Motor, competición y nuevos lanzamientos

Prueba Opel Meriva Cosmo 1.7 CDTI 130 caballos (parte 1)

1

Cuando oímos hablar del Opel Meriva seguramente la imaginación nos evoque a ese compacto polifacético de primera generación que realmente llegó al mercado causando una verdadera revelación dentro de su segmento gracias a sus enormes posibilidades de cambio y de personalización de su habitáculo entendiendo esto último como la enorme movilidad de sus asientos posibilitando que fuese un vehículo realmente cómodo para sus propietarios

Pues bien, en esta ocasión quiero hablarte de la segunda generación del Opel Meriva, un vehículo que, entre otras cosas ha crecido nada menos que 20 cm de longitud situándose como un rival más que interesante, al menos por longitud, para todos esos Honda FR-V, Renault Scenic, KIA Venga…

Estética

 

Como ya es costumbre en todas nuestras pruebas antes de siquiera detenernos a abrir el vehículo toca dar la correspondiente vuelta de rigor a un vehículo más que representativo para Opel, sobre todo si tenemos en cuenta que algo tan simple como es el hecho de que con este vehículo Opel pecó de modesta.

Con esto me refiero a que por ejemplo las previsiones de ventas en su lanzamiento para todo 2010 se situaban, siendo más que optimistas en unas nada despreciables 60.000 unidades al año, previsión que fue superada ampliamente una vez el pequeño familiar llegó al mercado haciendo que la propia Opel corrigiera sus datos para el siguiente año esperando llegar a las 130.000 unidades en 2011

Sin lugar a dudas, uno de los puntos fuertes del nuevo Meriva es su estética de marcado carácter juvenil, algo que no indica que el vehículo ha sido concebido teniendo muy en cuenta los gustos de cierto sector del mercado compuesto por unidades familiares jóvenes o de edad media que buscan un vehículo más que potente y de prestaciones asombrosas un compacto simplemente útil y sobre todo cómodo de consumos ajustados

Para ello nada mejor que un vehículo completamente nuevo de 4.288 mm de longitud, 1.994 de anchura con una altura de 1.615 mm. Suficiente para ofrecer a todos sus ocupantes un espacio realmente cómo donde, esto te lo puedo asegurar, tu espalda no sufrirá lo más mínimo ante viajes cuyo kilometraje ronden los 400 km

Entrando en faena y por partes el nuevo Meriva estéticamente ofrece una presencia que no pasará desapercibida gracias a ciertos detalles como un frontal afilado donde quizás lo más destacable son sus faros de dimensiones generosas separadas por una calandra delantera completamente cromada que remarca aún más su personalidad.

En el lateral quizás lo más destacable es su terminación trasera casi vertical o lo bien situadas que quedan las manillas para abrir las puertas, ambas juntas y en el centro del vehículo. Algo que nos debería advertir de la peculiar forma con la que Opel ha querido que abras las puertas posteriores, completamente al contrario que las delanteras. Apertura más que útil sobre todo para personas mayores o directamente cuanto tienes que acomodar a los más pequeños de la familia en sus sillitas.

Finalmente toca el turno de centrarnos en la parte trasera del vehículo, zona coronada por sendos faros en color rojo de gran tamaño y que destaca por su enorme portón posterior, un portón que permite su apertura desde la parte más alta ofreciendo una boca de carga relativamente baja lo que seguro ayudará en el momento en el que tengamos que cargar bultos grandes o de peso. Como detalle destacar las llantas de aleación de 17 pulgadas que montaba nuestra unidad de pruebas.

Interior

 

Una vez desveladas todas las sorpresas que nos ofrece el nuevo Opel Meriva en su exterior toca el turno de abrir sus puertas y ver qué nos ofrece un interior lleno de detalles donde antes de anda, destacaremos su posición de conducción relativamente alta y erguida que, en combinación con la versión Cosmo, acabado de la unidad de pruebas, destacaba por la enorme cantidad de ajustes tanto en sus asientos como en el volante, ajustable en altura y profunidad.

