¿Qué desastres naturales cubre nuestro seguro de coche?

0

Aunque en España no tengamos tanta exposición a ciertos fenómenos naturales mucho más habituales en ciertas partes del mundo, sí que hay otros que son insalvables y que pueden dejar nuestro coche en el peor de los casos directo para el desguace. Por ello, pueda ser ese nuestro caso u otro en el que el coche sea reparable, nos conviene conocer hasta dónde nos cubre nuestro seguros de coche para saber si podemos contar con el respaldo de él.

A grandes rasgos, la mayoría de seguros no cubre desastres naturales, sin embargo, en caso de contar con cobertura de daños propios (es decir, un todo riesgo o una cláusula específica en nuestro seguro) podremos estar cubiertos por el Consorcio de Compensación de Seguros (CCS) que se hará cargo de maremotos, erupciones volcánicas, terremotos, inundaciones, tornados, entre otros.

Eso sí, en este caso concreto, el Consorcio de Compensación de Seguros no cubre incidentes mucho más habituales como los daños producidos por el granizo o lluvia directa sobre el coche, caída accidental de un árbol sobre el coche -en este caso deberá hacerse caso el dueño del terreno en el que está- así como el peso de la nieve sobre la chapa o vientos inferiores a 120 km/h.

Podría suceder, al igual que ocurre en las compañías de seguros, que en caso de que el coste de la reparación sea superior al valor venal de nuestro vehículo, nuestro coche sea declarado siniestro total por parte del consorcio y nos abonen el valor venal del vehículo. Por otra parte, si nos sucede fuera de España, el Consorcio únicamente se hará cargo su la residencia del tomador del seguro está en España.

Otros aspectos también a tener en cuenta son que deberemos comunicar el siniestro lo antes posible al Consorcio, siempre teniendo en cuenta que estamos al corriente del pago de nuestro seguro y que cumplimos los requisitos anteriores. La cantidad con la que nos indemnice el consorcio debería ser la misma que la que venga establecida en la póliza de nuestro seguro privado, incluyendo también gastos de salvamento sanitarios o grúa si han sido necesarios.

Por otra parte, en caso de que haya una muerte o daños físicos, los beneficiarios tendrán derecho a la indemnización del Consorcio sólo si en el seguro del coche está contratada la cobertura de seguro de conductor. En caso de que dispongamos de seguro de vida o accidentes, lleva aparejada también la obligación del consorcio de indemnizar a los beneficiarios por daños personales.

Evidentemente, ante todo, hay que tener sentido común: estar siempre pendientes de la previsión meteorológica y en caso de que se anuncien lluvias torrenciales, evitar mover el coche y que esté estacionado en sitios potencialmente vulnerables (en la calle o por ejemplo garajes que ya tengan un historial sobradamente conocido de inundaciones donde el riesgo de exposición sea elevado). Aunque evidentemente esto no nos librará por completo, sí que puede reducir las posibilidades.

Si te interesa esta noticia...

Update CMP