Motor, competición y nuevos lanzamientos

Vídeo: así rueda el BMW Z5 en el ‘Ring

0

El BMW Z5 será la “alternativa” que los bávaros continúan desarrollando a la par que el nuevo Toyota Supra continúa en el banco de trabajo de la marca nipona. Ya hemos hablado en muchas ocasiones acerca de este proyecto en conjunto, y de las ideas que ambas marcas tienen respecto sus apuestas por ambos conceptos. Pero no podemos negar que el Supra se está llevando el protagonismo, aunque… obviamente, esto no quiere decir que el Z5 no vaya a ser brutal, porque lo va a ser, y de qué manera.

Posicionado como sucesor directo del Z4, BMW hará uso por primera vez del término Z5 para dar vida a un concepto nuevo en la marca bávara e ir más allá de lo que han conseguido con las dos generaciones del Z4. Tras una caída en ventas notable por parte de éste último, en BMW van a apostar por renovar el concepto y cambiar el nicho de mercado donde se asienta el alemán, de la misma guisa que ocurrió con el Z3.

En cuanto a mercado, el BMW Z5 competirá frente a frente con, entre otros, el Porsche 718 (tanto Boxster como Cayman), con el Audi TT en ambas guisas coupé y descapotable y por supuesto, con el Mercedes SLC, que debutará casi a la par con el Z5. Es interesante recalcar que como habrás deducido, el Z5 se ofrecerá tanto como coupé de techo rígido como roadster con techo eléctrico de lona. Motores de cuatro y seis cilindros, una variante M Performance al completo y tracción total xDrive como opción para dar vida a un coupé-roadster que dará luz en BMW y brillará de una forma muy diferente a lo que lo ha hecho el Z4 en estas últimas décadas.

Relacionado