Motor, competición y nuevos lanzamientos

El sucesor del Lexus LF-A ya está en marcha y podría tener motor BMW

1

El Lexus LF-A siempre ha sido un auténtico reto para Toyota y la filial de lujo de la misma, Lexus. Han pasado diez años desde que la marca japonesa comenzase a presentar los primeros prototipos que anticiparían la versión definitiva que tenemos en pantalla y que llegó en 2010, y a estas alturas es obvio que podemos hablar sin temor alguno a una sucesión digna. Un sucesor del LF-A que se posicionará en un nivel muy superior y que encadenará todo lo mejorable del actual LF-A para dar a cambio un deportivo de muy alto calibre, con mucha mayor repercusión y éxito que el conseguido por el japonés en primera instancia.

No es ningún secreto que el LF-A como tal dejó que desear de una manera o de otra, no por el coche en sí sino por la competencia tan radical con la que se enfrentó desde que arrancó la producción a principios de década. La decisión que tomó Lexus de utilizar el V10 de la marca y totalmente atmosférico no fue suficiente para estar a la altura de los principales rivales japoneses (Nissan GT-R) y por supuesto, europeos y norteamericanos. Con el sucesor del LF-A, Lexus enmendará este error y las informaciones que llegan hablan muy claro: el motor será BMW, y mucho más pequeño de lo que el diez cilindros alemán es… 

Motor BMW de 6 cilindros en línea e híbrido, fruto del acuerdo de colaboración

Que BMW y Toyota hayan firmado un acuerdo de colaboración en el cual cada marca desarrollará un deportivo tomando como base un mismo chasis no es nuevo, de hecho, nos remontamos meses atrás para recordar dicha firma. Si bien en principio este acuerdo favorecerá el desarrollo del nuevo Supra, el cual contará también con motor BMW, en Lexus dará vida a un proyecto de mayor envergadura y que a diferencia del coupé japonés ya mencionado, combinará el seis cilindros en línea alemán con un kit de propulsión híbrido. Y esto, ya empieza a encajar más…

…porque suena mucho más efectivo que comercializar el Supra como un híbrido, lo cual es hipotético. En el caso del Lexus, un 3.0 litros combinado con dos motores eléctricos dará como resultado tracción total permanente y una potencia que se situará en aproximadamente 700 o 750 caballos. A la altura de deportivos de alto calibre como el Lamborghini Aventador 750-4 SV, Ferrari F12 Berlinetta… no llegará al nivel del McLaren P1 o Porsche 918 Spyder, pero con razones de peso: más cuota de ventas, no tanta exclusividad y mayor accesibilidad.

Relacionado
  • Ernesto

    ¡Que horror! ¿Un Lexus con motor BMW?. Sres., por mucho acuerdo de colaboración que tengan¿cómo es que TOYOTA va a tragar con semejante barbaridad? La competencia estará frotándose las manos.
    Ya no se acuerdan de los problemas que dió el motor BMW en los Verso.