Motor, competición y nuevos lanzamientos

Prueba: Volvo XC60 D4 FWD 181 CV (diseño, habitáculo, mecánica)

0

Incardinado en uno de los segmentos con más auge de los últimos años, y con sus equivalentes alemanes como principales competidores, el Volvo XC60 se postula como una de las alternativas más atractivas para todos aquellos amantes de la estética SUV que no quieren renunciar a la comodidad y comportamiento de una berlina tradicional.

La calidad de sus acabados, su seguridad y la estética diferenciadora son los principales valedores de este modelo que hace algo más de un año recibió un lavado de cara, junto al S60, para adecuarlo al nuevo lenguaje de diseño de la firma sueca, al mismo tiempo que actualizaba varias de sus motorizaciones.

Para esta prueba hemos contado con un modelo equipado con el motor diésel D4 de 181 CV, cambio automático y tracción al eje delantero, una opción a tener en cuenta si las cualidades off-road no son nuestra prioridad, pero que se muestra capaz de darnos alguna que otra alegría fuera del asfalto.

Diseño

Prueba: Volvo XC60 D4 FWD (diseño, habitáculo, mecánica) 4

Tras su lavado de cara, y hasta que Volvo decida incorporarle el novedoso diseño recientemente estrenado en el XC90 –que ha tenido una gran acogida, por cierto-, el diseño del XC60 se caracteriza por su sobriedad y elegancia, con líneas suaves y fluidas pero enfatizadas en zonas claves para dotarlo de ese toque deportivo que Volvo está dando a sus últimos modelos.

No obstante, para el cliente que desee una imagen aún más deportiva se encuentra disponible el acabado R-Design, que le da un toque más agresivo gracias a las modificaciones de carrocería en interiores y a unas llantas de aleación específicas de 18 pulgadas.

En el frontal, destacan sus ópticas redondeadas, ubicadas en lo alto de un paragolpes de gran tamaño, que integra una gran calandra con el logotipo de la marca. Las luces diurnas son de tipo LED, y están dispuestas de forma vertical bajo la iluminación principal. La parte baja está reservada para una entrada de aire de corte horizontal y una protección de bajos plateada que contrasta con el resto de la carrocería.

Prueba: Volvo XC60 D4 FWD (diseño, habitáculo, mecánica) 3

El capó traslada el diseño del frontal gracias a unas marcadas formas y ondulaciones, que lo atraviesan longitudinalmente hasta fundirse con el primero de los pilares, que cuenta con una inclinación bastante acusada.

En la vista lateral apreciamos como una suave nervadura da continuidad a la línea a través de la parte superior de las puertas, hasta llegar a la zona de los pilotos. Desde esta vista, las contundentes llantas de 18 pulgadas con neumáticos 235/60/R18 pueden parecer hasta pequeñas debido a los prominentes pasos de rueda.

Prueba: Volvo XC60 D4 FWD (diseño, habitáculo, mecánica) 2

La zaga tiene un ADN 100% Volvo, con los pilotos LED descendiendo desde la línea del techo a ambos lados de la luna posterior hasta que ensanchan para destacar su marcada línea de cintura. En esta versión se equipa una doble salida de escape situada a ambos lados de un difusor plateado.

Sus dimensiones son 4,64 metros de largo, 1,89 metros de ancho, 1,71 metros de alto, con una batalla de 2,77 metros. Es un centímetro más largo, tres más ancho y 23 más alto que la berlina S60, con la que comparte la distancia entre ejes.

Habitáculo

Prueba: Volvo XC60 D4 FWD (diseño, habitáculo, mecánica) 6

La calidad y esmero con la que está construido este coche se aprecia desde el mismo momento en que accedemos a su habitáculo y cerramos la puerta, que nos devuelve un sonido redondo que denota un ajuste perfecto. Los asientos tienen un diseño moderno y elegante, y en nuestra unidad tanto estos como la moqueta reciben un bonito color beige con el que hay que tener cuidado porque se ensucia con bastante facilidad. El salpicadero está construido con plásticos blandos y agradables al tacto.

Si miramos al frente nos encontramos con un volante en cuero bicolor y con inserciones metálicas con función de calefacción -251 euros-. El cuadro de instrumentos es totalmente digital y se puede personalizar con tres fondos diferentes según nuestros gustos. Las inserciones metálicas se extienden por las puertas, el pomo de la palanca de cambios y el borde de la ya tradicional consola flotante.

