Motor, competición y nuevos lanzamientos

El próximo Dodge Challenger será mucho más ligero y de “esqueleto” italiano

1

Resulta increíble echar la vista atrás y darse cuenta de que el “nuevo” Dodge Challenger lleva ya en el mercado prácticamente una década completa. Casi diez años desde que la marca norteamericana hiciese oficial el resurgir de uno de los Muscle Car más icónicos de Norteamérica, y con un éxito que a lo largo de los años, ha ido de menos a más. Ahora, mirando hacia adelante, es hora de ir pensando en el sucesor del mismo…

…que, curiosamente, no llegará tan pronto como inicialmente estaba previsto. Porque si bien es cierto que el nuevo Dodge Challenger se esperaba para 2018, finalmente no llegará hasta 2020. ¿Por qué? Es interesante esta pregunta, ya que el chasis como aquel que dice ya está hecho, pero es importante recalcar que en Dodge quieren exprimir todo lo posible la actual generación, ya que se esperan grandes cambios de cara al sucesor del Challenger, que tendrá chasis italiano y con un sello ya conocido: la plataforma Giorgio será la que dará vida al Challenger, y esto, no son más que buenas, muy buenas noticias.

La plataforma Giorgio apoyará una reducción de peso superior a los 280 kilos, una cifra apabullante si tenemos en cuenta que de por sí el Challenger es rápido, y que combinado con una mejora en los propulsores, podría situar al Challenger como un rival muchisimo más fuerte de lo que es ahora, de cara a competir con el Ford Mustang y el Chevrolet Camaro.

Dodge y FCA apostarán por una plataforma Giorgio modificada para aceptar unas dimensiones mayores que las del Giulia, al menos en cuanto a distancia entre ejes y longitud total. Suficiente para aceptar una potencia tope de 800 caballos en el futuro SRT Hellcat.
2015 Dodge Challenger 392 HEMI® Scat Pack Shaker

Relacionado
  • Ernesto

    Que mantenga esa línea inconfundible, como lo ha logrado el Mustang.