Los Klimaschweine atacan de nuevo

0

Y es que aún no tenemos claro quiénes son los cerdos climáticos, pero parece que Greenpeace quiere seguir haciéndose notar. Continuando con su primera odisea en la fábrica de Porsche en Stuttgart -donde por cierto, quedaron bastante humillados por los carteles de ciertos personajes-, ahora se llevan a sus cerditos de varias toneladas al salón de Frankfurt, el IAA.

No hace falta describir mucho el evento, los chicos de Greenpeace pintaron un BMW Serie 7, un Volkswagen Touareg y un Audi A6 Avant de rosa y les colocaron nariz y orejas de cerdo, muy apropiado.

Ahora bien, lo que nos preguntamos es cuánto dinero se habrán dejado en estos tres cochecillos sólo por hacerse notar, que por otro lado podrían haber destinado la cantidad de dinero y combustible quemado en proyectos importantes, aunque en esos no hay tanta publicidad mediática, una lástima.

Vía: Motorpasión -> Jalopnik

Si te interesa esta noticia...