Motor, competición y nuevos lanzamientos

¿Cómo hacer un helicoil? arreglar una rosca pasada, paso por paso

1

Si acostumbras a cacharrear con mecánica regularmente, casi con toda probabilidad, en alguna ocasión se te haya pasado una rosca (porque no se hayan tomado precauciones a la hora de introducir o extraer los tornillos, porque hayamos realizado más fuerza de la que soporta…). ¿Qué quiere decir esto? que los hilos donde roscamos el tornillo, están deshechos y por tanto, por más que queramos, no vamos a poder roscarlo. Aquí, en MotorAdictos, ya realizamos un listado de consejos útiles para prolongar la vida de los tornillos y las roscas.

También puede darse un caso a veces muy típico: que se nos parta un espárrago o un tornillo justo a ras de entrada, y no tengamos posibilidad de sacarlo, salvo metiendo un taladro y haciendo la rosca.

Ahí es cuando tenemos dos opciones: pasar un macho de tamaño superior, para rehacer la rosca aprovechando el material, pero con la contrapartida de que no nos servirá el tornillo de serie que habíamos estado empleando ahí, al ser ahora un paso más grande, y además, si hay más tornillos alrededor, no quedará homogéneo, por lo que bajo mi punto de vista, si queremos hacer un trabajo limpio, sería más razonable hacer un helicoil.

¿Qué es un helicoil? Un helicoil nos permite reparar una rosca estropeada, restaurándola al mismo paso y medida, para que así podamos continuar empleando el mismo tornillo o espárrago que empleábamos (suponiendo que no se hayan dañado también los hilos de rosca en el propio tornillo por culpa del mal estado de la rosca donde roscábamos, que en ese caso, nos tocará comprar un tornillo nuevo, para que así cuando hagamos el helicoil, no volvamos a dañar ambas roscas).

Esta tarea nos la pueden hacer en una rectificadora de motores, pero francamente, con paciencia y maña, es algo que podemos hacer nosotros a un precio muy inferior, porque por experiencia propia puedo decir que no es nada barato que lo hagan en una rectificadora. Estamos hablando, de que en tiendas online, podemos adquirir algunos kits como los de marca Draper, que nos incluyen todo el material necesario (a excepción del taladro) para poder hacer el helicoil con la longitud y paso que nosotros queramos, a un precio notablemente más barato de lo que nos costaría hacerlo en una rectificadora.

¿Qué materiales nos incluye exactamente un kit de los múltiples que hay? es sencillo: las roscas, el macho, la broca para el taladro y finalmente, un util para introducir la broca dentro del agujero.

Paso 1: Taladrar la rosca

En primer lugar, con la broca que nos incluye el kit, la insertaremos en el taladro, y el taladro dentro del agujero, a fin de poder eliminar los restos de rosca anterior del agujero. Muy importante: el taladro debe estar completamente recto, de lo contrario, podremos hacer un estropicio interesante.

Paso 2: Pasar el macho

macho-carter

Posteriormente, roscamos con el macho adjunto en el kit hasta llegar al final donde asentará la rosca que insertemos. Aquí hay gente que rosca dando vueltas sin más, y otros que aseguran que para que quede mejor, es aconsejable cada vuelta entera, retroceder media y así sucesivamente. Francamente, no sé si habrá una diferencia razonable, pero por si acaso yo siempre he usado este último método y no he tenido mayores problemas.

También hay gente que acostumbra a untar un poco de grasa en el macho para facilitar su introducción en el agujero.

Paso 3: Insertar la rosca con el util

44092etc

En primer lugar, soplamos en el agujero e intentamos limpiar un poco las virutas para que quede limpio.

Ahora cogemos la rosca. Si te fijas, en el útil lleva una muesca en medio, y la rosca, lleva un hilo acabado en punta que lo atraviesa en medio (también conocido como punta de arrastre). Bien, debemos colocar el útil por debajo de la rosca, de forma que se quede sostenido a través del hilo que sobresale.

Posteriormente, lo introducimos en el agujero y poco a poco roscamos. Es importante que lo hagamos con cuidado y delicadeza, hasta que lleguemos al final del recorrido o hasta que nosotros consideremos.

Una vez listo, toca eliminar la punta que sobresale para culminar la faena. Yo personalmente, el método que he usado siempre es al acabar, darle un golpe seco al útil con la mano y la punta se ha cortado, quedando perfecto. Hay otros que prefieren hacerlo con unos alicates de punta fina, cogiendo la punta y retorciéndola hasta que parte. Cuestión de gustos, como siempre.

Paso 4: ¡Listo!

Ya tenemos todo listo, podemos introducir el tornillo que anteriormente estaba en ese mismo agujero y comprobar como aprieta correctamente y el trabajo está correctamente realizado.

Como ves, es una operación relativamente sencilla, y que realizándotela tú mismo, puede suponerte un ahorro considerable. Siento no haber podido documentar el proceso con fotos, aunque estaré encantado de resolver todas las dudas que puedas tener en los comentarios.

Si te interesa esta noticia...