Motor, competición y nuevos lanzamientos

¿Tener un coche sólo para circuito?

2

Desde hace unos años, en España se está disparando la construcción de circuitos, eso, unido a la ploriferación de los aficionados a correr en tandas (ya hablamos de ello en el pasado), hace que prácticamente todas las semanas en algún circuito de España se disputen tandas libres para que los aficionados al motor puedan dar rienda suelta a su pericia al volante de forma segura, divertida y económica.

Normalmente, cuando alguien empieza a correr en tandas, lo hace con su coche de calle, ya sea para la modalidad de drift o de grip. Sin embargo, para que el coche en cuestión sea más efectivo y divertido en circuito, hay muchos que invierten cantidades ingentes de dinero en prepararlo. Para ello, cambian en primer lugar las suspensiones, frenos,  latiguillos y pastillas de freno, llantas (por unas más ligeras que las de serie), escape, sistemas de admisión, brazos del subchasis para poder regular las caídas al gusto… y obviamente, una vez se le ha metido a lo principal, muchos comienzan con la potenciación del motor o en otro tipo de modificaciones como barras antivuelco (que también se pueden homologar para circular por la calle).

Sin embargo, por todos es sabido que la legislación en España es bastante más restrictiva que en otros países respecto a las modificaciones en los vehículos. No sabemos si parte de culpa la tiene el tuning barroco que se ha estado practicando en españa durante toda la década de los años 2000 o si ha sido simplemente porque así lo han decidido nuestros políticos. Casi todas las mejoras que le instalemos al coche (porque a fin de cuentas son eso, mejoras, cambiar las piezas de serie por unas mejores), deben ser legalmente homologadas si queremos seguir circulando por la calle de forma legal. Sin embargo, tras la última reforma en materia de tuning en España, las cosas se han puesto aún más difíciles si cabe, haciendo mucho más costoso el proceso de homologación de algunos elementos (como por ejemplo, sistemas de frenos). Otras, directamente, a menos que hagas cosas no muy ilícitas para lograrlo, no se pueden homologar.

395686_167288706709563_100002853046059_226774_863118594_n

Esto pone a muchos en una tesitura: o bien homologar el coche entero una vez acaben de realizar todas las modificaciones (que volvemos a recalcar, si realizamos según qué modificaciones, la factura de la homologación puede ser considerable y los quebraderos de cabeza pueden ser muchos) para así poder ir en marcha a los circuitos y a su vez poder seguir utilizándolo por la calle de forma legal, o… directamente darlo de baja temporal, adquirir un 4×4 o coche apto para tirar de remolque y un remolque, e ir a las tandas con el coche en el remolque. O incluso, una grúa pequeña, también puede servirnos, y no están especialmente caras en el mercado de segunda mano.

Evidentemente, esta última decisión, aunque tiene vuelta atrás (recordemos que es baja temporal), es bastante “radical”. Principalmente porque implica que no podremos sacar nuestro coche a la calle, y a muchos, no les hace hace gracia que sólo se pueda sacar cuando se celebre una tanda en un circuito, además del gasto que supone cada vez que lo saquemos (tanda, gasolina del coche para tirar del remolque, gasolina del coche de tandas, ruedas, etc, etc). Vamos, que es tener un objeto valorado en varios miles de euros que como mucho lo podrás sacar unas pocas veces al año.

Sin embargo, el tener tu coche sólo para tandas, con su baja temporal y en remolque, nos abre un abanico de posibilidades que de otra forma no tendríamos: swaps de motor, modificaciones extremas, piezas inhomologables… el límite lo pone nuestra imaginación y nuestro bolsillo, ya que no tendremos que hacer ninguna modificación pensando en si después podrá legalizarse.

Yo, personalmente, soy de aquellos que prefieren homologar el coche para calle por costoso y complejo que resulte, para que así, además de poder ir en marcha a los circuitos, poder bajar los domingos al garaje, arrancarlo, dar una vuelta con él por una buena carretera de montaña, y volver a casa con una sonrisa de oreja a oreja.

Si te interesa esta noticia...