Motor, competición y nuevos lanzamientos

Prueba Kia Optima 1.7 VGT 6AT 136 caballos (parte 1)

0

En estos últimos meses hemos estado probando una serie de berlinas, que al menos a mi parecer son de lo más representativo del segmento, estoy hablando de vehículos como el Peugeot 508(parte 1, parte 2), Ford Mondeo(parte 1, parte 2) y Opel Insignia (parte 1, parte 2) a los que hoy quiero añadir un vehículo que a partir de ahora deberíamos tener más que en cuenta y no solo como posible opción de compra.

Como puedes ver por las imágenes estamos hablando del Kia Optima, un vehículo que quizás no entre en las apuestas de muchos pero que, no solo por precio se asemeja más de lo que imaginas a los modelos antes mencionados sino que por calidad, estética y sobre todo por un interior cargado de extras bien podría catalogarse como un rival muy a tener en cuenta. Sin más, tan sólo decirte que nos acompañes en nuestra prueba para así tener una idea más clara de lo que te comento.

Estética

Para comenzar, como ya es tradición en nuestras pruebas, lo haremos por la estética, un apartado del que muchos han sido los que han comentado y, al contrario de lo que puedes pensar, para preguntar precisamente por el coche, es decir, la pregunta más frecuente era la de… ¿Qué coche es ese? A lo que se quedaban boquiabiertos cuando le decías que era un Kia. “¿Eso es un Kia?…” era la siguiente pregunta

Pues si, es un Kia, y como bien está demostrando a partir de ahora van a ser sus marcas rivales las que van a tener que ponerse las pilas puesto que desde Corea están pisando muy fuerte. Tanto como que por precio, calidad y estética las escasas 1.000 unidades destinadas al mercado español deberían venderse sin mayor problema. Lastima de crisis ya que sería un premio lógico al terrible esfuerzo que están haciendo desde Kia.

Dejando de lado las divagaciones nos centraremos en lo que puede ofrecer a nivel estético un modelo como el Kia Optima, una berlina de 4.85 metros de longitud donde aparecen líneas más propias de berlina alemana, sobrias a la vez que elegantes, algo que seguro agradará a cualquiera que se interese en él tenga la edad que tenga.

Concretamente el modelo probado pertenecía al acabado más grande, el Emotion. Gracias a esto aparecen nuevos elementos como el techo panorámico que combinado con el color blanco del modelo daba un toque muy deportivo al conjunto u otra serie de elementos como spoiler frontal, faldones laterales extensión del paragolpes trasero, salida de escape ovalada, (quizás una segunda salida simétrica en la parte izquierda le hubiese sentado de maravilla) o llantas de aleación de 18 pulgadas de un diseño bastante llamativo hacen que este modelo sea capaz de abrir más de una boca a su paso.

Después de esto debemos centrarnos en otra serie de elementos mucho más comunes a la gama como la parrilla delantera con unas formas un tanto curiosas que se funde con los afilados faros delanteros xenón o la entrada de aire inferior a cuyos lados quedan tanto los faros antiniebla como las luces LED diurnas. Sin lugar a dudas una solución bastante similar a la tomada en el Sorento. En la trasera aparecen unos faros de curiosas formas más que interesantes que dotan al conjunto de una extraña atracción.

Interior

Llega el momento de dejar de lado un exterior de lo más atractivo, abrir la puerta delantera del modelo y adentrarnos en sus profunidades. Curiosamente todo mucho más exótico, primero de lo que hasta la fecha esperaba de un Kia, mal por mi, siempre que esperas algo de un vehículo te das con un canto en los dientes, sobre todo si no te informas antes y segundo bien por la compañía ya que esa primera impresión suele cautivar a todos los futuros compradores.

Concretamente estoy hablando de ciertos detalles como los umbrales de las puertas iluminados en color rojo, o directamente de un interior completamente tapizado con piel de color negro con detalles repartidos por el mismo en un material de calidad y tacto similar al de la madera. Incluso se había incorporado inserciones en la parte superior del volante. Algo que suele gustar a muchos ya que da un aire de más calidad y sobre todo de “coche caro” como decían algunos

Sea como fuere hay que reconocer que el interior del nuevo Kia Optima está muy bien diseñado y cuidad hasta el límite. Por ejemplo la consola central en esta unidad está orientada hacia el conductor, lo que facilita el acceso y la lectura de los instrumentos por parte del conductor. En la parte más alta encontramos el navegador con pantalla táctil de gran tamaño mientras que bajo el mismo podemos ver los botones para el sistema de audio y el climatizador

Bajo esto encontramos el cambio automático que a su derecha deja los botones de la climatización de los asientos, en el caso del Optima el del conductor calefactable y ventilado mientras que el resto solo calefactables. Quizás aquí es donde encontramos la primera “pega”, la palanca de cambios impide literalmente que veas ambos botones lo que puede hacer, sobre todo si tu acompañante es un poco graciosito, que te encienda la calefacción y no te des cuenta hasta que, a 40 grados a la sombra te achicharres el culo. Por delante de la palanca encontramos un hueco donde aparecen el freno de estacionamiento eléctrico, el AutoHold o diferentes tomas como entradas USB, Jack o de 12V.

Tras la palanca de cambios aparece un posa vasos doble con tapa de gran tamaño, un hueco más útil de lo que podrías pensar en un principio mientras que entre ambos asientos hay, a parte de un enorme posabrazos un hueco en su interior donde dejar cualquier tipo de bolso o elementos de tamaño muy superior.

Dejando todo esto de lado me gustaría mencionar el tarado de los asientos, muy cómodos y muy bien acabados. A su vez recogen muy bien todo el cuerpo, algo que es de agradecer cuando circulamos por autovía o pedimos un poco más al vehículo en carretera de curvas. Los ajustes de los mismos, estamos hablando de los delanteros, son totalmente eléctricos por lo que no tenemos mucho problema para encontrar nuestra postura de conducción idónea.

Frente a nosotros aparece el típico volante literalmente lleno de botones por doquier pero de muy fácil uso y adaptación mientras que tras de sí el odómetro deja ver un ordenador de abordo más que equipado y moderno, algo que hasta la fecha era queja común en toda esta clase de vehículos ya que ni mucho menos eran claros ni accesibles.

Sin lugar a dudas, en estático, una de las mejores berlinas que he probado hasta la fecha, aun así “no es oro todo lo que reluce”, por ejemplo y para los poco más de 30.000 euros que vale este modelo no solo nos debemos conformar con cientos de detalles muy conseguidos y sobre todo una hergonomía mas que destacable sino que por ejemplo el salpicadero presenta un tacto que debería estar algo más logrado. Sin lugar a dudas una solución que ayuda a engañar al ojo. Fuera de todo esto, es decir, en las partes más bajas del salpicadero y las puertas aparece una especie de plástico duro que no ayuda a terminar de enamorarnos.

Aun así, muy pocos son los modelos que podrás adquirir por este precio terminados como el que ves en pantalla y sobre todo tan bien equipados, un Kia Optima idóneo para todos aquellos que quieren un coche muy equipado, con espacio suficiente para cinco adultos y un maletero que está catalogado como de lo más grande del segmento. Tal es el caso que, incluyendo una rueda de repuesto de tamaño normal aún se ofrecen algo más de 500 litros.

Enlaces: Prueba Kia Optima 1.7 VGT 6AT 136 caballos (parte 2)
Fotos: SMJ

Relacionado