Motor, competición y nuevos lanzamientos

¿Tiene sentido un Mazda MX-5 con tracción a las cuatro ruedas?

0

Coches como el nuevo Ford Focus RS son el claro ejemplo de que la tracción a las cuatro ruedas no ha de ser necesariamente más aburrida que la propulsión trasera debido a su mayor eficacia y por tanto menor tolerancia a fallos de conducción.

Ahora bien… ¿tiene sentido un sistema de tracción integral en un coche como el MX-5 donde el peso es una baza fundamental? es decir, se sirve de no tener una potencia muy elevada pero a cambio ofrece un peso muy contenido para que sin tener una potencia espectacular, ponga sobre la mesa unas cifras prestacionales más que aceptables y un comportamiento envidiable. El peso adicional que supone el sistema de tracción implicaría sumar más potencia para compensar los kilos de más.

De acuerdo a las declaraciones un gerente adjunto en el desarrollo de motores y cajas de cambio de Mazda, les estaría rondando por la cabeza un MX-5 con tracción a las cuatro ruedas. Pero para ello tienen que darse lugar dos factores: que el mercado se muestre interesado en algo así, y que por otra parte, su comportamiento no se vea mermado. Se escuda, entre otras cosas, con el que en el mercado japonés tienen más modelos con tracción a las cuatro ruedas aún frente al mercado europeo, como los Mazda2, Mazda3 y Mazda6.

Particularmente, en nuestra cabeza no acabamos de digerir un concepto de roadster con tracción a las cuatro ruedas, ya que tradicionalmente éste se ha caracterizado por sus dos plazas, propulsión trasera y techo de lona, pero entendemos que haya un sector de público al que pueda resultarle interesante el MX-5 en esta configuración, especialmente si suelen circular en climatologías adversas.

Vía: CarAdvice

 

Si te interesa esta noticia...