Volkswagen teme ser la nueva Nokia: Renuncia a la pila de hidrógeno… de momento

0

«Torres más altas han caído». Nokia es el claro ejemplo de ello, una compañía de telecomunicaciones que dominaba el mundo de las telecomunicaciones móviles con mano de hierro (mil millones de clientes, nada menos) y cuya irrupción del iPhone revolucionando el concepto de teléfono móvil, unido a una serie de desafortunadas decisiones en materia de software, le llevaron a desplazarse a la más absoluta marginalidad, para después acabar cayendo en manos de Microsoft y finalmente, tras continuar cayendo en manos de esta, acabar finalmente en manos de HMD Global comercializando terminales Android.

Y ahora es Volkswagen, quien ha expresado a través de su CEO (Herbert Diess) que están de camino a convertirse en el próximo Nokia. En la industria del automóvil está sucediendo ahora una gran revolución como la que ya sucediese años atrás en el mundo de los teléfonos móviles con la irrupción de los smartphones.

Por ello se han propuesto un ambicioso objetivo de venta de 22 millones de vehículos eléctricos para el año 2028 y un total de 70 modelos eléctricos. El problema es que Diess cree que «este plan no va lo suficiente rápido», por ello, como considera que las pilas de combustible de hidrógeno no serán tan competitivas como las baterías en la próxima década, los fondos destinados al desarrollo del hidrógeno irán destinados a programas de desarrollo de baterías.

Asegura, además, que la compañía debe reducir los costes y la complejidad a la par que aumentar la productividad a fin de «evitar que se convierta en otra Nokia«.

Esto vuelve nuevamente a poner de manifiesto el interés de la compañía en centrar todos una gran parte de sus recursos en la tecnología de baterías para poder seguir dominando el mercado aún pese a que con este cambio tecnológico, puedan entrar nuevos actores en el tablero y seguramente que otros tantos acaben por el camino fusionados o vendidos a terceros.

Si te interesa esta noticia...