Motor, competición y nuevos lanzamientos

Prueba Volvo V40 D4 R-Design (parte 2)

2

Llegamos a la segunda parte de la prueba donde, al contrario que en la primera donde nos detuvimos a hablar largo y tendido sobre la enorme cantidad de detalles, tanto a nivel de estética como en el habitáculo presentes en el nuevo Volvo V40, un vehículo que, no me cansaré de insistir, al contrario de lo que puedas imaginar, es mucho más Premium de lo que piensas

Dejando este tema de lado, en esta entrada quiero hablarte de algo mucho más interesante como son las prestaciones de un más que interesante motor diesel de 177 caballos, ya que las opciones de personalización del modelo son muchísimas y para gustos…

Mecánica y Comportamiento

Llegamos a la parte de nuestra prueba donde nos detenemos ampliamente a hablar de algo tan importante para todos nosotros como es la mecánica de un vehículo que debe asegurar precisamente no solo prestaciones más que interesantes, sino que está a la altura de lo que se espera de un compacto creado precisamente para ser una opción a los Audi A3, BMW Serie 1 y Mercedes Clase A

Entrando en profundidad, encontramos un compacto equipado con un motor de 2.0 litros turboalimentado capaz de desarrollar 177 caballos, un bloque que comparten tanto la versión D4 como la D3 aunque en esta última el bloque desarrolla una potencia máxima de 150 caballos, a mi parecer más que suficiente.

La unidad probada era la versión D4, un bloque de 177 caballos, versión de la que puedo confirmarte tiene potencia más que suficiente para mover con soltura un vehículo de estas características. Además a esto hemos de sumar el suave a la vez que rápido funcionamiento del cambio automático de siete velocidades, un cambio que funciona de forma muy suave cuando circulas a velocidades lentas pero que a la vez te sorprenderá cuando exiges ese “puntito”.

Quizá uno de los “peros” que encontré, sobre todo tras bajarme de un BMW M135i(parte 1, parte 2), no estaba en la potencia, aunque sí en detalles como la falta de levas para el cambio situadas tras el volante. Si quieres utilizar el modo secuencial en este vehículo deberás recurrir a la palanca de cambios que, con suaves movimientos superior e inferior hace que las marchas engranen de forma muy suave.

Una vez arrancamos el motor de nuestro Volvo V40 lo primero que nos llama muchísimo la atención es el pomo del cambio y su interesante estética, la verdad totalmente diferente a lo que ofrece cualquier compañía, algo que te gustará ya que, al menos a nivel visual es un pomo más que atractivo.

Ponemos el selector del cambio en modo Drive y, como en cada prueba, nos disponemos a hacer un largo viaje hasta el sur de España, viaje de unos 300 km donde lo más llamativo es precisamente el buen aislamiento del coche. Por otro lado, tal y como se espera, el V40 se muestra muy estable y sobre todo seguro, más aún cuando circulamos con todos los sistemas activos.

Otro punto a su favor es los tres modos de presentación del cuadro de instrumentos donde podemos elegir en cada momento el que más nos guste o el que creamos más útil. Por otro lado, me parece de especial mención el sistema de reconocimiento de señales ya que, en vez de ir mostrando una señal cada vez, las va superponiendo, es decir, cuando se encuentra una nueva señal la anterior no se borra por lo que leer señales de fin de prohibiciones, por poner un ejemplo, no hace que pierdas de vista la señal anterior de limitación de velocidad máxima.

En ciudad, sobre todo gracias a la suavidad del cambio automático de siete velocidades, nos encontramos con un compacto muy suave, quizás en este entorno ya no nos parezca tan silencioso y el ruido del motor, sobre todo al arrancar, no esté tan cuidado como debiera. Aun así, prevalece el funcionamiento y sobre todo los consumos homologados que claramente nos hablan de un vehículo bastante ahorrador.

Llegamos al apartado donde exigimos un poco más al vehículo, ese “punto” donde un modelo que hasta el momento era totalmente aceptable puede pasar a ser todo un incómodo. En este apartado hay que tener en cuenta que está orientado, sobre todo, para atraer a toda esa gente joven que hasta el momento veía a Volvo como una marca de “señores mayores

Debido a esto nos abrochamos los cinturones y nos disponemos a dirigirnos hacia nuestra zona particular, un tramo de montaña donde podemos exigir, sin sobrepasar los límites, ese límite donde el modelo deja de sentirse cómodo. En este caso, como buen diesel, el coche empuja desde muy abajo por lo que salir de una curva y acelerar es toda una delicia. Todo una maravilla hasta que llevas un buen rato conduciendo y te das cuenta que quizás los frenos empiezan a desfallecer, algo lógico teniendo en cuenta que no estamos ante un modelo de altas prestaciones. Quizás estemos ante un problema que un usuario que vaya a dar un uso “normal” al vehículo nunca llegue a darse cuenta.

