Motor, competición y nuevos lanzamientos

Toyota le pone fecha al motor de combustión: En 2050 estará muerto y enterrado

0

No creemos que a estas alturas te vayamos a desvelar ningún secreto ni a romperte esquemas si te decimos que los motores de combustión interna están condenados a desaparecer: la lucha por el cambio climático, los fabricantes apostando cada vez más decididamente por el coche eléctrico y los primeros gobiernos prohibiendo la comercialización de vehículos de combustión interna en no muchos años.

Y… ¿qué opinan los fabricantes de todo esto? Pues evidentemente, con el cerco anterior, es algo que ya tienen asumido. Aunque no podemos obviar el enorme beneficio que le han logrado sacar una tecnología evolucionada sobre una base que supera ampliamente los 100 años.

Algunos como Toyota, a través del jefe de la división de I+D e ingeniería, Seigo Kuzumaki, en una entrevista reciente a Autocar ya esboza un año 2050 con el motor de combustión interna muerto. El objetivo es reducir las emisiones de CO2 un 90% para ese año en comparación con el año 2010, y eso pasa ineludiblemente por suprimir el motor de combustión interna de su gama, aunque de forma total, puesto que aún se producirá de forma marginal para complementar a motorizaciones híbridas o híbridas enchufables.

En el roadmap de Toyota hay un vehículo 100% eléctrico cuya fecha de desembarco es el año 2020, que llegará con baterías tradicionales y una autonomía que oscilará los 300 kilómetros, si bien, se espera que poco después, puedan introducir su tecnología de baterías de estado sólido (de las que cuentan con más patentes que ninguna otra compañía) y que permitirán incrementar considerablemente la autonomía de sus vehículos eléctricos a costa de una capacidad de almacenamiento de energía muy superior a las baterías actuales además de contar con carga rápida, siendo posible cargarla en menos de una hora.

Toyota tiene una posición privilegiada en el mercado global de vehículos electrificados, con un 43% de la cuota lograda gracias a sus híbridos y PHEV que acumulan 11 millones de unidades, sin embargo, todavía le falta un coche puramente eléctrico como el que sí que tiene Nissan (el Leaf, para más señas) con el que ha logrado colocar 50.000 unidades anuales y catapultarlo al eléctrico más vendido del mundo. ¿Lograrán arrebatarle la posición cuando lancen su vehículo 100% eléctrico?

Si te interesa esta noticia...