Prueba: Volvo XC60 D4 FWD (diseño, habitáculo, mecánica) 10

La pantalla que preside la consola muestra información sobre la radio, sistema multimedia, navegador y demás elementos del vehículo, desde donde se pueden configurar infinidad de parámetros. La pantalla tiene una  buena resolución, pero la ruleta desde donde se maneja –además de desde el volante multifunción- está por detrás del intuitivo manejo que ofrecen los sistemas equipados en las marcas Premium alemanas, aunque tras un pequeño periodo de adaptación conseguimos un manejo bastante rápido.

La postura de conducción es muy buena, ligeramente elevada con respecto a la que ofrece una berlina pero sin llegar a resultar incómodo. Tiene una buena visibilidad en todas las direcciones, algo a lo que ayudan los reposacabezas abatibles eléctricamente -188 euros- que los dejan enrasados con la altura del asiento posterior para mejorar la visibilidad por el retrovisor central cuando nadie ocupa esas plazas. La zona blanda del reposabrazos central queda demasiado retrasada y sin posibilidad de ajuste, por lo que no cumple su  función principal.

Prueba: Volvo XC60 D4 FWD (diseño, habitáculo, mecánica) 7

La segunda fila de asientos es perfectamente válida para acomodar a tres adultos, tanto en espacio para las rodillas –donde destaca- como para los hombros, aunque la plaza central hay sido diseñada pensando más bien en ser convertida en reposabrazos. Los asientos exteriores equipan un ingenioso sistema de elevación para acomodar a niños sin necesidad de acoplar un alza externa, de ese modo tanto los cinturones de seguridad como los reposacabezas son efectivos para ellos.

Prueba: Volvo XC60 D4 FWD (diseño, habitáculo, mecánica) 9

El maletero de nuestra unidad contaba con portón eléctrico -503 euros-, que daba paso a un espacio de 495 litros, inferior al de un Audi Q5 o un BMW X3, aunque superior al del Mercedes GLK. La disposición hace que el espacio sea muy aprovechable, y como opción -125 euros- se puede equipar una práctica bandeja divisoria con sistema sujetabolsas. Si prescindimos de la segunda fila de asientos conseguimos un espacio de carga de 1.455 litros y un suelo totalmente plano.

Mecánica

Prueba: Volvo XC60 D4 FWD (diseño, habitáculo, mecánica) 5

Bajo las siglas D4 que decoran la tapa del maletero se esconde un propulsor diésel de cuatro cilindros, dos litros y 181 CV de potencia, con un Par de 400 Nm entre 1750 y 2500 RPM. Este bloque de aluminio es exclusivo de la variante con tracción delantera, ya que el modelo de cuatro ruedas motrices sigue equipando el bloque de cinco cilindros con igual potencia y 20 Nm más de Par, que también se diferencia por montar una caja de cambios automática de seis velocidades.

En nuestro caso, la caja de cambios es la nueva de ocho relaciones, que ofrece un funcionamiento suave y preciso. También incluye llevas tras el volante para tomar el control del cambio, aunque con un número tan elevado de relaciones no es algo que resulte muy cómodo.

El ruido del motor es prácticamente inapreciable desde el interior, tanto por la baja sonoridad que produce como por un excelente aislamiento acústico del habitáculo, sobre todo combinado con las ventanillas laterales laminadas –forman parte del pack Security -1.383 euros- con el que contaba nuestra unidad de pruebas.

Prueba: Volvo XC60 D4 FWD (diseño, habitáculo, mecánica) 8

En el aspecto prestacional, acelera de 0 a 100 en 8,5 segundos y alcanza una velocidad máxima de 210 km/h, todo ello homologando un consumo de combustible mixto de tan solo 4,7 litros a los 100 km. Estas cifras, propias de una berlina, no hacen sino poner de manifiesto la eficiencia de los nuevos propulsores de Volvo, cuyo comportamiento analizaremos en profundidad mañana en la segunda parte de la prueba.

La dirección, de asistencia electrohidráulica, tiene un tacto preciso que aporta una gran sensación de seguridad, donde también influye el sistema de suspensión independiente en ambos ejes y el equipo de frenado con cuatro discos ventilados. Como opción -1.257 euros- se puede equipar el chasis activo “Four-C” que permite al conductor modificar distintos parámetros del coche como el motor, la dirección o el sistema de tracción para adecuarlo a nuestras necesidades. Los modos de conducción disponibles con este sistema son COMFORT, SPORT y ADVANCED y se manejan desde una botonera situada junto a la palanca de cambios.

Prueba: Volvo XC60 D4 FWD (diseño, habitáculo, mecánica) 11

Enlace: segunda parte de la prueba (equipamiento, comportamiento, conclusión)

Si te interesa esta noticia...