Motor, competición y nuevos lanzamientos

¿A qué se debe el frontal del Lexus NX en USA?

0

Si has seguido de cerca el lanzamiento del Lexus NX, posiblemente, haya un detalle que te haya llamado la atención sobre todos los demás: sí, su frontal no es el mismo para todos los mercados. Y en esta ocasión, no es algo que atienda a cuestiones sociales o gustos europeos. Más bien todo lo contrario: atiende principalmente a un aspecto de homologación que beneficia directamente a Lexus.

Como podrás observar, la principal diferencia reside en su paragolpes delantero y el diseño de los faros antiniebla. En la versión destinada al mercado americano, presenta una posición mucho más elevada, al prescindir del lip en la parte inferior y haber sido rediseñado. Dando, como resultado, un mayor ángulo de ataque, aunque un diseño que particularmente nos resulta mucho menos atractivo, debido al todavía mayor protagonismo que obtiene la parrilla, especialmente si miramos el coche de perfil. Este mayor ángulo de ataque es el que le permite obtener la homologación como camioneta ligera, en lugar de turismo convencional.

¿Y en qué le beneficia exactamente a Lexus?

Te preguntarás. Al estar homologado como camioneta ligera, los requisitos en materia de consumo y emisiones son más laxos respecto a los requisitos exigidos para un turismo convencional. Esto le permite a Toyota reducir el impacto general sobre el CAFE (Corporate Average Fuel Economy) en Norteamérica -hay que tener en cuenta que todas las marcas del grupo están unificadas en una entidad-, permitiendo así que sean multados.

Así que en resumidas cuentas, podríamos decir que en Lexus/Toyota han estado lo suficientemente avispados para velar por sus propios intereses como fabricante aún a costa de perjudicar claramente al consumidor norteamericano con un diseño de aspecto más dudoso, sin dejar de cumplir en todo momento la legislación vigente allí existente, ya que aunque somos conocedores a la perfección de que se trata de un crossover y no de una camioneta ligera, legalmente allí ya está homologado como tal. Ya lo dice el refrán: hecha la ley, hecha la trampa.

Relacionado