Motor, competición y nuevos lanzamientos

Prueba: Volkswagen Up! 1.0 60 CV (diseño, habitáculo, mecánica)

0

Una  vez finalizada la vida útil del extinto Lupo, y tras el fallido intento por parte de Volkswagen de consolidar el Fox en el mercado europeo, llegamos a la actualidad, donde el segmento A dentro de la marca alemana está ocupado por el Up!, un pequeño y divertido modelo que tiene a la ciudad como su escenario particular.

El pequeño de Wolfsburgo comparte plataforma con sus primos hermanos del mismo grupo, el Skoda Citigo y el Seat Mii, y su principal cualidad es una pequeña carrocería que alberga un gran habitáculo, pese a que a primera vista pudiera parecer lo contrario. A eso se le suman una excelente manejabilidad y un consumo muy ajustado, que dan como resultado un vehículo muy interesante.

Prueba: Volkswagen Up! 1.0 60 CV (diseño, habitáculo, mecánica) 1

Compite en un segmento disputado, al que la mayoría de las marcas prestan una especial atención. Sus principales rivales –entre muchos otros- son el tridente formado por la alianza de Toyota y PSA con el Aygo, el C1 y el 108, así como Renault con su popular Twingo, todos ellos recientemente renovados con motivo del último Salón de Ginebra.

Esta semana nos ponemos al volante de la versión de acceso a la gama –1.0 de 60 CV-, acabado Move y carrocería de 4 puertas, para mostrarte de primera mano, en una prueba dividida en dos partes, de lo que es capaz el Up!. En esta primera parte analizaremos el diseño, el habitáculo y la mecánica del diminuto alemán.

Diseño

Prueba: Volkswagen Up! 1.0 60 CV (diseño, habitáculo, mecánica) 4

El Up! ha sido concebido para aprovechar al máximo el espacio interior, y eso pasa por alargar la batalla y aumentar la altura lo máximo posible, soluciones, que unidas a las reducidas dimensiones del conjunto condicionan inevitablemente el diseño final.

A esas cualidades hay que sumar el hecho de que estemos ante una versión básica, que prescinde de elementos como las llantas de aleación, los faros antiniebla y los cromados, que dan como resultado una imagen demasiado sobria para un vehículo de este tipo.

En el frontal podemos observar un paragolpes con un diseño muy característico, con una zona intermedia del color de la carrocería rodeada por una rejilla negra. Las ópticas son de diseño redondeado, e incluyen una bombilla convencional que hace las veces de luz diurna.

Prueba: Volkswagen Up! 1.0 60 CV (diseño, habitáculo, mecánica) 2

Si nos vamos hacia la vista lateral, lo primero que llama la atención es su gran batalla –de 2,42 metros- que da como resultado unos voladizos muy cortos. Tiene una forma muy cuadrada, a fin de aumentar lo máximo el espacio, a excepción del “corte” realizado para el parabrisas y capó delantero.

La segunda fila de puertas está muy bien integrada en el diseño, a diferencia de alguno de sus competidores, que pierden todo el encanto con esa configuración.

Prueba: Volkswagen Up! 1.0 60 CV (diseño, habitáculo, mecánica) 5

La zaga es la parte más personal del diseño, tiene el portón recubierto completamente en cristal, que rompe con el aspecto descafeinado del resto de la carrocería y le sienta realmente bien. El paragolpes, sigue los mismos trazos que el delantero, y el conjunto es rematado por un pequeño alerón del color de la carrocería que integra la tercera luz de freno.

Sus dimensiones son 3,54 metros de largo, 1,64 metros de ancho y 1,48 metros de alto.

 Habitáculo

Prueba: Volkswagen Up! 1.0 60 CV (diseño, habitáculo, mecánica) 9

El habitáculo sorprende por su amplitud y aprovechamiento. Las peculiaridades de su diseño exterior, unidas al pequeño motor situado en una posición avanzada se ven traducidas en un espacio en el que caben perfectamente cuatro adultos sin equipaje.

El puesto de conducción es correcto y cómodo, con un peculiar asiento –con escasa sujeción lateral- que integra el cabecero y le da un toque deportivo. Al tratarse de la versión Move, el equipamiento es realmente austero, llegando al extremo de que la radio y el aire acondicionado se ofrecen como extra –760 euros-.

Prueba: Volkswagen Up! 1.0 60 CV (diseño, habitáculo, mecánica) 8

El interior de las puertas solo tiene un guarnecido parcial, que comparte espacio con la chapa, los retrovisores exteriores tienen ajuste manual, las ventanillas traseras no se pueden bajar –solo abatir-, no hay ordenador de a bordo y la totalidad de los plásticos interiores son duros.

A cambio ofrece elevalunas delanteros eléctricos –no se puede bajar el del copiloto desde la puerta del conductor-, e indicador de cambio de marcha en el cuadro de instrumentos.

Las plazas traseras son realmente buenas, tanto en altura como en espacio para las rodillas, siendo cómodas incluso para ocupantes altos.

Prueba: Volkswagen Up! 1.0 60 CV (diseño, habitáculo, mecánica) 6

El pequeño maletero está dispuesto en dos alturas, separadas por una bandeja divisoria que se puede bajar o retirar -en la fotografía aparece en su posición baja-, y tiene unas formas que lo hacen muy aprovechable. Dispone de 251 litros, ampliables hasta los 951 si se abaten los asientos traseros, que permiten una configuración de 60/40.

Pese a sus carencias, el habitáculo es agradable y con ajustes propios de la marca. El diseño, en colores claros, hace que aumente la sensación de amplitud y luminosidad interior.

Mecánica

Prueba: Volkswagen Up! 1.0 60 CV (diseño, habitáculo, mecánica) 7

El Up! únicamente se puede asociar a un bloque gasolina con un litro de cilindrada, en versiones de 60 ó 75 CV de potencia. La caja de cambios puede ser manual o automática –ambas de cinco relaciones-. En esta ocasión nos centramos en el propulsor menos potente, que da acceso a la gama, asociado al cambio manual de cinco velocidades.

El bloque de 3 cilindros y 999 cm3 desarrolla una potencia de 60 CV a 5000 RPM, y un Par de 95 Nm entre 3000 y 5000 RPM, acelera de 0 a 100 en 14,4 segundos y tiene una velocidad máxima de 160 KPH.

El pequeño motor le permite homologar un consumo medio de tal sólo 4,5 litros a los 100, que unido a un depósito de 35 litros le permiten una autonomía superior a los 800 kilómetros.

La caja de cambios manual tiene un tacto muy bueno y preciso, y tiene como ventaja su reducido peso, de 25 Kg, gracias a su fabricación en aluminio. Todo esto ayuda a que el peso total del conjunto –conductor incluido- se sitúe por debajo de los 1000 Kg.

El motor es silencioso si se conduce en un régimen normal de revoluciones, y la única pega es la excesiva vibración que transmite al habitáculo cuando está a ralentí.

Prueba: Volkswagen Up! 1.0 60 CV (diseño, habitáculo, mecánica) 10

Los frenos, de disco en el eje delantero y de tambor en el trasero, cumplen bien con su cometido. La dirección dispone de una asistencia electromecánica, y tiene un tacto muy rápido y preciso.

En la segunda entrega de la prueba analizaremos como se traducen todos estos datos a los mandos del Up!, tanto en ciudad como en carretera, sin olvidarnos de hacer un recorrido por las distintas opciones de equipamiento que Volkswagen ofrece para este pequeño gran coche.

Enlace: segunda parte de la prueba (equipamiento, comportamiento y conclusión)

Fotos: |Catt|

Relacionado