Motor, competición y nuevos lanzamientos

Prueba BMW X5 xDrive40d 306 caballos (parte 2)

0

Una vez más llegamos a la segunda parte de una prueba bastante curiosa, sobre todo si tenemos en cuenta que BMW con el X5 lo que ha conseguido es básicamente un referente en el que todo SUV Premium más tarde o más temprano va a ser comparado tanto por sus cualidades estéticas, detalles interiores o por su dinámica y prestaciones

Debido a esto y sin más dilación creo que lo mejor será precisamente el arrancar nuestro BMW X5 xDrive40d y ver de qué es capaz su enorme V6 de 3.0 litros capaz de ofrecer una potencia máxima de nada menos que 306 caballos tras pasar por todo tipo de pruebas y terrenos. ¿Nos acompañas? Si te perdiste la primera parte puedes hacer click aquí.

Mecánica y Comportamiento

Antes de empezar a hablar de lo que es capaz y no un vehículo como el BMW X5 xDrive40d que hemos probado tenemos que hablar de su mecánica. Concretamente estamos ante la versión 40d, versión que, durante los días de la prueba, muchos fueron los que catalogaron de montar un 4.000 cc diesel. Nada más lejos de la realidad, es simplemente una forma de diferenciar a esta versión del resto de la gama ya que el modelo sigue equipando un seis cilindros en línea de 3.0 litros.

Como diferencia respecto a la versión 30d de 245 caballos la más simple y clara es la de la potencia, ya que el modelo que ves en pantalla homologa nada menos que 306 caballos con un par máximo situado sobre los 600 Nm disponibles desde los 1.500 rpm y que empujarán brutalmente tu espalda contra el asiento hasta las 5.000 rpm. Sin lugar a dudas una experiencia digna de ser vivida, sobre todo cuando a este enorme par máximo el bloque ofrece toda su potencias, es decir, más o menos un poco antes de las 4.000 vueltas donde los 600 Nm se unen junto a los 306 caballos…

Por otro lado, es digno de mención el perfecto comportamiento del cambio automático de ocho velocidades. Quizás lo más curioso de este cambio es precisamente el selector del mismo, una palanca que solo monta BMW y que llama muchísimo la atención. Aunque parezca compleja he de decir a su favor que, una vez te acostumbras a usarla es muchísimo más rápida en su funcionamiento que las de la competencia, con dos toques el modelo circula hacia delante, atrás…

A parte de todo esto y, como se puede ver en las fotos, el cambio a su vez dispone de un modo Sport en el que no solo el vehículo se muestra mucho más contundente, sobre todo en sus reacciones. Como es lógico al seleccionar el modo Sport el vehículo cambia su configuración y, en vez de seleccionar la marcha más larga posible lo que hace es seleccionar la más corta. Esto tampoco es del todo cierto ya que, con ocho velocidades y un motor con este par prácticamente el modelo iría en segunda o tercera en todo momento. Lo que hace es seleccionar una marcha en la que las revoluciones se mantengan en todo momento sobre las 2.000/2.500 rpm.

Después de esta charla llega el momento de circular con este monstruo del asfalto. Antes de continuar yo era de los que pensaba que un vehículo de este tipo su principal problema son las oscilaciones y su falta de agilidad, nada más lejos de la realidad, he de comentarte que si por algo me ha sorprendido este vehículo es precisamente por su estabilidad, comportamiento y maniobrabilidad. Muchos vehículos de mucho menor tamaño y peso tienen en este modelo un ejemplo en el que fijarse.

Como es lógico estamos hablando sobre todo en momentos en los que circulamos con el vehículo por carreteras a ritmos legales o por ciudad. Pero… ¿qué pasa cuando conducimos de forma un poco más “deportiva”? Para esto nada mejor precisamente que utilizar el modo Sport, una función donde la suspensión se endurece junto con la dirección. Gracias a esto tenemos un coche más directo, ágil y sobre todo se reducen los balanceos de la carrocería, no nos engañemos en este punto, un vehículo de estas características y peso tiene balanceos, sobre todo si intentamos hacer el bestia

Como buen SUV, es decir un todoterreno que poco a poco ha ido suavizando sus líneas, el mismo debe demostrar de qué es capaz fuera de las carreteras de asfalto. En este tipo de situaciones no solo vale ofrecer tracción a las cuatro ruedas de forma permanente como es el caso. Lamentablemente la unidad de pruebas montaba neumáticos de carretera que precisamente no eran los más idóneos para este tipo de pruebas.

Aun así, tuvimos la ocasión de intentar conducir con el modelo por todo tipo de caminos rotos, nada de off-road puro y duro, este modelo precisamente no está fabricado para esto, menos aún si equipas el paquete deportivo M donde encima pierdes altura respecto al suelo a favor de una estética algo más llamativa.

