota Auris HSD híbrido (diseño, habitáculo, mecánica) 11

El salpicadero tiene un diseño vertical, que incluye las salidas de aire del climatizador y una pantalla táctil que integra la radio, el ordenador de a bordo –con un interesante modo para ver cómo se gestiona la energía-, el teléfono, el navegador y ciertas aplicaciones que usan la conexión a Internet del teléfono.

No se puede decir que el diseño interior sea feo –salvo el reloj ochentero que han colocado en el salpicadero-, pero peca de conservador, y no sigue los trazos modernos que sí se ven en la carrocería.

Prueba: Toyota Auris HSD híbrido (diseño, habitáculo, mecánica) 8

La palanca del cambio automático, azul y de pequeñas dimensiones, es exclusiva de la versión híbrida, y tiene un manejo muy sencillo. Sobre ella se ubica la botonera que permite elegir entre los tres modos de conducción –EV, Eco y Power– y el conector USB/AUX, que personalmente hubiera ocultado en la guantera o reposabrazos.

Las plazas traseras ofrecen buen espacio para las piernas, y el respaldo central se puede abatir para servir de apoyabrazos y posavasos. La altura de esas plazas es algo limitada para personas altas, sobre todo si le restamos el espacio que “roba” la instalación del techo panorámico de cristal.

Prueba: Toyota Auris HSD híbrido (diseño, habitáculo, mecánica) 7

Las baterías del sistema híbrido están situadas bajo los asientos traseros, lo que permite un bajo centro de gravedad, al mismo tiempo que se amplía la capacidad del maletero, que en esta generación no se ve penalizada en la versión HSD.

Tiene una capacidad de 360 litros, muy aprovechables gracias a su forma cuadrada, y a una bandeja divisoria que permite, si lo deseamos, dos alturas diferenciadas. Bajo el segundo piso se ubica el kit reparador de pinchazos.

 Mecánica

Prueba: Toyota Auris HSD híbrido (diseño, habitáculo, mecánica) 4

A nivel mecánico, el Auris HSD –Hybrid Sinergy Drive– ofrece una avanzada solución, que combina un motor térmico de gasolina con otro eléctrico. Le permite homologar un consumo medio realmente bajo, de 3,8 litros a los 100.

El motor, de 4 cilindros gasolina VVT-i, tiene 1,8 litros de cilindrada, y una potencia de 99 CV. Funciona bajo ciclo Atkinson -también denominado de 5 tiempos-, que le permite reducir el consumo y las emisiones, a costa de perder potencia máxima.

El eléctrico por su parte dispone de una potencia de 82 CV, alimentado por unas baterías de níquel e hidruro metálico, que tienen la capacidad de cargarse sin necesidad de enchufarlas a la red, gracias al motor térmico, a la energía cinética y a la energía recuperada de las frenadas.

Prueba: Toyota Auris HSD híbrido (diseño, habitáculo, mecánica) 5

Combinados, ambos motores ofrecen una potencia de 136 CV, que son llevados a las ruedas delanteras a través de una transmisión automática denominada e-CVT. Pese a su nombre, nada tiene que ver con un cambio de variador continuo convencional.

Su funcionamiento se basa en una serie de engranajes planetarios, donde se conectan los dos motores y un generador eléctrico. El sistema ofrece la posibilidad de usar sólo el motor térmico, sólo el eléctrico o ambos a la vez sin necesidad de embrague, y sin variar la posición de los engranajes.

El Auris HSD puede realizar trayectos cortos en modo eléctrico –unos 2 km dependiendo de la carga y de las necesidades de potencia-, si bien su modo habitual de funcionamiento utiliza el motor de gasolina de forma preferente, complementado por el eléctrico para las arrancadas desde parado y cuando el conductor requiere un extra de potencia.

En la segunda parte de la prueba analizaremos como se traduce toda esta tecnología en el manejo y comportamiento del Auris, sin olvidarnos del equipamiento, extras, y precio de venta.

Enlaces: segunda parte de la prueba: (equipamiento, comportamiento y conclusión)

Fotos: |Catt|

Si te interesa esta noticia...