Motor, competición y nuevos lanzamientos

Prueba BMW 640d xDrive 313 caballos (parte 1)

1

Todavía y después de unas semanas después de realizar la prueba sobre el modelo que ves en pantalla, un precioso BMW 640d xDrive, recuerdo con especial atención el momento en el que desde BMW nos confirmaron que finalmente tendríamos oportunidad de probar un vehículo como este, quizás uno de los coupes impresionantes que hay a día de hoy a la venta, no es para menos, sobre todo si tenemos en cuenta su carácter y exclusividad

Por otro lado, al menos personalmente, he de reconocer que tenía especial interés en la prueba, no solo por comprobar el funcionamiento de un motor de seis cilindros diesel de 3.0 litros que en esta ocasión se encuentra alejado del vano motor de un vehículo cuyo peso excede las dos toneladas (parte 1, parte 2) sino porque, en más de una ocasión he podido conducir un Serie 6 de anterior generación… ¿es tanto lo que promete?

Estética

Seguramente todos los seguidores y amantes de BMW estarán de acuerdo conmigo en que una de las principales señas de BMW es precisamente su carácter deportivo, carácter que quizás se plasme con mucho más ímpetu en las líneas elegantes a la vez que deportivas presentes en un vehículo como el que hemos tenido oportunidad de probar

Quizás uno de los aspecto más novedosos de este modelo es precisamente el cambio de orientación en cuanto a diseño, cambio en el que finalmente se ha hecho patente el cambio de rumbo abandonando la forma de entender las líneas y el concepto que tenía Chris Bangle a favor de unas líneas mucho más fluidas, elegantes y sobre todo deportivas, algo que seguro te gustará una vez tienes la oportunidad de ver el modelo en vivo, (en las fotos pierde mucho)

Si atendemos a los datos ofrecidos por la propia BMW, el modelo que ves en pantalla, aunque se muestre muy estilizado, es mayor que su antecesor. Concretamente estamos hablando de 75 mm más largo y 39 mm más ancho lo que finalmente se traduce en mayor espacio interior y sobre todo para las plazas traseras aunque, como buen deportivo el espacio es ínfimo aunque algo más aprovechable de lo que puedas imaginar

Estéticamente y aunque se haya hecho presente un cambio de diseño muy radical, los diseñadores de BMW vuelven a apostar por un vehículo donde destacan elementos como su enorme frontal, algo muy característico de la generación anterior. Por otro lado, encontramos un frontal marcado por unas ópticas delanteras muy atractivas y redondeadas o unos riñones que crecen para volverse mucho más visibles

Finalmente a todo esto tenemos que unir un paragolpes delantero al que no le hace falta la instalación del paquete deportivo M para ser muy atractivo gracias, sobre todo a unas formas bastante lineales. En los extremos superiores, justo bajo los faros delanteros, encontramos los antinieblas, en la unidad de pruebas implementados a base de tecnología LED

Si nos movemos por el lateral es precisamente donde encontraremos la verdadera esencia deportiva de este modelo gracias sobre todo a las marcadas líneas que fluyen desde el capó delantero hasta los faros traseros o a una línea superior muy suave y atractiva. Como detalle, mencionar la presencia de unas branquias laterales cromadas que alojan en su interior los intermitentes.

Finalmente llegamos a la parte trasera, una zona que quizás sea la que ha sufrido el cambio más radical ya que, si bien aparecen unas ópticas mucho más alargadas y con formas que recuerdan a las del resto de la gama, si que desaparece un portón trasero que quizás estéticamente no le hacía mucho bien a la anterior generación

Interior

Después de ver qué puede ofrecer un vehículo como el BMW 640d xDrive estéticamente llega el momento de abrir sus puertas y deleitarnos con un interior del que esperamos mucho, no en vano el modelo prácticamente de serie y sin equipamiento ninguno tiene un valor de 90.000 euros

Una vez te montas lo primero que te das cuenta es que estamos ante un coupé muy grande, un coupé 2 + 2 del que, al menos personalmente, esperaba mucha más versatilidad, es decir, más espacio para las plazas traseras algo que finalmente no ocurre. Digo esto ya que, en mi caso particular, mido 1.80 y, tras acomodarme el espacio para las piernas de una persona era prácticamente nulo.

Aun así y después de darme cuenta de esto llega el momento de ver qué puede ofrecer un modelo como y en qué puede ayudar a mejorar todo lo posible la experiencia del conductor. En esto, he de reconocer que BMW ha logrado que desees en todo momento conducir un vehículo como este, sobre todo gracias a un salpicadero de muchísima calidad con un aspecto muy conseguido y diferente a lo que hasta la fecha era propio de la sobriedad de BMW

Precisamente y entre tanta elegancia y buenos acabados miremos por donde miremos encontramos un volante cuyo radio quizás sea excesivo, aun así, he de reconocer que finalmente BMW ha acertado en eliminar su sistema de levas por uno mucho más tradicional mientras que el odómetro recibe una pequeña pantalla en su parte baja donde mostrar mucha más información.

Todo esto está muy bien, muy logrado y con un halo de exclusividad y calidad impresionante aunque lo mejor todavía está por llegar y precisamente es la enorme pantalla del navegador, pantalla que te instalará BMW siempre que te decidas a pasar por caja y montes el navegador Professional. Como es habitual en todos los modelos de BMW en ella puedes navegar por un menú muy claro accesible cómodamente desde el mando iDrive situado junto al selector del cambio

Por otro lado, era de especial mención cierto equipamiento extra como el sistema Head Up Display que proyecta información sobre el parabrisas delantero o el paquete de iluminación donde el habitáculo se muestra mucho más exclusivo, sobre todo cuando anochece y se ilumina con las luces de cortesía.

Como he comentado anteriormente, hablar de los asientos posteriores es hablar de una zona un tanto incómoda. Aun así, tras sentarte y acomodarte, aunque no tengas mucho espacio ni para tus piernas ni para la cabeza (entraba justo) he de reconocer que los asientos eran más que cómodos.

Enlaces: Prueba BMW 640d xDrive 313 caballos (parte 2)
Fotos: SMJ

Si te interesa esta noticia...