Motor, competición y nuevos lanzamientos

El BMW Serie 8 debutará en 2018, y el Serie 6 tendrá que renovarse o morir

0

Durante este último trimestre estamos hablando largo y tendido acerca de la puesta en escena del BMW Serie 8 como tal. No es ningún secreto que la marca bávara lleva años planteando la vuelta del mítico coupé alemán, y es ahora cuando más forma toma este proyecto. Porque más allá del portentoso dos puertas que los de Múnich presentaron a principios de los noventa, el concepto de hoy día será un poco diferente, pero la esencia será la misma. Un coupé de aproximadamente cinco metros que estará a la altura del Mercedes Clase S Coupé y Bentley Continental GT entre otros, y que de una manera u otra, pulverizará la idea del Serie 6 Coupé actual.

Es una realidad que para ver en la cadena de montaje al Serie 8, el Serie 6 como tal deberá desaparecer, y así será. Con el fin de ciclo previsto para finales de 2017, el Serie 6 cesará su vida útil después de dos generaciones y en BMW están dilucidando si finalizar la producción de manera definitiva, o de lo contrario cambiar el concepto y orientarlo a un mercado diferente. Todo indica que será la segunda opción, apuntando principalmente al mercado del Audi TT, Jaguar F-Type Coupé… es decir, un concepto menos gran turismo, más deportivo, y de reducidas dimensiones y más capacidades dinámicas.

2016-bmw-6-series-016

¿El motivo principal? Dejar todo el hueco posible al BMW Serie 8, que será más premium y grande que el Serie 6 actual, y estará enfocado a un público de mayor poder adquisitivo. Tanto es así que la variante M Performance está perfectamente confirmada, dejando entrever que portará un nuevo V8 Twin Turbo de 4.0 litros con 600 caballos de potencia y sin cerrar la puerta a una versión de doce cilindros, con el objetivo de competir en el mercado más premium donde, entre otros, está presente el Mercedes AMG S 65.

Relacionado