Motor, competición y nuevos lanzamientos

A la venta el Porsche 917 de Jo Siffert y Stive McQueen

0

Seguramente si hay un vehículo en la historia de Porsche famoso a nivel mundial debe ser el modelo que ves en pantalla, un legendario Porsche 917 que si bien originalmente no ganó ninguna prueba oficial, es de sobra conocido por todos gracias a ser protagonista en la película Le Mans, film que se llevó a los cines en 1971 en el que Steve McQueen hacía de piloto vendedor de la famosa carrera de resistencia gala.

Tocando un poco la historia del vehículo, concretamente el Porsche 917 con número de chasis 917-024 es el que se llevará a subasta, un vehículo que en su momento tuvo el honor de ser el primer Porsche 917 en participar en una carrera oficial con nada menos que Jo Siffert a sus mandos en Spa Francorchamps en 1969, una carrera donde el mítico piloto suizo debía plantar cara con este novedoso Porsche a unos insaciables Ferrari 312P y Ford GT40.

A subasta posiblemente el Porsche más famoso del planeta

 

Lamentablemente en esta carrera las sensaciones de Jo Siffert a los mandos del nuevo Porsche 917 no fueron todo lo buenas que hubiesen deseado en la compañía alemana algo que finalmente se tradujo en una petición por parte de Siffert para volver a pilotar el Porsche 908, al parecer y durante la prueba le pareció un prototipo demasiado inestable. Curiosamente en las 24 Horas de Le Mans de 1970 el Porsche 917 hizo el mejor tiempo durante los entrenamientos, algo que hizo recapacitar al piloto suizo que finalmente decidió hacerse con una unidad.

La última vez que se pudo ver el vehículo en movimiento, a parte de en la película protagonizada por el Porsche 917 y Steve McQueen, fue en el funeral del propio Jo Siffert donde el Porsche 917 circuló justo delante del coche fúnebre, a partir de ahí se perdió la pista del prototipo alemán hasta 2001, fecha en la que se encontró en un garaje prácticamente abandonado a las afueras de París. El nuevo propietario del legendario Porsche decidió restaurarlo para, quizá y debido a la crisis, tener que subastarlo en la próxima celebración del Concuso de Elegancia de Pebble Beach.

Relacionado