Finalmente tan sólo me queda hablar de los consumos de este vehículo. Tras finalizar una prueba de algo más de 1.000 km y teniendo en cuenta que el modelo estaba prácticamente a estrenar con algo más de 10.000 km el ordenador del modelo nos ofreció datos como un consumo medio de 6.7 litros/100 km, consumo bastante interesante para un vehículo de casi 180 caballos. En consumo urbano el consumo subió hasta los 7.3 litros/100 km mientras que en autovía y a una velocidad de 120 km/h el consumo baja hasta los 5.8 litros/100 km

Equipamiento

Llegamos al apartado de equipamiento, quizás el apartado donde perfectamente el modelo que ves en pantalla es capaz de humillar a todos sus rivales, sobre todo en el apartado de seguridad. Esto mismo no lo digo yo ya que, salvo cierto “susto” que me llevé con sistema de prevención de colisiones, lo contaré más adelante, esta afirmación viene directamente desde la EuroNCAP donde confirmaron que el Volvo V40 era el vehículo más seguro que habían probado.

Como es lógico, esta es una “mención especial” para un vehículo que se merecía algo más que las ansiadas 5 estrellas, máxima calificación que ofrece este organismo europeo. Un dato más que llamativo es precisamente que, salvo en la protección a los pasajeros más jóvenes, donde el V40 consiguió un 75% de la puntuación, todas las demás pruebas las solventó con un 100%. Casi un pleno que seguro te gustará conocer, sobre todo si estás interesado en una unidad.

En cuanto al problemita con el sistema de prevención de colisiones, comentarte que se trataba de una prueba organizada por nosotros que básicamente consistía en dos cajas grandes tamaño frigorífico. Circulando a 30 km/h, quizás un poco menos, llegó un punto en el que pensaba que el coche ya no frenaba y justo cuando me disponía a pisar yo mismo el pedal del freno el V40 frenó de una forma bastante brusca. Justo al límite.

Lejos de esta anécdota y sobre todo teniendo en cuenta que estamos ante lo que puede ser uno de los vehículos más seguros del mercado con infinidad de detalles como asientos delanteros ergonómicos, térmicos, con regulación eléctrica, climatizador bizona, guantera iluminada con cerradura, múltiples huecos portaobjetos, parabrisas térmico, techo solar, cristales tintados, equipo multimedia con navegador totalmente integrado, equipo de sonido de gran calidad…

Precios y Conclusiones

En cuanto a precios, como en toda clase de vehículos, todo depende del equipamiento y sobre todo del motor elegido. En el catálogo de versiones gasolina encontramos dos bloques, un T4 de 180 caballos que se vende por 28.530 euros o el impresionante T5 de 254 caballos disponible por 35.570 euros.

En el apartado diesel encontramos los motores D2, D3 y D4 de potencias 115, 150 y 177 caballos cuyos precios se sitúan en 23.530 euros para la versión D2, 26.610 euros para la versión D3 mientras que un Volvo V40 asociado al motor D4 tiene un precio de 28.660 euros. Mencionar que estos precios son asociados a un cambio manual de 6 velocidades. En el caso de apostar por el cambio automático de 6 velocidades deberás aumentar la cuantía en 2.049 euros, 2.074 en el caso del PowerS de 6 velocidades.

Personalmente he de reconocer que durante toda la prueba el Volvo V40 encontré un vehículo que no dejó de sorprenderme. Tal es el caso que, aunque no guste a ciertos fans de otras marcas consideradas Premium, considero al Volvo V40 como uno de los compactos referentes dentro del sector, un compacto de gran calidad que, salvo ciertos detalles a mejorar puede plantar cara tanto al Audi A3 como al BMW Serie 1.

Mojándome un poco más, sobre todo tras haber probado los Audi A3 y BMW Serie 1 actuales, debido a esto es por lo que los llevo mencionando durante toda la prueba y no entro en detalles con el Mercedes Clase A, a día de hoy, si estuviese interesado en comprar uno de estos vehículos puedo confirmar que mi apuesta sería un Volvo V40 R-Design, aunque quizás no en este color.

Prueba Volvo V40 D4 R-Design

.

Fotos: SMJ

Relacionado