Motor, competición y nuevos lanzamientos

Toyota Verso: Próximamente con un 1.6 D-4D de origen BMW

1

Como parte del acuerdo suscrito entre Toyota y BMW en el año 2011 para el intercambio de propulsores diésel por parte de BMW a Toyota (concretamente, los 1.6 y 2.0), a cambio de que Toyota suministrara tecnología híbrida y know-how a la firma bávara. Una estrategia que no gustó en términos generales entre los usuarios de Toyota, puesto que BMW no ha hilado muy fino con ciertos propulsores diésel (hola N47, por mencionar uno de hornada reciente), aunque tampoco se libran en generaciones anteriores.

Así pues, este acuerdo por fin se ha materializado en el mercado. ¿Cómo? Con la introducción del 1.6 D-4D de 112 CV en el Verso, de origen BMW, que es el mismo que la firma bávara emplea en modelos como el BMW 114d y Mini Cooper D.

Beneficios fiscales en España

¿Cuáles son las peculiaridades de éste propulsor? Pues, básicamente, las emisiones, de 119 g/km. Esto implica que, por ejemplo, en España esté exento del pago del impuesto de matriculación, cosa que no ocurría con el 2 litros, ya que sus emisiones eran de 129 g/km y fiscalmente estaba obligado a pagarlo. No sabemos, por el momento, su consumo homologado o prestaciones en el Verso.

El hecho de existir además un abanico de modelos similares con propulsores de cilindrada inferior, hace también atractiva su introducción en el modelo, de cara a buscar una mayor cuota de mercado, en una época en la que cada vez se apuesta más por el downsizing en general.

A priori, se iniciará su comercialización en Febrero del próximo año en los principales mercados europeos.

Vía: WCF

Si te interesa esta noticia...