Motor, competición y nuevos lanzamientos

Prueba BMW X5 xDrive40d 306 caballos (parte 1)

1

Hace unas cuantas semanas tuvimos la oportunidad de probar uno de los grandes SUV del mercado, imponente y de estética más que atractiva como es el Jeep Grand Cherokee (parte 1, parte 2). Debido a esto nos surgió una gran curiosidad por ver qué tenían o más bien podían ofrecer parte de sus rivales. Gracias a esto y a BMW hoy podemos estamos ante la primera parte de la prueba de uno de los SUV más famosos del mercado.

Antes de continuar y empezar a analizar lo que puede ofrecer el modelo que ves en pantalla he de comentarte que si por algo destaca no es solo por su atractiva carrocería o por incorporar el paquete deportivo M, sino por un su enorme seis cilindros en línea diesel capaz de ofrecer una potencia máxima situada sobre los 306 caballos

Estética

Estéticamente a día de hoy todos conocemos las peculiaridades del BMW X5, sobre todo si tenemos en cuenta que, salvo por los recientes cambios estéticos sufridos para hacerlo más moderno y atractivo ya que, a falta de un cambio generacional profundo, el modelo prácticamente llega en el mercado desde 2008.

Aun así, un vehículo tan voluminoso como el que ves en pantalla pintado en plomo y con el paquete deportivo M hay que reconocer que es aún más llamativo, toda una declaración de intenciones. Reconocer que no a todos los vehículos de estas características les sienta bien el color plomo, de ahí que la gran mayoría apueste por los siempre elegantes colores oscuros

Si nos detenemos un momento y damos nuestra vuelta de rigor frente al vehículo que ve en pantalla encontraremos unas defensas delanteras mucho mayores y de aspecto más deportivo gracias, por ejemplo a entradas de aire de mayor tamaño y mucho más definidas que se unen a unos sutiles aletines laterales.

Por encima de este paragolpes encontramos unos enormes riñones, típicos de BMW flanqueados por unos enormes faros con luces LED circulares blancas incorporadas, algo que poco a poco se ha ido convirtiendo en seña de identidad de la nueva generación de modelo creados por BMW.

Cuando llegamos a la trasera nos espera un enorme portón trasero flanqueado por unos inmensos faros, spoiler de techo así como una doble salida de escape perfectamente integrada en el nuevo paragolpes de aspecto más deportivo que, sin lugar a dudas ayuda a mejorar el aspecto deportivo de este enorme vehículo.

Como detalle, destacar las nuevas llantas de aleación de 19 pulgadas, faros con tecnología bi-xenón o la instalación de cinco cámaras perfectamente ocultas pero destinadas a ayudar en nuestras maniobras, sobre todo cuando estamos intentando estacionar un vehículo de estas dimensiones.

La trasera, como es lógico facilita enormemente los aparcamientos, cuando conduces a esa altura puede ser algo muy complicado ya que pierdes de vista el frontal del coche trasero y no sabes lo cerca que estás de él. Después tenemos dos cámaras situadas en el frontal, a ambos lados del mismo destinadas a ayudar sobre todo en situaciones y cruces donde no podemos ver nada a no ser que saques literalmente medio coche del cruce mientras que las últimas dos cámaras están situadas bajo los espejos laterales también sirven de ayuda para aparcar, ves perfectamente los bordes de la carretera y sobre todo cuando circulamos por caminos y rotos y demás ya que puedes ver zanjas, badenes, por donde pasan las ruedas…

Interior

Tras este pequeño repaso al exterior de un vehículo como el que hoy nos reúne pasamos a, llave en mano, ver qué puede ofrecer un vehículo de esta gama. Las expectativas son elevadas, no en vano el modelo está catalogado como uno de los SUV más elegantes, prestacionales y famosos del mercado.

En cuanto entramos y nos sentamos en su interior lo primero que nos llama la atención es precisamente la sobriedad del mismo. Líneas muy rectas y formales, materiales de muy buena calidad y, a diferencia del Jeep Grand Cherokee (parte 1, parte 2) acabados simplemente perfectos, a la altura de un vehículo de esta categoría y precio.

Por otro lado, una vez nos sentamos al volante del vehículo lo primero que nos damos cuenta es que es realmente sencillo encontrar una postura de conducción adecuada y perfecta gracias a la enorme cantidad de ajustes de sus cómodos asientos deportivos, de serie si equipamos el paquete deportivo M, y a un volante ajustable en altura y profundidad.

La instrumentación es sencilla, muy fácil de leer y sobre todo muy completa, algo que es de agradecer ya que, en ocasiones, mientras de adaptas y no a la misma se te ha pasado el tiempo de prueba. Seguramente con un vehículo como este no te pasará ya que, si por algo destaca es por la eficiente localización de sus botones y su simplicidad.

Si nos fijamos en la consola central lo primero que nos llamará la atención es la enorme pantalla del navegador, sistema donde a su vez se muestra la grabación de las distintas cámaras pudiendo dividir la imagen entre varias cámaras, varias cámaras y el navegador… Bajo esto encontramos dos enormes aireadores, el climatizador bizona, sistema de audi y controles para el sistema de aparcamiento, esp y demás.

En el túnel central encontramos en primer lugar un hueco donde poder dejar cartera, móvil o lo que surja, selector del cambio automático y apoyabrazos. Algo que seguro te llamará también la atención es el enorme espacio para las dos plazas delanteras y traseras. En estas últimas podrán viajar sin problema alguno tres adultos cómodamente. Curiosamente y al contrario de lo que puedas imaginar el vehículo en su plaza central es muy cómodo y amplio.

Ahora bien, como opción, nuestra unidad de pruebas no contaba con este tipo de plazas, puedes pedir tu X5 con siete plazas. Lamentablemente las dos plazas traseras extra se localizan ocultas en el maletero, esto se traduce en, si tienes que utilizarlas perderás la práctica totalidad de espacio en el mismo. Como curiosidad, estas plazas cuentan con climatización regulable para ellas. El espacio no es suficiente para un adulto de tamaño normal, tan sólo optimas para niños.

Finalmente si hablamos de espacio, tenemos que mencionar los enormes 620 litros de espacio en el maletero con el que cuenta este precioso BMW. Quizás no sea un hueco mucho más alto que profundo por lo que quizás debas apilar las cosas. Destacar la posibilidad de contar con una red porta objetos con la que conseguir que tus bultos no se muevan por ningún sitio.

Enlaces: Prueba BMW X5 xDrive40d 306 caballos (parte 2)
Fotos: SMJ

Relacionado