Motor, competición y nuevos lanzamientos

Prueba Audi RS5 (parte 1)

1

Finalmente y después de una gran espera en MotorAdictos hemos tenido de probar uno de los deportivos más impresionantes y deseados del mercado, una bestia de la talla del Audi RS5 que deberá demostrarnos si esos 450 caballos de los que hace gala su motor V8 de 4.2 litros son tan impresionantes o más que su agresiva estética.

Como ves, en esta ocasión tenemos una prueba a priori muy interesante, un par de entradas donde intentaré relatarte en primera persona qué puedes o no esperar de un modelo como el que ves en pantalla, una bestia creada por Audi con la única intención de ofrecer un rival de altura para el BMW M3 de última generación. ¿Lo habrán conseguido?

Estética

Como ya es habitual en todas nuestras pruebas, en primer lugar comenzaremos viendo qué ofrece este peculiar Audi A5 en su versión más radical a nivel estético, quizá una de las zonas más interesantes del modelo ya que, al contrario del Audi S5 tanto en su versión coupé (parte 1, parte 2) como en Cabrio (parte 1, parte 2) el Audi RS5 no pasa desapercibido para nadie

Como era de esperar estamos ante un modelo a nivel estético digno de pertenecer a una familia a la que pertenecen bestias de la talla del Audi RS6, Audi RS7 Sportback o el ya difunto Audi RS3 Sportback (parte 1, parte 2) un modelo que gracias a su motor de cinco cilindros sobrealimentado dejó un muy buen sabor de boca en nuestra redacción.

Centrándonos un poco más en la estética del modelo debemos de hablar sobre un modelo que en 2012 recibió ciertos cambios tras alcanzar la mitad de su ciclo de vida en el mercado, cambios que finalmente se solventaban con la instalación de unos nuevos faros delanteros y traseros así como con ciertos detalles y líneas laterales más marcadas.

Lo que no cambia son las impresionantes formas de su paragolpes frontal donde quizá lo más llamativo sean las enormes entradas de aire inferiores, sobre todo por sus formas tan marcadas o una zaga donde el modelo luce de maravilla unas enormes salidas de escape ovaladas, precisamente ese tipo de salidas que echábamos de menos durante la prueba del RS3 Sportback (parte 1, parte 2)

En el lateral quizá sea donde menos cambios encontremos aunque no podemos pasar por alto no solo la instalación de carcasas en aluminio para los espejos laterales, sino la presencia de unas enormes llantas de aleación de 20 pulgadas calzadas con neumáticos de alto rendimiento en 265 /35 ZR20 por rueda. Mencionar los bonitos frenos delanteros perforados y floreados, algo muy poco visto que resulta impresionante, a la altura de todo un Audi RS5

Interior

Ahora bien, si finalmente los diseñadores de Audi han conseguido deleitarnos con un exterior a la altura de un modelo que monta un enorme V8 de 4.2 litros atmosférico capaz de homologar 450 caballos, quizá en el interior, al igual que en otras ocasiones, se hayan confiado a la calidad de sus habitáculos donde, salvo por ciertas inscripciones no hay diferencia alguna entre este y otros modelos de la gama Audi A5

No en vano hay que mencionar ciertos detalles más que interesantes y sobre todo exclusivos de esta versión. Un claro ejemplo que literalmente me dejó más que encantado es la elección del un tapizado en alcántara y cuero de color blanco con costuras en rojo, un tapizado sacado directamente del catálogo Audi Exclusive que ofrece un interior simplemente fascinante.

Por otro lado encontramos elementos propios de esta versión como son el típico volante deportivo tapizado en cuero con la parte inferior achatada, un volante prácticamente idéntico al que se ofrece como opción en cualquier otro modelo de la gama salvo por la inserción en su parte más baja de una chapita donde se puede leer “RS5”, logo que a su vez también está presente en el pomo del cambio S-Tronic de siete velocidades o en el tacómetro.

Mucho más útil que en otra clase de vehículos es precisamente la presencia de levas para el cambio situadas tras el volante, quizá un poco pequeñas para la gran cantidad de uso que le vas a dar, sobre todo cuando quieres extraer del modelo ese puntito “extra” ya que, como buen atmosférico si de verdad quieres saber de qué es capaz el Audi RS5, tendrás que ir en todo momento muy alto de vueltas, por encima de las 6.000 rpm donde los rugidos al acelerar o reducir velocidad son bestiales.

He de reconocer, aunque en principio me parezca un habitáculo repetitivo, que Audi en esta versión, al menos con el equipamiento opcional con el que cuenta nuestra unidad de pruebas donde encontramos piel de máxima calidad, elementos en aluminio, inserciones en carbono… la compañía ha conseguido un modelo donde se mezcla de maravilla la elegancia con la deportividad.

Si lo que quieres es oír algún tipo de problema, quizá tan sólo se me ocurra hablar sobre la diferencia entre el ordenador de viaje o el MMI de este modelo frente al de unidades más novedosas como los Audi A8, A7, A6 e incluso Audi A3 ya que, después de ver el sistema multimedia que montan estos modelos el del Audi A5 o RS5 como en este caso parecen anticuados.

Finalmente y esto ya como opción personal, más que la instalación de un sistema de sonido de alta calidad o un tapizado exclusivo por muy bonito e impactante que parezca, me hubiese decantado por la instalación de esos fantásticos asientos deportivos de tipo bucket aunque, estos tengan un precio supletorios de 3.690 euros. He de reconocer que durante la prueba del TT-RS (parte 1, parte 2) quedé literalmente enamorado tanto de su comodidad como de su sujeción lateral y presencia.

Enlaces: Prueba Volvo V40 D4 R-Design (parte 2)

Fotos: SMJ

Si te interesa esta noticia...