Motor, competición y nuevos lanzamientos

Prueba Ford Focus ST (parte 1)

0

He de reconocer que la prueba sobre que realizamos hace unas semanas sobre el Alfa Romeo Giulietta Quadrifoglio Verde (parte 1, parte 2) era básicamente un anticipo para comprar las prestaciones de un veterano en el sector con las de un recién llegado como es el modelo que ves en pantalla, un Ford Focus ST de nueva generación que, al menos estéticamente puede sorprender a más de uno

Estéticamente he de reconocer que una vez el modelo llegó al mercado tenía sus dudas, quizás no me llegaba a convencer ciertos detalles de su diseño, algo que, con el paso del tiempo y tras verlo constantemente quizás me haya ido acostumbrando, algo muy similar a lo que te haya ocurrido a ti, nada que ver con un Ford Focus ST como el que ves en pantalla

Estética

Concretamente el Ford Focus ST es un vehículo creado por la compañía del óvalo azul como indiscutible rival para ese Volkswagen Golf GTI cuyo rendimiento es tan reconocido dentro del segmento de los compactos de prestaciones medias. Como es lógico dentro de este mercado todavía quedan verdaderas bestias por llegar al mercado, vehículos que finalmente rivalizarán en un escalón superior como son el Volkswagen Golf R o el Ford Focus RS, ambos confirmados y en desarrollo

Estéticamente he de reconocer que Ford ha conseguido un vehículo de marcado carácter deportivo bastante atractivo, algo muy difícil si tenemos en cuenta que desde esta generación el Ford Focus es un vehículo global lo que significa que un solo diseño tiene que ser atractivo para los más de 40 países donde se comercializa. Debido a esto quizás el modelo que ves en pantalla se muestre un tanto comedido en cuanto a rasgos.

Frente a un Ford Focus “normal (parte 1, parte 2) encontramos detalles que cambian completamente como es el frontal al completo donde aparece una enorme calandra trapezoidal de color negro o discretas entradas de aire inferiores donde se encuentran localizados en cada uno de los extremos sendos antinieblas circulares

Precisamente algo que me llamó mucho la atención en esta zona es la pequeña apertura que queda entre el capó y el paragolpes delantero, apertura que quizás, yo lo pensé cuando lo ví, se deba a que el capó está mal cerrado. Al parecer esta apertura tiene más que ver con cierto rasgo de diseño, algo parecido a una entrada de aire adicional. Personalmente en esta ocasión hubiera apostado por otra clase de diseño.

Si nos movemos por el lateral lo más llamativo vuelven a ser las llantas de aleación de 18 pulgadas exclusivas de este modelo o los nuevos faldones laterales de marcado carácter deportivo. En la trasera aparece un gran spoiler de techo o un abultado paragolpes trasero donde se ha apostado por una curiosa salida de escape centrada.

Antes de pasar al siguiente apartado no me gustaría cambiar de tema sin mencionar el azul eléctrico de la unidad de pruebas, un color que le sienta de maravilla a este modelo y que, como en ocasiones anteriores es exclusivo de la gama ST para el Ford Focus

Interior

Ahora bien, si nos movemos al interior encontramos, a primera vista un habitáculo prácticamente calcado al del resto de la gama salvo por unos cuantos detalles como pueden ser la chapita situada bajo el volante, los relojes situados en la parte central alta del salpicadero o unos asientos que pueden incluso a ahogar, al menos hasta que te acostumbras.

Precisamente son los nuevos asientos Recaro la parte más llamativa del modelo que ves en pantalla, unos enormes butacones de marcado carácter deportivo cuyas aletas laterales no te dejarán mover el cuerpo en ninguna curva, tal es el caso que, al menos a mi me pasó, en un principio te presionarán tanto la espalda que te sentirás agobiado.

Por lo demás, el Ford Focus ST pudiera pasar totalmente desapercibido. Esto no es para nada malo ya que si por algo se caracteriza la nueva generación del Ford Focus es precisamente por mostrar un vehículo mucho más refinado y tecnológico gracias a sus acabados de gran calidad y sobriedad de ciertos elementos.

Por otro lado, hay ciertos aspectos que deberían mejorarse como el sistema de navegación presente en el centro de la consola. Personalmente creo que hay demasiados botones, todos de muy buen tacto pero a los que deberás acostúmbrate. Por otro lado, la pantalla central del navegador es demasiado pequeña aunque he de reconocer que está situada en una posición óptima.

Quizás estemos hilando muy fino ya que a fin de cuentas este modelo está destinado a ofrecer grandes emociones y sobre todo ratos más que divertidos y apasionantes por lo que elementos como el navegador, climatización y demás pueden pasar a un segundo plano. Personalmente creo que lo principal es la hergonomía y con semejante butacas y un postura de conducción muy fácil de conseguir gracias a la gran cantidad de parámetros ajustables es muy fácil de conseguir.

Si nos movemos hacia las plazas traseras encontramos una zona muy cómoda para dos adultos que pueden viajar cómodamente gracias a la gran amplitud de las mismas tanto en altura como en el hueco que quedan entre estas y las plazas delanteras. En cuanto al maletero comentar que ofrece una capacidad quizás un poco superior a la media del resto del mercado gracias a sus 363 litros.

Enlaces: Prueba Ford Focus ST (parte 2)
Fotos: SMJ

Si te interesa esta noticia...