En este tipo de situaciones, sobre todo en suelos resbaladizos, arenosos, caminos rotos… he de reconocer que el modelo se comportó de forma más que correcta gracias a su sistema de tracción permanente diseñado de forma que, en el momento en el que se detectan pérdidas de tracción se redistribuye el par y la potencia al eje delantero.

Finalmente llega el momento de hablar de consumos donde, según el ordenador de a bordo de la unidad de pruebas y tras más de 1.300 km de conducción por carreteras, autovías y ciudad mostró un consumo medio de “tan sólo9.7 litros/100 km, una media muy buena a mi parecer teniendo en cuenta el peso, dimensiones y potencia del modelo. En autovía a ritmos legales el consumo bajó hasta los 9.2 litros/100 km. En ciudad el consumo escalaba hasta los 12.1 litros/100 km

Equipamiento

En el apartado de equipamiento, al igual que ocurre con otra serie de marcas Premium alemanas precisamente el vehículo que ves en pantalla puede destacar aun más por su enorme lita de extras y accesorios que precisamente por los elementos incluidos de serie que a su vez no son pocos.

Aun así y sin que sirva de referencia para el resto de pruebas, en esta ocasión me detendré tan sólo en unos cuantos accesorios que incorporaba nuestra unidad de pruebas y, o bien considero indispensables o directamente te los menciono debido a que son de lo más curioso que he podido ver.

En el marco de seguridad, como buen BMW, el modelo cuenta con todo tipo de airbags, frontales, laterales y de cortinilla tanto para las plazas delanteras como para las traseras, control de descenso en pendientes pronunciadas, asistente en la frenada, luz de freno que destella cuando hacemos frenadas bruscas y el indispensables control dinámico de estabilidad donde se integran elementos como ESP, ABS…

Tras esto me gustaría mencionar equipamiento incluido en la unidad de pruebas como el asistente para el cierre de puertas, un sistema que te ayuda básicamente a no tener que andar pegando portazos. Es decir, cierras la puerta, esta, como seguramente tantas veces te ha ocurrido, queda a medio cerrar y tienes que volver a abrirla con el consiguiente portazo para que quede bien anclada. Con este sistema una puerta a “medio cerrarautomáticamente quedará cerrada como si algo la impulsara a ello.

Tras esta curiosidad tenemos el Head-Up Display, un sistema que por ejemplo ya pudimos ver en el Peugeot 508 (parte 1, parte 2) y que a diferencia del modelo de la marca francesa en esta ocasión se proyecta información directamente en el parabrisas del coche. Precisamente me ha llamado la atención la cantidad de información que puede ofrecer haciendo que no tengas que apartar la vista de la carretera ya que te informa tanto de velocidad y navegación como de señales y velocidad programada en el control de crucero.

Un elemento que a estas alturas personalmente considero de vital importancia son los faros bi-xenón. En esta ocasión y aunque el vehículo es muy alto su funcionamiento es ejemplar sobre todo si este tipo de faros, como en esta ocasión, se ofrecen junto a sistemas tan interesantes como faros direccionales o encendido y apagado de luces largas automático.

Finalmente no puedo concluir este apartado de la prueba sin mencionar el completísimo sistema de navegación en el que además de conducirnos a nuestros destino podíamos ver vídeos e incluso conectarnos a internet utilizando nuestro móvil como modem. Destacar que en esta misma pantalla podías ver sin ningún problema cualquiera de las cinco cámaras repartidas por la carrocería.

Precios y Conclusiones

Llegamos al último apartado de nuestra prueba y, antes de dar mi opinión personal sobre el modelo me gustaría, algo que ya es tradición por otra parte, hablar sobre precios, algo que no suele gustar ya que, cuando ves un vehículo de estas características y te dicen el precio real del mismo es cuando te das cuenta de que quizás esté al alcance de muy pocos bolsillos.

Según BMW el precio para un X5 en el mercado español va desde los 63.100 euros de la versión 30d (245 caballos) hasta los 94.700 euros del M50d (381 caballos). Entre ambos modelos aparecen los 35i (306 caballos) por 63.900 euros, el 40d (306 caballos) por 66.800 euros y el 50i (408 caballos) por 87.700 euros. En otra categoría tendríamos el impresionante X5 M (555 caballos) a la venta por 131.800 euros

Personalmente a día de hoy creo que, si te estás planteando la compra de un vehículo de este tipo apostar por un BMW X5 puede ser apostar por el caballo ganador. Digo esto sobre todo si tienes pensado orientar tu conducción sobre todo a ciudad y carretera pisando de vez en cuanto carreteras de curvas a ritmos rápidos.

Digo esto ya que tras probar varios SUV catalogados como Premium a día de hoy y sobre todo a nivel estructural este puede ser uno de los SUV más rápidos del mercado, desde mi punto de vista quizás el mejor para circular por él a ritmos rápidos, tan sólo superado por el Porsche Cayenne, vehículo que también tiene un precio mucho mayor.

Fotos: SMJ

Prueba BMW X5 xDrive40d 306 caballos

Si te interesa esta noticia...