Aun así, quizás me ha sorprendido he hecho que, desde Opel, hayan decidido tapizar el salpicadero y la parte alta del salpicadero más cercana a nosotros en un tipo de plástico blando muy agradable al tacto dejando la parte más alejada del mismo así como la parte baja de las puertas en un plástico duro que, sinceramente, no le hace ningún bien. Aun así, todo el conjunto ofrece un tacto más que interesante y de buena calidad.

Precisamente empezando por el salpicadero tenemos que destacar la pantalla del navegador, muy clara y útil pero flanqueada por un plástico de dudoso gusto, algo que contrasta con el resto de materiales y que Opel debería plantearse mejorar en futuras generaciones. Dejando de lado este elemento encontramos unos aireadores cuadrados en el centro y redondos en los extremos o una consola central idéntica a la que pudimos ver en su momento en el Opel Astra (parte 1, parte 2).

Bajo una increíble botonera a la que tendrás que acostumbrarte sí o sí siempre que instales el sistema de navegación encontramos una palanca de cambios muy hergonómica que quizás peque de unos recorridos demasiado largos o un freno de mano que ha sido sustituido por un botón. Precisamente en lugar del freno de mano encontramos un carril de aluminio sobre el que podrás desplazar un cajón que también hace las veces de apoyabrazos.

Curiosamente si por algo destaca este vehículo es precisamente por la cantidad de huecos presentes en todas partes donde puedas posar tu mirada, desde guanteras en las puertas de gran tamaño, una pequeña guantera en la zona del copiloto o el baúl móvil bajo el que encontrarás una pequeña bandeja y portabebidas. Un cajón realmente elaborado con el que tendrás hueco suficiente para dejar mil y un utensilios.

Frente a nosotros encontramos un volante claramente inspirado en el Insignia e indéntico tanto en tacto como en diámetro al que observamos en su momento en el Opel Astra, algo lógico por otro lado. Volante en el que se han integrado los controles para el equipo de sonido, sistema bluetooth y control de crucero. Tras él nos encontramos con el cuadro de instrumentos coronado por dos relojes de gran tamaño para la velocidad y cuenta-revoluciones o un ordenador de a bordo que aunque de visibilidad bastante buena debería mejorarse para hacer frente a ciertos rivales como los nuevos Ford (parte 1, parte 2)

Tras esto, abandonamos las plazas delanteras en favor de las traseras, plazas traseras que destacan precisamente por la posibilidad de poder abatirlas, ajustar su respaldo y desplazarlas de forma totalmente individual. Curiosamente no podrás abatir ninguno de los respaldos de las plazas laterales sin tener abatido antes el respaldo central. Aun así, quizás me haya parecido un poco estrecho para que tres adultos puedan viajar con comodidad.

Finalmente nos centraremos en hablar sobre las puertas traseras, puertas de apertura similar a las que por ejemplo montan vehículos como el Mazda RX-8 o el MINI Clubman aunque, a diferencia de las que montan estos vehículos, las del Opel sí que pueden abrirse sin necesidad de que las puerta delanteras hayan sido previamente abiertas. Aun así, y dado a que alguien pueda abrir las puertas traseras desde el interior Opel ha incluido un sistema de seguridad que las bloquea una vez superas los 4 km/h.

Aun así, la apertura de puertas tan peculiar de este vehículo no es ventajosa en todo tipo de circunstancias ya que en determinadas situaciones puede resultar ser más complicado entrar y salir del vehículo que con la apertura tradicional. Concretamente me refiero a esa clase de aparcamientos en los que no puedas abrir la puerta del todo. Quizás para “facilitar” este tipo de tareas Opel ha decidido instalar un agarrador en el pilar del vehículo.

En cuanto al maletero el Opel Meriva ofrece una capacidad de 400 litros con un especial realmente simétrico y utilizable, espacio que puede ser ampliado hasta los 920 litros si ampliamos los asientos mientras que si contamos el hueco que queda libre hasta el techo el cubicaje crece hasta los 1.500 litros aprovechables.

Enlaces: Prueba Opel Meriva Cosmo 1.7 CDTI 130 caballos (parte 2)
Fotos: SMJ

Si te interesa esta noticia...