Motor, competición y nuevos lanzamientos

Prueba Peugeot 308CC 1.6 THP automático de 156 caballos (parte 1)

1

Tras un tiempo probando cierto tipo de compactos hemos querido cambiar de aires, gracias a esto hemos tenido la oportunidad de probar la versión restyling de un vehículo tan atractivo estéticamente como es el nuevo Peugeot 308CC un vehículo que, como el resto de la gama estrena ciertos aditamentos estéticos que, sin lugar a dudas, hacen de esta gama un modelo mucho más atractivo.

Como dato, destacar que no solo por estética has de comparar un vehículo a pesar de que, como este, tenga muchos argumentos para convencerte. Aun así y antes de continuar con la prueba decirte que la versión cedida, en esta ocasión fue el atractivo 308 CC asociado al suave 1.6 litros THP de 156 caballos, un bloque que, como ya hablamos hace un tiempo, fue desarrollado conjuntamente por PSA y BMW

Estética

 

Tal y como hemos mencionado en líneas anteriores el modelo que actualmente puedes adquirir en cualquier concesionario básicamente es una actualización no muy profunda del vehículo que ya tuvimos la oportunidad de probar hace unas cuantas semanas, prueba Peugeot 308CC 1.6 THP 200 caballos (parte 1, parte 2).

Concretamente entre los cambios introducidos respecto a la gama anterior afectan, tal y como se puede ver en las fotos, sobre todo al frontal donde se ha introducido un nuevo paragolpes, parrilla y faros, destacar que si optas por la muy recomendable instalación de los faros de xenón estos ahora se montarán con el fondo en color negro. Como detalle destacar la incorporación de iluminación diurna mediante led o la inclusión de nuevos modelos de llantas de aleación.

Dejando de lado las novedades presentes en su frontal destacar que este vehículo, al igual que en ocasiones anteriores, me sigue pareciendo algo fuera de lo normal, quizás no sea tan famoso como varios vehículos de su competencia lo que puede ocasionar que ciertos propietarios de otros cabrios actuales cuando ven el 308CC digan algo similar a: “¡Ostias! No sabía que Peugeot tuviese este coche, sino…

Dejando de lado las curiosidades verdaderamente y de forma personal el 308CC es un vehículo imponente y sobre todo atractivo a nivel estético, ya que si quizás en la versión anterior lo más “flojo” era precisamente su frontal en esta nueva versión no podemos encontrar debilidades en este sentido. Como dato, decirte que precisamente no soy muy acérrimo a las peculiaridades de la nueva filosofía de la marca francesa pero con vehículos de esta calidad tan sólo podemos rendirnos ante lo evidente

Volviendo a las peculiaridades estéticas nos centraremos en su trasera, parte coronada por dos enormes faros situados a ambos lados del portón dejando por debajo un enorme difusor partido por el centro, elemento, sin lugar a dudas de esta versión y que lamentablemente, quizás debido al oscuro color del vehículo, queda un poco disimulado y no se deja ver con tanta claridad cómo nos gustaría.

Como detalle y quizás más gusto personal que otra cosa, destacar que el tamaño de las llantas y el diseño quizás no le sienten tan bien como deberían al vehículo, sobre todo teniendo en cuenta el enorme tamaño de la llanta frente al escaso diámetro de los discos de freno, algo que has de tener en cuenta no solo por estética sino a la hora de limpiarlas, todo un engorro, de calzarlas y sobre todo de equilibrarlas ya que con la suciedad de las pastillas o si circulas por zonas de lluvia que puedan tener mucho barro me temo que tendrás que calibrarlas más veces de lo debido

Interior

 

Una vez dejamos de sorprendernos con un exterior realmente llamativo, quizás no haya podido encontrar a nadie que haya dicho lo contrario, toca el turno de, llave en mano, abrir nuestra unidad de pruebas y ver qué nos depara el habitáculo de un vehículo realmente exclusivo del que esperamos mucho.

Una vez nos acomodamos y echamos un ligero vistazo a todos sus elementos nos damos cuenta de la gran mayoría de extras que equipa nuestra unidad por lo que, ni cortos ni perezosos nos dedicamos a ajustar los asientos eléctricos, volante y espejos para poder viajar lo más cómodos posible, son más de 300 km lo que teníamos por delante y una mala postura pasa factura, sobre todo teniendo en cuenta que acabábamos de entregar el pequeño Alfa Romeo MiTo (parte 1, parte 2) y sus asientos un tanto incómodos debido a su firmeza

Una vez finalizada la maniobra toca fijarnos en el resto de elementos que nos rodean, todos con una calidad realmente increíble, sobre todo si pides como extra el paquete de cuero extendido como el que presentaba nuestra unidad ya que desde asientos hasta el salpicadero pasando por las puertas, todo estaba tapizado en cuero de buena calidad. Aun así, todo lo que no logra tapar el cuero presenta un aspecto más o menos agradable al tacto aunque se podría mejorar, sobre todo el tema de la parte del salpicadero que une con la luneta ya que pasa de tonos en cuero a plástico, no creo que cueste tanto terminarlo en cuero sobre todo sabiendo que es una ínfima zona y que si el cuero elegido es de color claro…

Por otro lado, nos encontramos con el navegador cuya pantalla se ha instalado en el centro del salpicadero, una pantalla muy llamativa debido a su sistema escamoteable que puede ajustarse en inclinación con tan sólo pulsar un botón, una vez más en color negro, color que queda muy bien si te decantas por tapizar el vehículo en esa tonalidad pero que debería presentarse pintado en otro color mucho más similar al cuero elegido por el comprador.

Bajo esta suculenta pantalla tenemos los botones de emergencia y el control del radio CD/MP3 y navegador. Un sistema que precisamente destaca por su fácil utilización realmente intuitiva, algo a lo que quizás no haga falta ni acostumbrarse debido precisamente gracias a esta cualidad. Bajo este sistema encontramos el climatizador bizona. Si hay que poner alguna pega al habitáculo quizás sea esta la zona y más que nada debido a su inclinación ya que no podrás acceder a la parte superior de la misma sin tener que despegar la espalda del respaldo del asiento.

Tras todo esto, destacar ciertos elementos como la enorme cantidad de huecos donde depositar tus útiles habituales, su guantera refrigerada o el mínimo espacio que tienen las plazas traseras para sus ocupantes, plazas que una vez más tengo que destacar la posición tan vertical de su respaldo, muy útiles para viajes cortos pero algo incómodas para pasar más de tres cuartos de hora en ellas.

Finalmente mencionar elementos tan deseables como el curioso sistema Airwave por el que se envía aire caliente a la nuca únicamente de los pajeros ocupantes de las plazas delanteras con el objetivo de poder descapotar el coche cuando la temperatura exterior no acompaña, algo que funciona y muy bien sobre todo si se combina con la calefacción de los asientos e incluso la calefacción. Ni que decir que para que esto funciona correctamente los cristales de las puertas, aunque sin el techo puesto, estén subido

Su maletero dispone de una capacidad de 403 litros reduciéndose hasta los 225 en modo cabrio.

Enlaces: Prueba Peugeot 308CC 1.6 THP automático de 156 caballos (parte 2)
Fotos: SMJ

Si te interesa esta noticia...